viernes, 24 de octubre de 2014

Un gobierno “sin fondo”, por @PabloPerezOf

Pablo Pérez octubre de 2014

Impresiona la angustia que hay en el alto gobierno, aunque digan lo contrario en público, por la caída de los precios petroleros. El hecho que esté en 80 dólares el barril y que pueda terminar en $75 o menos, les llena de angustia y se apresuran a asegurar que los programas sociales se mantendrán ¿Esa es una hecatombe real para el país?

Antes de analizar el presente hagamos un poco de historia.Varios fueron los gobiernos que tuvieron que manejarse con bajos precios del petróleo. Hace algunos años que un gobierno tuviera precios petroleros en $20 era algo bien importante. Con esos ingresos cumplían con sus obligaciones, mantenían los programas sociales y además construían obras de envergadura. El mismo Chávez al asumir la Presidencia en 1999 se tuvo que manejar con un barril de petróleo en $8 o menos.

¿Por qué ahora con un petróleo en $80 hay alarma general? Porque este gobierno se acostumbró al derroche y para funcionar la actual estructura clientelar, corrupta, de escasez y de dádivas nacionales e internacionales necesitan que el petróleo mínimo se ubique en $125 por barril.

Pero revisemos las causas de tal desproporción. Comencemos con la corrupción. Desde hace varios meses se menciona con fuerza como los boliburgueses desfalcaron más de 25 mil millones de dólares a CADIVI. A pesar de la descomunal cifra no hay culpables, no hay detenidos y ni siquiera al parecer hay una investigación seria.

Si esa cifra es exorbitante, lean con cuidado esta cifra que les daré. En estos 15 años de caos y retroceso, en Venezuela se han desaparecido más de 259 mil millones de dólares. Todo ese dinero se ha perdido en las trampas de la corrupción roja ¿Saben ustedes de dónde sale esa cifra?

Pues no sale de las declaraciones de algún vocero opositor. Esa cifra ha sido cuantificada por un sector disidente del Chavismo que se agrupa en la llamada “Marea Socialista”, cuyos especialistas han venido documentado lo que ellos llaman el “Gran Desfalco Nacional”.

Otro de los flancos de ese gran desfalco es que en estos 15 años han hipotecado la producción petrolera nacional. Los cálculos más optimistas hablan que alrededor del 40% de la producción petrolera venezolana no se vende, o sea que no recibimos dinero de forma oportuna, sino que se paga como compromisos de deuda con los chinos o lo “fiamos” con plazos muy extensos para pagar y además con precios “especiales”, que han sido usados para construir los “compromisos” con los países amigos.

Además de eso, hay que agregar a las cuentas del desfalco nacional todo el petróleo que se le da a Cuba y ellos nos dan médicos, entrenadores y espías de sus equipos de inteligencia para vigilar, grabar y hostigar a la disidencia democrática. No todo el petróleo que producimos se vende y por eso los ingresos han venido disminuyendo preocupantemente. Como no se vende toda la producción, necesitan precios altos para tratar de equilibrar las cuentas.

Pero además debemos tomar en cuenta como esta pesadilla que vive Venezuela acabó con la producción nacional y por eso la mayor parte de lo que consumimos los venezolanos debe ser comprado en el exterior y eso se paga en dólares. Si nuestras empresas en su mayoría estuvieran produciendo, no sería necesario ese gigantesco gasto en divisas.

Por todas estas razones la caída de los precios del petróleo tiene muy preocupado al gobierno. Se acostumbraron a gastar, sin ahorrar. Se acostumbraron al derroche. Si Venezuela tuviera un gobierno serio un barril de crudo en menos de 80$ no sería un problema. Pero con este estilo de “gobernar, la caída del petróleo venezolano avizora graves dificultades para los venezolanos.

Pablo Pérez

Alertó @RosirisToroLeg que “tras malas políticas del Gobierno, las hallacas nos costarán 150 Bolívares este año”, por @partidoUNT

Prensa UNT 21 de octubre de 2014
@partidoUNT

La Secretaria General de Un Nuevo Tiempo en Miranda y Vicepresidenta del Concejo Municipal de Sucre, Rosiris Toro, aseguró durante fiscalizaciones a los mercados populares, que el pueblo venezolano sobrevive a una constante violencia, “esa que golpea el estómago y el bolsillo día tras días. Es insólito que desde el Ejecutivo nacional aseguren que los ciudadanos vamos a tener unas navidades prósperas y felices cuando una hallaca, sólo la hallaca va a costar alrededor de 150 bolívares”.

Toro, quien también es la Presidenta de la Comisión Permanente de Abastecimiento, Mercadeo, Integración Comunal y Emprendimiento resaltó que "durante este 2014 hemos llevado a cabo fiscalizaciones en mercados populares y lo que siempre nos dicen en las comunidades, es que los alimentos diariamente aumentan y los comerciantes nos plantean lo difícil que se ha convertido encontrar los productos que son de primera necesidad, porque los alimentos son de primera necesidad”.

Asimismo, la edil por la tolda azul resaltó que “es inaudito que no reconozcan que están sometiendo a los venezolanos a escoger entre lo que comen, pues hay productos que además de ser necesarios para el organismo, su valor está por las nubes, tomando en consideración que la canasta básica anualizada esté posicionada en 24.541 bolívares con un salario mínimo de cuatro mil 210 Bs. ¿Cómo pueden decir que éstas navidades serán felices y prosperas, si un paquete de harina está en 15 Bs, el kilo de pimentón en 180 bolívares, el kilo de cebolla en 150Bs , el de tomate de 160 Bolívares, el de aceituna 140 Bs, el kilo de ganso en 280 Bolívares, el de cochino en 290 Bs y el paquete de hojas para 50 hallacas en 100 Bolívares, saquen la cuenta y dígannos quien genera la guerra económica en el país cuando fue el gobierno que se hace llamar revolucionario el que expropió hectáreas de tierras que al día de hoy no producen”.

Por último, Rosiris Toro indicó “es claro que los que llaman a la paz son los que más violencia generan, porque el simple hecho de meterse con el hambre del pueblo eso es violencia e indolencia porque desde las instituciones competentes no han frenado el desfalco económico que instalaron en Venezuela”.

Prensa UNT

@partidoUNT

jueves, 23 de octubre de 2014

Los niveles del embalse de Guri, @AIPOPTWITT


Por Ing. Eduardo Paez Pumar,
AIPOP, Boletín 203, 20/10/2014

El martes pasado, el Ministro Jesse Chacón alertó sobre la necesidad de que hagamos un uso más racional de la energía y señaló también que las precipitaciones no han sido suficientes para alimentar los embalses de las centrales hidroeléctricas. "Estamos en el sexto período más seco de los últimos 65 años, eso trae como consecuencia que no hubo la recuperación natural de los embalses y hoy estamos muy por debajo de los niveles óptimos en Guri".

Este problema lo hemos venido advirtiendo en nuestros boletines 193 (19-08-2014), 182 (18-05-2014), 181 (11-05-2014) y 179 (27-04-2014), en los que hemos tratado las causas que desencadenarán una crisis mucho más grave que la que tuvimos en abril del 2010; entre ellas, la falta de gas para la generación termoeléctrica, el retraso en la entrega de las centrales hidroeléctricas de Tocoma y de La Vueltosa y la alta indisponibilidad de generadores en las grandes plantas termoeléctricas del país que han conducido a la imposibilidad de generar mayor energía termoeléctrica para conservar los embalses hidroeléctricos ante un posible año seco en el 2015 debido la influencia del Fenómeno El Niño, que según instituciones como el International Reseach Institute de la Universidad de Columbia en New York será del 68% de enero a marzo.

El último dato de nivel del embalse ofrecido en la página web de Corpoelec, muestra una caída de nivel entre el 29 de agosto (262,98 msnm) y el 07 de octubre (262,35 msnm), de 63 cm, a pesar de que ha estado lloviendo en los últimos dos meses; lo cual evidencia la sobreexplotación de la central hidroeléctrica. Es de hacer notar que la cota 262,98 msnm obtenida el 29 de agosto de este año es 5.22 m inferior al nivel más alto del embalse ocurrido en agosto de 2009, año previo a la crisis de abril de 2010 y el nivel obtenido el 07 de octubre de 262,35 msnm está 8 m por debajo del nivel que tenía el embalse en enero de 2014 y 6 m menos que su promedio histórico. Si esta sobreexplotación continúa en los meses de sequía, entraremos en la mayor crisis eléctrica que haya conocido Venezuela a lo largo de su historia.

Ya no existe velocidad de respuesta y a menos que las predicciones meteorológicas fallen, muy pronto el Gobierno Nacional tendrá que anunciar un drástico racionamiento eléctrico que afectará a las principales capitales de estado y a Caracas, que hasta ahora ha sido mantenida sin cortes de servicio. En esta oportunidad la responsabilidad no podrá ser nuevamente endosada a terceros o endosada a la sequía. El país está claro que el responsable es única y exclusivamente este gobierno incompetente y corrupto que ha dirigido al país en los últimos 15 años.


Carta de una catalana después de visitar Cuba por primera vez, @yusnaby



Por Yusnaby Pérez, 8/09/2014

Querido Yusnaby,

Me llamo Andrea y soy maestra en una escuela primaria cerca de Barcelona. Te preguntarás por qué te escribo, imagino. Pues bien, desde que empecé a planear mi viaje a Cuba, sigo tu cuenta de Twitter y de Instagram. Como comprenderás cuando una organiza y busca qué visitar, qué comer, dónde ir sobre un país totalmente desconocido y con un atractivo tan visible como Cuba, no le gusta leer cosas desagradables (aunque ahora veo que muchas de ellas eran reales) como las que posteas tú.

Un día dejé un comentario en una foto tuya en Instagram diciendo algo como “algo bueno tiene que tener vuestro sistema político” y recibí algunas respuestas de otros usuarios en las que me decían que lo único bueno de Cuba era la naturaleza y su gente, cosa con la que estoy muy de acuerdo.

Después de 17 días en tu lindo país, después de haber leído algo sobre la situación de antes de la revolución, sobre la revolución y de haber visto el país (obviamente, desde los ojos de una turista curiosa) me gustaría compartir mi humilde y simple opinión y de manera resumida. Me ha dado la sensación, bueno, a mí y a mis tíos, mis compañeros de viaje, que la revolución, cuando el pueblo se levantó, fue un acto totalmente justificado y necesario para el país pero que actualmente el sistema se ha quedado estancado y de alguna manera no deja avanzar a la sociedad en muchos aspectos.

Se tiende a comparar países, los cubanos me decían que claro, en España estábamos mucho mejor (aunque cada vez el capitalismo crea más pobreza y más situaciones extremas). Pero pienso que Cuba no es un país comparable a países como Francia o Alemania, en cuanto a su desarrollo económico, social, político… Opino que hay que compararlo con los países de su alrededor geográfico y si se compara con Jamaica (país que visité en el año 2010) te puedo asegurar que está infinitamente más desarrollado en todos los sentidos.

Además, una cosa tremendamente buena que tenéis es la educación y sanidad gratuitas, cosa de la que en general estáis muy orgullosos. En España, se lograron muchos avances en educación y sanidad en cuanto a su calidad, pero desde que empezó esta “crisis” cada vez distribuyen peor el dinero y educación y sanidad está siendo privatizados. Como ves, ni el capitalismo europeo ni vuestro comunismo funciona.

Con este email sólo quería decirte que en cierta manera pude observar todo aquello que denuncias en Twitter e Instagram pero también quería decirte que tienes un país precioso y, lo más importante, una gente espectacular con mucho entusiasmo y ganas de tirar para delante. Piensa que todo esto te lo escribe una persona muy poco conocedora de política, pero a la vez muy observadora y siempre con ganas de aprender de todo, en cualquier lugar y en cualquier momento.

Un fuerte abrazo desde Barcelona,

Andrea.

Respuesta
8.9.2014

Estimada Andrea,

Me ha dado mucha alegría tu correo. Que bueno que hayas visitado Cuba y hayas visto con tus ojos la realidad de los cubanos. Comprendo que es una realidad difícil de entender para una persona que nunca haya estado en la isla. De hecho, te confieso que hay muchísimas cosas que yo aún no entiendo y tengo 26 años viviendo aquí.

Cuba es un país precioso. Como pudiste ver todas las construcciones que hay en La Habana son de antes de 1959. Ya te has imaginado seguro cómo era la capital en aquella época. Es muy doloroso ver como cada día se desploman edificios coloniales por humedad y falta de mantenimiento. Hace poco se derrumbó un edificio donde vivían 622 personas. Aún están en la calle. Me apasiona mucho la arquitectura, por eso además del sentido humano de gente sin casa me disgusta que inmuebles tan bellos desaparezcan.

Cuentos de la Cripta (2/3): II. Entre Ilusos e Ingenuos, @cburgazzi


Por Christian Burgazzi, 22/10/2014

En medio del tortuoso devenir del Pagapeo (Ver entrega anterior), las fuerzas del mal están mal y van a peor, mientras las del bien, ajenas a la lucha por el poder, se debaten entre “ser y no ser”, entre “unos y otros”.¡Qué dilema!

Los “come-coba” y los “come-flor”, como se etiquetan los unos a los otros, enfrentados entre sí más que contra el enredado Pagapeo y sus pandilleros sin control.

Según “unos”, son ingenuos quienes aún se “comen la flor” de que la mejor arma para derrotar al adversario es la opinión de la mayoría, expresada pacíficamente. El voto, pues.

- “No contra este enemigo”- dicen los “unos” -“Eso será después, ahora no hay tiempo; no estamos pa’ eso”- insisten con vehemencia.

Según los “otros”, son ilusos aquellos que aún se “comen la coba” de “pajaritos militares” preparados para “salvar la patria”, con intenciones “democráticas” de incorporarlos en tan noble tarea, si estos antes logran una sublevación civil de proporciones teutónicas, como algunos profetizan, “planifican” y creen poder “gerenciar”.

Los “otros” argumentan: –“Los medios definen el fin”- y se burlan:

-“La jugada cívico-militar, con pelos y señales “secretas”, y sus consabidos peines “caza-bobos”, marca Miami Vice, ¡Váyalo!”-

Ud. que prefiere ¿ser ingenuo o iluso? ¿Ser “come-flor” o “come-coba”?

Mientras en una lejana galaxia las fuerzas del mal y del bien se ocupan de sus propios asuntos, los pasajeros de la nave a la deriva vagan en busca de la ilusión y la prosperidad perdidas.

Recientemente, a pesar de que algunos insisten en poner la carreta delante de los bueyes, parece que finalmente los buenos se están quitando los trajes de “pajonautas” y se están poniendo las alpargatas.

Ahora falta que sepan bailar joropo, recio, trancao, atravesado, paleteado, zapateado, cepillao, y con un pie pa’lante y un pie pa’tras.

Si no saben, que llamen a Rummy Olivo, la maestra de joropo criollo.


Christian Burgazzi
@cburgazzi

Monseñor Padrón: En la CEV "no compartimos el proyecto de Maduro", por EFE.

EFE. 22 de octubre de 2014

El presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela, Diego Padrón, expresó hoy su disposición a impulsar un diálogo entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición para superar “la división, la confrontación y la violencia” en el país.

“Si no se sientan a negociar con una agenda sobre los puntos que necesitan un consenso, no vamos a resolver nuestros problemas.

La violencia sólo lleva a más violencia”, afirmó hoy Padrón en un encuentro con periodistas en Madrid, donde hizo escala procedente del sínodo de dos semanas clausurado el domingo pasado en el Vaticano.

Monseñor Padrón precisó que, aunque quiere fomentar ese diálogo, personalmente no participará ni será intermediario, para “tener total libertad a la hora de opinar” de unos y otros.

Según Padrón, todo el mundo en Venezuela tiene claro que la violencia no es la respuesta, “algo que incluso han reconocido los grupos opositores que encabezaron las protestas más agresivas, aunque no violentas, entre febrero y abril de este año”, que se saldaron con decenas de muertos y centenares de heridos.

Preguntado sobre la muerte de Robert Serra o la encarcelación de Leopoldo López, Padrón admitió que son asuntos que están polarizando a la sociedad venezolana, pero que “es precisamente ese clima de confrontación el que exige urgentemente un diálogo”.

“El único camino es la razón y el entendimiento para el bien común, por encima de los intereses de una u otra parte. Porque ese es el fin de la política, el bien común”, subrayó el también arzobispo de Cumaná.

Respecto a la relación entre la Iglesia católica y el actual gobierno de Maduro, Padrón destacó que éste ha bajado el nivel de confrontación que había con Hugo Chávez, lo que permite mantener de vez en cuando contactos con representantes del gobierno que son una ventana abierta al diálogo.

“Pero eso no cambia la postura de la Iglesia. Nosotros no compartimos el proyecto socialista del Gobierno”, precisó.


LAS TENAZAS DEL MONSTRUO, por @tulioehernandez

Tulio Hernández 17 octubre 2014

Lo peor que podría ocurrirnos a los venezolanos que disentimos del chavismo es terminar acostumbrándonos y aceptar como si fuesen legítimos y normales los métodos inconstitucionales mediante los cuales los gobernantes rojos han ido haciéndose del poder absoluto y eliminando las libertades y derechos que garantizan la actividad política libre y la alternancia en el poder, que es el juego clave de toda democracia.

Ha sido un trabajo sistemático que, no lo olvidemos, lleva ya 15 años desmantelando febrilmente el tejido democrático. Con un solo objetivo: garantizar la continuidad en el poder de la cúpula de mando del proyecto inaugurado por Hugo Chávez poniendo todas las trabas posibles para impedir que una opción distinta logre ganar las elecciones presidenciales u obtener mayoría en el Parlamento.

Ese ha sido el corazón de la estrategia. Como el chavismo fracasó en el intento de llegar al poder por vía de las armas, y como al final lo logró pero por vía electoral, ha tenido que aceptar una buena dosis de juego democrático que le ha impedido, o por lo menos dificultado, sus grandes propósitos de instaurar un modelo de sociedad estatista y una economía centralizada.

El camino, seguido con éxito relativo porque ha sido hecho a costa de la destrucción del aparato productivo y de la dependencia cada vez más extrema de la renta petrolera, ha tenido el especial cuidado de no cruzar precipitadamente la raya amarilla sino de ir moviéndola a la medida de sus necesidades. De manera que todo lo que se haga tenga, especialmente para la comunidad internacional, un cierto aire de legalidad democrática.

Leopoldo López está preso y condenado públicamente por Nicolás; Rosales está en el exilio huyendo del mismo destino cuando Chávez lo condenó, pero no hay partidos políticos ilegalizados. El único canal de televisión que hacía críticas al gobierno y le daba espacio notable a la oposición ya no lo hace, pero no fue cerrado por el gobierno sino comprado por un grupo empresarial. Todavía hay empresas privadas, pero el gobierno las somete a través del sistema de “precio justo” y en cualquier momento las puede expropiar.

Es como un sistema de tenazas o de correas múltiples que van paralizando y asfixiando a las víctimas –la democracia, la economía de mercado, los ciudadanos no rojos– pero, eso sí, poco a poco, para que no sea notorio. Como en las legendarias técnicas de tortura china, cada tenaza actúa paciente y aparentemente de manera autónoma buscando el control pleno de algún campo de la vida nacional.

La tenaza del control pleno de la comunicación y la información; la del aparato económico, especialmente de la producción y distribución de alimentos; la de la actividad política y la vida de las personas, a través de un complejo tejido entre lo militar, lo paramilitar, el sistema judicial y los aparatos de inteligencia policial y la ideología del sistema escolar. Y así sucesivamente.

Cada tenaza o cada correa va siendo cerrada a veces de modo imperceptible por apretones sucesivos. Se supone que esa sumatoria de apretones conducirá a la meta final: el control pleno, absoluto, sin resquicios ni atajos alternativos posibles, del aparato político. Al sueño, como alguna vez definiera Mario Vargas Llosa a propósito del PRI, de la dictadura perfecta.

En condiciones semejantes, con un Estado malandro y colectivos de civiles armados imponiendo su orden con absoluta impunidad y apoyo oficial, en un lugar donde desconocer la voluntad popular que eligió a un diputado, o nombrar a un militante del partido de gobierno como árbitro electoral es absolutamente normal, siempre habrá que hacerse las preguntas sobre: ¿cómo se hace política cuando no estamos ante una democracia pero tampoco ante una dictadura militar tradicional? ¿Cómo hacer oposición y construir una nueva mayoría si todos los canales que permiten la democracia cada vez se cierran más? Un reto para la imaginación y el pensamiento ahora que, como ha escrito Alonso Moleiro, la unidad democrática encuentra con el nombramiento de Chúo Torrealba una renovación del optimismo.


Carta a Elias Pino Iturrieta @eliaspino, por @andrewholes


Por Andres Hoyos, 21/10/2014

Querido Elias:

Revisando por estos días los materiales del Festival Malpensante con la idea de revivirlo en 2015, tu nombre pasó dos o tres veces frente a mis ojos. Viniste a la versión de 2008 y te esforzaste entonces en responder una pregunta irrespetuosa para un historiador de fuste: “¿Es la historia también un asunto de poetas?”.

Sin embargo, no te escribo por eso, sino porque leí la “Carta abierta” que en estos días te dirigió desde prisión Leopoldo López. Te cuento que quedé estupefacto con su idea de convocar una asamblea constituyente en la Venezuela de hoy. Leopoldo es un líder carismático, lo que, como se sabe, con frecuencia quiere decir irreflexivo. ¿Entiende López que al intentar sepultar la Constitución de Chávez está pidiendo simple y llanamente la capitulación del régimen? O sea, los chavistas sólo permitirán que se arroje el famoso “librito” de don Hugo a la basura cuando de ellos no quede ni el raspado. Antes lo intentarán todo —y quisiera enfatizar en ese todo— con tal de no ver a su caudillo humillado de semejante manera.

López no parece entender que las constituyentes exitosas se convocan al final de los procesos históricos, cuando un régimen ha sido no sólo enterrado, sino velado durante largo tiempo y ha surgido un nuevo bloque hegemónico. En Chile, para poner un ejemplo obvio, todavía rige la Constitución que promulgó Pinochet en 1980, pese a que la Concertación gobernó 20 años, con la breve interrupción de Piñera. Y la recién reelegida Michelle Bachelet, que hizo campaña con la idea de que el país necesitaba dejar atrás el legado del dictador, ya dijo que ni siquiera ella se le mide a convocar una constituyente.

Uno de los problemas de la Constitución colombiana de 1991 fue justamente que se redactó en medio de la crisis brutal desatada por el asesinato de Luis Carlos Galán y demás magnicidios del momento. Sin embargo, las uvas estaban verdes y la Constitución ha resultado inestable y en ocasiones difícil de defender. No por otra razón ha padecido de una constante reformitis que delata sus problemas congénitos. En fin, ya se sabe lo difícil que es escarmentar en piel ajena y la carta de López lo confirma.

Desde lejos uno no entiende la impaciencia de la oposición venezolana. El tiempo les está dando la razón. El precio del petróleo va hacia abajo, lo que en muy corto plazo podría conducir a la quiebra del régimen. Hoy se ve con claridad cuán ridículo era pretender desarrollar una revolución estatista —porque ni siquiera era comunista—, basándose en la expectativa de que el más capitalista de los commodities, el petróleo, iba a tener precios altos para siempre. En semejante contexto la Constitución es lo de menos, pues por más sesgados que sean sus artículos o las interpretaciones que les den, ninguna carta resiste la potencial debacle electoral del partido en el poder. En otras palabras, hay que empezar por ganarles en forma inapelable unas elecciones.

¿Por qué no dejan que sea el propio Maduro, o quien se atreva a reemplazarlo, el que tenga que empezar a revesar los desatinos del chavismo, en vez de intentar un proceso constituyente que casi con seguridad unirá de forma férrea a sus partidarios? No tiene sentido, Elías querido. Incluso hay un peligro: que al unificar el chavismo en defensa de la Constitución de Chávez, simplemente le estén regalando votos para las elecciones parlamentarias que vienen.
andreshoyos@elmalpensante.com
@andrewholes
http://www.elespectador.com/opinion/carta-elias-pino-iturrieta-columna-523458

Razones para seguir en Venezuela, por @VzlaEntrelineas

Ma Denisse Fanianos de Capriles 22 de octubre de 2014
@VzlaEntrelineas 

Hace un tiempo una de mis lectoras que vive fuera de Venezuela me escribió lo siguiente: "Yo me asombro y ¿maravillo? que gente como tú siga en Venezuela y creyendo en ella: mi fe no es la tuya, no sé si por fortuna o infortuna. Estoy consciente que todos no nos podemos ir o no nos queremos ir, y, como decía aquella famosa frase, "... el último que apague la luz... "... ¿Sería mucho pedir que cuando tengas tiempo y disposición de ánimo compartieras tus razones para seguir en un país que se hace agua y no tengas que saltar al primer bote salvavidas que encuentres y empezar a remar a tierras más seguras y prometedoras?".

Pues hoy le respondo a mi lectora porque pienso que cuando uno decide seguir aquí, pase lo que pase, venga lo que venga, uno tiene que tener algunas razones que justifiquen esa decisión. Algunas razones que nos animen a seguir aquí con alegría, y sobre todo con esperanza que vendrán tiempos mejores.

Hoy escribo mis razones para seguir, con mi familia, en el país que me vio nacer y al que le debo tanto.

Una de las cosas que más me ata a Venezuela es que los venezolanos somos unos "igualados". ¿A qué me refiero con eso? Para que lo entiendan bien les relato algo que le pasó a un amigo venezolano que se fue a Colombia exiliado. Él cuenta que un día fue a visitar a una señora y mientras la esperaba se puso a conversar con su cocinera. Cuando la dueña de la casa llegó se puso furiosa y mandó a la empleada a la cocina. Él le dijo que por qué hacía eso y ella le contestó: - Porque mis empleados tienen prohibido hablar con las visitas, lo que pasa es que ustedes los venezolanos son unos igualados. Algo parecido me pasó a mí en Santo Domingo y a mi cuñada en México. Y es que no hay cosa más maravillosa que sentir que todo a quien tienes al lado es tu hermano venezolano (llámese barrendero, bombero, carnicero, etc.). Eso es así en la mayoría de la población a pesar que unos pequeños grupos hayan querido sembrar odio y división.

Otro aspecto que lo amarra a uno a este país es el clima, las montañas (yo particularmente no puedo vivir sin el Ávila), las playas... El poder tener ventanas en la cocina y abrirlas todo el tiempo ¡no tiene precio! A lo mejor dirán que eso es una tontería pero me consta que hay inmigrantes que han tratado de volver a sus países de origen y se han regresado porque no se acostumbran al inclemente calor o al inclemente frío.

Otra cosa fundamental es el tema de la familia. El domingo pasado cuando estaba en misa, con la iglesia repleta de gente, yo lo único que hacía era detallar a la gente que estaba en los bancos y me impresionaba ver tantos abuelitos y abuelitas, con sus hijos, y con sus nietos o bisnietos brincando encima de ellos. Me los imaginaba luego en sus casas formando alboroto, comiendo la comida de la abuela y disfrutando en familia ese día tan especial.

Alguien que vive en USA el otro día me decía: “El problema de Venezuela es que no puedes comprar casa y tienes que vivir arrimado con tus padres”. Eso es un problema, es verdad. Pero yo pensaba que también es un problema que en los países “desarrollados” tus hijos se van de la casa desde muy jóvenes y los llegas a ver quién sabe si una vez por año. A lo mejor eso le gusta a algunos pero a otros no nos gusta. Supongo que es una filosofía de vida. Ya aquí nos hemos acostumbrados a vivir como en “cambote” con los abuelos, los tíos, los primos, vecinos, etc., etc. Y los niños aprenden una barbaridad con ese compartir con la familia y es muy difícil que terminen deprimidos o con algún vicio. Y lo más importante, disfrutamos y somos muy felices así en este tiempo de vida que nos está tocando vivir aquí en nuestra Patria. Y ni hablar cuando los padres se enferman: ahí están los hijos para cuidarlos, para compartir con ellos. Es una forma de ser muy nuestra que yo la considero de avanzada porque al final todos nos vamos a enfermar o a envejecer, y si no tenemos familia cerca ¿quién nos va a cuidar y a amar?

Otra razón muy importante que me ata a Venezuela, y que me da una inmensa esperanza de una salida a este laberinto, es que aquí hay muchísima gente talentosa (de todas las clases sociales, políticas y económicas) que están estudiando y trabajando por un futuro mejor para todos. Unos no se pueden ir y otros no nos queremos ir. Conozco personalmente cientos de organizaciones, fundaciones y miles de personas que están trabajando desde hace muchos años, en silencio y sin descanso, por los más necesitados y por dejar bases sólidas arraigadas en valores. Ya se están viendo los frutos, y se verán muchos más, porque tenemos una generación de niños y jóvenes inigualable que vale más que el oro.

Otra razón es la solidaridad del venezolano. Ahora con esta crisis de productos y medicinas hemos visto como tantos están tan pendientes de los demás y al que le falta un alimento se le lleva y al que le falta una medicina igual. Yo estoy metida en un chat de mamás de abastecimiento y es realmente bello ver como las otras mamás están tan pendientes de avisar donde pueden conseguir los pañales, la leche, la pastilla para esto o para lo otro, etc.

Pero por sobre todo esto, ¡y muchas otras razones!, tengo una fe inmensa y una esperanza contra todo pronóstico que me garantiza que aquí no se va a apagar una última luz sino que por el contrario de Venezuela va a salir una luz que iluminará a muchos en el mundo entero con el gran ejemplo de fe, oración, paciencia, perseverancia, fortaleza, sacrificio, solidaridad, honestidad, unión y paz que muchos ¡millones! de venezolanos están dando en estos momentos cruciales de nuestra historia.

Termino con unas líneas que me escribió un lector desde Alemania: "Yo siempre digo que volveré a Venezuela así tenga 70 años (ahora tengo 51) y trabajaré hasta los 90 o más. ¡Espero que tú y tu familia nos ayuden! Y que haya una mentalidad de trabajar todos juntos para reconstruir un país con esfuerzo y ganas. Va a ser difícil... pero no imposible".

Pues así será: ¡difícil!, pero no imposible. Este país lo vamos a reconstruir y muy pronto. Y la Verdad llegará y se hará Justicia. Y cuando se haga Justicia llegará la verdadera Paz. Para eso hay muchos aquí trabajando. Cuenten con quienes nos quedamos, porque nos estamos exprimiendo hasta los tuétanos para tener un país que pueda volver a recibir con los brazos abiertos a todo el que quiera estar aquí.

Contamos con sus oraciones para que Dios nos de la fortaleza de seguir adelante y ya verán que las luces serán grandes ¡muy grandes! luces de Verdad, de Libertad, de Justicia y de Paz para todos los venezolanos.

Tomado de: http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=1057549

miércoles, 22 de octubre de 2014

Los anti-MUD y los MUD-Dependientes, @Olgak26


Por Olga K, 22/10/2014

En estos días donde la política ha creado toda una gama de dependencias que van de lo económico a lo afectivo, de lo meramente utilitario a lo que se quiere vender como sublime y casi califica mejor para el ridículo-en ambos bandos-, hay una dependencia a la que me quiero referir en particular. Es una que se balancea, precariamente, entre lo malsano, lo lastimoso y lo ridículo. No sé si exista una palabra para tal combinación.

Me refiero a la MUD-dependencia de algunos anti-MUD.

Y es que –estemos claros- no es lo mismo ser Anti-MUD, que MUD-Dependientes aunque si se pueda ser las dos cosas a un mismo tiempo.

Me explico: los que se limitan a manifestar con precisión dirigida su desacuerdo y desagrado con ella, son simplemente anti-MUD. Y ¿qué decirles?, están en su derecho…

Políticamente vivimos en un régimen autoritario, pero en lo personal, los gustos y preferencias de cada quien, siguen siendo libres. Mal puede nadie trabajar por la ¨democracia¨ intentando imponer un pensamiento único… un gusto único.

Así que nadie ¨tiene¨ que querer a la MUD por obligación y a juro.

Si no te gusta, simplemente la ignoras.

Si crees en ella, bien.

Y si eres además, un ciudadano en ejercicio, la acompañas, la apoyas y aportas en la medida que puedes, incluyendo una crítica constructiva de la que no está exenta la rudeza. Rudeza que no te hace ¨anti¨ porque el buen ciudadano-por definición- no puede ser incondicionalmente ¨pro¨. ¡Vamos! eso que llaman sanidad… equilibrio… coherencia .

Pero en nuestro folklórico panorama político tenemos a los (léase todo pegadito y sin respirar) ¨MUD-Dependientes-Anti-MUD¨ que son otra casta. Son esos sujetos que cual Giardia lamblia solo tienen vida porque ella-la MUD- existe. Dependen de ella para poder ¨ser¨… en su reducido círculo intestinal, se entiende. Que más se dedican a combatirla a ella que al gobierno que ¨dicen¨ rechazar. Son esos que la adjetivan profusamente y a ratos parecen competir a ver quien la insulta más grueso. Que se aplauden mutuamente entre sí como quien se da autobesitos en el espejo y se cree profuuuuundamente amado(¡ops!)

En el twitter espacio es particularmente notorio. Tanto así, que investigando sobre eso que llaman ¨dependencia¨ encontré esto que los retrata tan bien a ellos como personajes así como a su patológica relación con la MUD: Estas relaciones (de dependencia) se caracterizan por ser inestables, destructivas y marcadas por un fuerte desequilibrio, donde el dependiente se somete, idealiza y magnifica al otro… Pese al malestar y al sufrimiento que la relación les cause se sienten incapaces de dejarla, siendo los intentos nulos o fútiles. Son frecuentes las distorsiones cognitivas como el autoengaño y la negación de información que le proporciona su entorno.

¡Vaya pues!

Claro, que hay profesionales en la materia y yo no soy ni pretendo ser uno de ellos. Pero leer todo y a todos, observar e hilar lo que pasa en mi país, es tarea en la que me aplico y como escribidora, comparto. Estos personajes anti-MUD y MUD-dependientes a un tiempo, tienen una desesperada necesidad de ser tomados en cuenta a costa de lo que sea. Pero la Realidad, esa impertinente inoportuna, les obliga a ver que, primero, la MUD existe pese a su odio, y segundo, que hagan lo que hagan y digan lo que digan, la MUD es sólo una ¨instancia¨, un ente que no pueden asir, cambiar de sitio o hacer desaparecer. Cuando eso ocurre, les entra como un ahogo irritado y como solución alternativa, ante la imposibilidad de convertir a ese ente que es la MUD en polvo cósmico, vierten su patología, aumentada e intensificada por la frustración, en las personas que, en sano ejercicio de su libertad, le expresan (¡mos!) apoyo a la MUD como espacio unitario. Nos convertimos así en la personificación y el blanco de su obsesión, de su insuficiencia… y de ahí en adelante, no conocen freno.

¿Son muchos? No. Más que muchos, son muy ruidosos. Les ha venido al pelo emparentarse con los ¨hater”, esa nueva ¨especie¨ de internet que algunos llaman odiadores y otros aborrecedores. Uno de ellos lo expresa así: “No estamos de acuerdo con nadie¨, tanto que, ahora que los hater han aumentado en número, se odian entre sí¨.

Pues sí. Ese suele ser el destino al que lleva el camino del odio. Odiarse entre sí.

Ese es justamente el camino que no queremos transitar los que apoyamos la Unidad… esa que aun con sus errores, sigue siendo la opción deseada por la mayoría.

Para desengaño y frustración de los ¨Hater-MUD-Dependientes-Anti-MUD¨, resulta que su existencia ¨per se¨ es imposible. Dependen de que existamos la MUD y los que creemos en ella porque su vida somos nosotros. ¡Menuda ironía! ¿Entienden por qué decía que esta dependencia , aun sin nombre, se ubica en un balanceo precario entre lo malsano, lo lastimoso y lo ridículo?

Cada dardo de odio no hace otra cosa que confirmar que ¡oh desdicha suya! nos necesitan. Desesperadamente.

Que dependen de nosotros. Irremediablemente.

Pero más claro aun, que el calibre de sus insultos, refleja cuánto nos magnifican…

¡Vaya voltereta!

Cabría para ellos otra alternativa, pero es demasiado sana, un reto sólo para espíritus libres y valientes. No apta para guardias en condición de dependencia: que creen su propia instancia, perfecta según sus propios parámetros… y que se fajen a sumar seguidores… que ahí, justo ahí es donde está el detalle.

De resto, los de este ente inasible, suerte de Fuenteovejuna que es la MUD y los que la apoyamos, con darle ¨block¨ al odio tenemos.

Para fatalidad de los Hater-MUD-Dependientes-Anti-MUD ¨su destino se parece más al del Comendador porque, como en el pueblito cordobés de Lope de Vega, el espíritu unitario, no es sujeto de ¨block¨… ¿Quién detiene a Fuenteovejuna?


Olga K
@olgak26

El estafador, Eddie Ramírez


Por Eddie Ramírez, 22/10/2014

El estafador se aprovecha de la buena fe de personas que están poco informadas o que por razones afectivas o de índole política depositan confianza en quien engaña. A veces procede por iniciativa propia, pero las más de las veces se apoya en cómplices. Nuestra historia reciente cuenta con dos grandes estafadores, el ¨comandante eterno¨ y Nicolás, su hijo putativo.

El presidente de facto estafa a sus partidarios diciéndoles que los precios del petróleo se desplomaron porque el ¨imperio¨ quiere acabar con las economías rusa y venezolana. No tiene la honestidad intelectual de decirles que las causas son que nuestros socios de la OPEP están bombeando más petróleo y vendiendo con descuentos, que los países desarrollados están hoy con economías debilitadas y por ello demandan menos petróleo y que los Estados Unidos se copiaron eso del desarrollo endógeno y decidieron aprovecharse de la política de los precios altos, vigentes hasta hace poco, para desarrollar sus reservas de crudo contenidas en lutitas que antes no era rentable y así disminuir sus importaciones.

Los venezolanos fuimos estafados con las importaciones de petróleo liviano. Aclaremos que una compañía puede vender petróleo y al mismo tiempo comprar, todo depende de las circunstancias de oferta y demanda. En el caso de las compras de crudo ligero a Argelia y a Rusia, quizá Pdvsa no pierda en la operación de mezclar extrapesado de la Faja con el ligero importado y vender un crudo intermedio, pero evidentemente dejó de ganar al no prever la construcción de ¨mejoradores¨ para acondicionar el extrapesado. Los únicos cuatro ¨mejoradores ¨existentes fueron construidos por la Pdvsa meritocrática y hoy algunos no funcionan a plena capacidad. También Pdvsa fue negligente al descuidar la producción de livianos, por lo que es escaso aun teniendo reservas. Igualmente fuimos estafados cuando los rojos eliminaron la Orimulsión, que permitía exportar el extrapesado, a menor precio, pero a muy bajo costo de producción.

Maduro estafa a sus compatriotas aseverándoles que no importa que el precio del petróleo baje a 40 dólares el barril, mientras por otro lado trata desesperadamente de convocar de urgencia a la OPEP para intentar reducir producción a ver si los precios aumentan. Quizá deba convocar al ¨pajarito¨ para que le proporcione información de cómo logró que el precio aumentara apenas llegó al poder, lo cual se atribuyó a un éxito personal a pesar de que es sabido que el factor fue la recuperación de la economía en el sudeste asiático.

Las estafas más conspicuas han sido las electorales, al no permitir auditorías que avalen o rechacen los resultados. Otra estafa fue cometida en contra de los deudos de los 19 ciudadanos asesinados el 11 de abril del 2002, en la que condenaron a inocentes y se hicieron de la vista gorda con los posibles victimarios. También fueron estafas los anuncios de innumerables magnicidios sin prueba alguna, solo con la intención de despertar simpatía y acusar a la oposición de estar comprometida.

Una estafa de alcance internacional es acusar sin pruebas a Uribe, Obama, paramilitares y a la oposición en Miami y local de los asesinatos de Otayza y de Serra. En el primer caso es de presumir que los ¨sicarios¨ condujeron a la víctima a control remoto al barrio La Palomera para allí cometer el crimen. En el de Serra fue con arma blanca quizá porque los ¨sicarios¨ no recibieron dólares para adquirir armas de fuego y tampoco para hospedarse en un hotel, por lo que tuvieron que alojarse en instalaciones gubernamentales de la Misión Vivienda. Los dirigentes de los ¨colectivos¨ abatidos en el edificio Manfredi eran hasta ayer fervientes revolucionarios a quienes el anillo de seguridad del ministro Rodríguez Torres permitía acercarse y tomarse fotos, pero hoy Maduro estafa a sus partidarios inculcándoles que eran malandros, lo cual tampoco es excluyente.

Si el estafador quiere pasar a la historia con un tratamiento no tan severo, debería reconocer que Pdvsa está en la carraplana, que fue un error estatizar empresas privadas y aprobar leyes para controlar precios. Desde luego, también debería desarmar a los paramilitares rojos, poner en libertad a los presos políticos, cesar las persecuciones judiciales y aceptar nombrar un CNE de acuerdo a la Constitución y un TSJ no sumiso. Sabemos que esto es imposible, por lo que el estafador deberá enfrentar, por lo menos, la dura sanción de la historia y la alternativa democrática unida debe propiciar su salida lo antes posible por vía constitucional.

Como en botica: El régimen sigue con la intención de vender CITGO por considerar más importante los mercados de Cuba, Jamaica y República Dominicana, en donde adquirió participación en refinerías, que el norteamericano. Nuevamente la Sociedad Venezolana de Ingenieros de Petróleo advirtió al país de la inconveniencia de esa venta. Sería otra gran estafa. ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!


Eddie Ramírez
eddiearamirez@hotmail.com

Una seguridad feliz, @seguritips


Por Ing. Alberto Rey, 21/10/2014

La palabra seguridad es un constructo humano. Es tan poderosa, que con ella se engloba prácticamente toda la supervivencia del hombre, su cultura, su hábitat y hasta su futuro. La seguridad podríamos asimilarla perfectamente a un selecto grupo de palabras que arbitrariamente he llamado complejas, no por su construcción gramatical, sino por la multidimensionalidad que encierran. En este grupo también tengo a la libertad y a la felicidad.

Hago esta complicada introducción para intentar explicar algo bastante más sencillo; que es abordar la ya bien conocida pregunta de ¿Cómo resolver el problema de la seguridad?

El asunto sería tan complicado como responder a la cuestión de cómo resolver el problema de la libertad o la felicidad.

No pretendo aquí dar las claves del sentido de la vida porque sencillamente no las tengo. Sólo quisiera mostrar que cómo tema complejo su solución no puede ser simple y que se requiere una aproximación desde varios ángulos para poder dar con una efectiva respuesta.

Deberíamos empezar por entender cuál es el propósito de la seguridad. ¿para qué sirve? ¿cuál es su sentido?

Aquí puede haber tantas respuestas como lectores, pero me voy a quedar con la más amplia: la seguridad sirve para garantizar la subsistencia y el bienestar de la persona y su entorno. Cuando definimos el propósito, también estamos fijando un patrón de medición. Es decir, si en una ciudad mueren muchas personas víctimas de la violencia, por la razón que sea, podemos afirmar que no es segura, porque allí no se garantiza la subsistencia. Igual aplica cuando no se pueden garantizar componentes tan vitales como la alimentación, el agua potable, la salud o la educación. Son todas piezas importantes y necesarias para la subsistencia y el bienestar. De hecho, EL PNUD en el año 2006, acuñó el concepto seguridad humana, vinculándolo a quelos individuos tengan garantizada su seguridad económica, ambiental, alimentaria, personal, comunitaria y política. Va más allá de la estabilidad nacional o territorial y busca la protección de las personas contra cualquier amenaza, vulnerabilidad o riesgo.

Más específicamente y para los profesionales del área, la seguridad se vincula con la vida ciudadana. La seguridad ciudadana tiene como propósito garantizar la vida y el bienestar de los ciudadanos. Piensen por un momento en todo lo que esto implica y verán que va mucho más allá de tener policías en la calle.

Otro aspecto que se considera como una dimensión de la seguridad es un poco más subjetivo, pero igualmente clave, y se trata la muy importante pregunta:

¿qué nos hace sentir más seguros?

En esta respuesta está la instrumentación directa de aquello que se debe lograr para que la seguridad se inserte positivamente en la valoración del individuo y, por efecto de ciclo virtuoso, contagie al resto de la gente. Aquí me refiero entre otros, a elementos como; las calles iluminadas, las aceras despejadas de obstáculos, al respeto de las normas de tránsito, a los espacios públicos ocupados con actividades constructivas, a la imagen del policía como un servidor y autoridad que se gana la admiración de la población y al funcionamiento del sistema de justicia como regulador de las desviaciones. La seguridad es un compendio de muchos elementos, que cuando operan en conjunto, trasmiten el mensaje correcto, invitándonos a integrarnos con el espacio y con el resto de los ciudadanos.

Así como para el individuo, la felicidad está vinculada a su nivel de bienestar, al sentido de su vida y sus logros acumulados, igualmente, pudiéramos concebir una seguridad feliz y positiva, orientada a garantizar el bienestar y la calidad de vida de los ciudadanos y a producir y mantener logros que nos vinculen a la identidad y sentido de pertenencia con nuestras ciudades. Es posiblemente una vía para construir cohesión y tejido social alrededor de la necesidad que todos tenemos de vivir en espacios más seguros.

http://fundesmu.wordpress.com/2014/10/21/una-seguridad-feliz/

Venezuela: entre el rentismo y la política, @CentroGumilla


Por Piero Trepiccione, 21/10/2014

La verdad no se si la disminución de los precios petroleros es algo coyuntural o se hará tendencia en los próximos meses, pero lo cierto es que personalmente apuesto a que se mantengan o suban, ya que Venezuela, ahora menos que nunca, està preparada para soportar una caída abrupta de su principal y casi único producto de exportación. Sabemos hasta la saciedad la influencia que el rentismo ha ejercido y ejerce sobre el funcionamiento del Estado y de la sociedad misma; pero quienes sufrirían un colapso petrolero internacional serían los venezolanos más vulnerables, aquellos que històricamente, han estado apartados del manejo doloso de los recursos provenientes del llamado oro negro.

Nuestra economía es muy vulnerable y dependiente de los vaivenes del mercado petrolero global. Aunque la Opep se fortaleció en los últimos años y ello favoreció los altos precios, también hay que tomar en cuenta otros factores que han incidido. El crecimiento exorbitante y permanente de la economía china por ejemplo, así como el florecimiento de economías alternativas que han requerido una mayor cantidad de combustibles para potenciar sus niveles de producción. Pero, al parecer, también con los altos precios del crudo, se ha impulsado la aparición de nuevas zonas de explotación petrolera que están incrementando sobremanera la oferta en los mercados globales. Y es allí donde se puede ir rompiendo el equilibrio entre la demanda y la oferta globales generando como consecuencia una disminución progresiva de precios.

Una disminución del ingreso fundamental del Estado venezolano en estos momentos de caída de la producción local, alto endeudamiento tanto del gobierno como de la propia petrolera estatal, y un elevado y no pocas veces irracional, gasto público, se puede convertir en un cocktail explosivo en materia de situación socioeconómica de los venezolanos; que si bien es cierto lograron percibir la renta petrolera en los últimos tiempos a través de la política social del gobierno, impactando favorablemente con una disminución de los niveles de pobreza y además, reduciendo la desigualdad según el índice de Gini, ahora se volverían más vulnerables hacia un retroceso gradual o abrupto, según sea el caso, de sus niveles de vida. Todo esto simplemente por el uso de la fórmula pragmática de “rentismo y política” que ha caracterizado el ejercicio de muchos gobiernos en Venezuela sin establecer bases sólidas para reducir la monodependencia petrolera y poder afianzar líneas de producción y autoabastecimiento regular en otras áreas cruciales de la economía nacional.

http://sicsemanal.wordpress.com/2014/10/21/venezuela-entre-el-rentismo-y-la-politica/#more-5399

Por el suelo popularidad de Maduro; chavismo pierde simpatizantes en Venezuela, por AFP

AFP 21 de octubre de 2014

La valoración del presidente venezolano, Nicolás Maduro, alcanzó su nivel más bajo con una desaprobación de 67.5%, mientras que el chavismo pierde adeptos, con 28.9% de personas que se autodeclaran partidarios suyos, contra 38% a favor de la oposición, según una encuesta de la firma Datanálisis conocida este martes.

La encuesta, filtrada a la prensa y realizada entre el 27 de septiembre y el 7 de octubre entre 1,300 personas, muestra que el 67.5% de los consultados valoró de forma negativa la gestión de Maduro, heredero político del fallecido expresidente Hugo Chávez (1999-2013) y que asumió el poder tras ganar las elecciones en abril de 2013.

Los que aprobaron la gestión de Maduro, quien según Datanálisis tuvo su mayor valoración positiva al asumir la presidencia con 55.2%, representaron 30.2%.

Sobre las simpatías partidistas, el estudio muestra que el oficialismo pierde adeptos, ya que 28.9% se autodeclaró chavista, uno de los niveles más bajos en la década.

En contraste, la oposición alcanzó el mayor número de adeptos en 10 años al sumar 38%, mientras que el 28.9% se declara sin simpatía partidista.

Sobre la situación del país, Datanálisis señala que el 81.6% de los encuestados la consideró de regular a muy mala contra 18.2% de regular a muy buena.

Entre los políticos de oposición, Henrique Capriles, gobernador del populoso estado de Miranda (norte), tuvo una evaluación negativa de 46.4% y una positiva de 42.1%.

Leopoldo López, líder del radical partido Voluntad Popular encarcelado desde febrero acusado de incitar a la violencia en manifestaciones antigubernamentales, tuvo una evaluación positiva de 45.6% contra una negativa de 40.0%.

Según la comparación histórica de la firma Datanálisis, que abarca poco más de una década, ésta es por lejos la peor valoración que ha tenido el chavismo, en el poder desde 1999.

Venezuela atraviesa una complicada situación económica marcada por una inflación superior a 60% anual, una aguda escasez de productos básicos y sequía de divisas, lo que desató de febrero a mayo pasados cruentas protestas antigubernamentales que dejaron 43 muertos.

Tomado de: http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/venezuela-es/article3199967.html#storylink=cpy

Las promesas del gobierno van en dirección equivocada, por @freddyspaz

Freddy Paz octubre de 2014

En los últimos quince años, las promesas del gobierno en materia de producción, abastecimiento, seguridad, calidad de vida, empleo, salud, alimentación, entre otras solo quedaron en una ilusión fallida, para el recuerdo de millones de venezolanos que se enfrentan a una realidad completamente alejada de aquellos sueños de igualdad y prosperidad ofrecidas por quienes han gobernado nuestro país en los años de la “revolución”.

La verdad, es que los venezolanos hemos sido acosados por una inseguridad que impacta negativamente en la opinión pública en un 72%; un desabastecimiento ó escasez que afecta al 74% de la población; un alto costo para la vida de los hombres y mujeres de ésta patria, estimada por opinión popular en un 36%; una tasa de desempleo que representa para el pueblo el 23% de los problemas que impactan la vida de los ciudadanos.

Las promesas del gobierno van en dirección equivocada. La situación general del País es mala, lo que nos permite señalar que la gestión de los rojos durante éstos quince años de bonanza petrolera, ha logrado llevar al País, a una crisis económica y política que hoy vivimos los venezolanos.

Las humillantes colas son para todo. Para comprar alimentos, medicinas, gas para cocinar, para surtir gasolina en Táchira y Zulia, etc. A esto le sumamos las constantes decisiones del alto gobierno, de someternos a diversos controles cada vez más rígidos, que atacan los problemas de forma, pero no llegan a la solución de fondo.

Donde quedaron las promesas de pleno empleo con un gobierno que desde el año 2002 ha efectuado cerca de 2000 intervenciones a la propiedad privada. (Empresas, estacionamientos, galpones, fincas, locales e inmuebles residenciales que fueron engordando la lista de expropiaciones del gobierno y creando desempleo y desolación, violando flagrantemente el Artículo 115 de la Constitución Nacional).

El costo de las intervenciones de los últimos años llega a 25,5 millardos de dólares, de los cuales el estado aún no ha honrado 12,5 millardos de dólares, 48% de la deuda. Solo basta con visitar algunas de las fincas expropiadas en 2010 en el Sur del lago de Maracaibo o cualquiera de las empresas que fueron expropiadas para constatar la triste realidad.

Como se puede hablar de soberanía alimentaria cuando en lo que va de año se han aprobado 2,9 millardos de dólares para la compra de un millón 281 mil 250 toneladas de alimentos por medio de importaciones provenientes de Argentina, Uruguay, Bolivia, Brasil, Ecuador, México, Nicaragua, Colombia, Nueva Zelanda, España, Italia, Canadá y Sudáfrica.

No puede haber prosperidad, ni progreso, ni empleo, acabando con la producción nacional e incentivando la economía portuaria que beneficia a unos poquitos enchufados.

Como hacemos los venezolanos que mensualmente debemos realizar el mercado familiar. Comprar medicamentos, pagar servicios, costear transporte, alimentación, educación, etc., con el precio de la Canasta Básica Familiar para el mes de agosto de 24.541,63 bolívares, es decir 5,8 salarios mínimos. Pero lo más triste es que los productos ni siquiera se consiguen por la escasez. Y cuando se logran conseguir, los altos costos impactan en la vida de los venezolanos. Según el CENDA, para el mes de mayo padecemos una escasez cercana al 30% en el rubro de alimentos. Otro tema, es el drama de la escasez de medicinas y material médico quirúrgico que ronda el 50%, según cifras oficiales.

Sin soluciones y resultados concretos hasta ahora, van 21 planes de seguridad en estos últimos 15 años. 13 Ministros han pasado por la cartera de Interior y Justicia, pero al menos 4.680 homicidios se registraron en Venezuela entre enero y abril de 2014, una cifra que proyectada a todo el año equivaldría a unas 14.040 muertes violentas, según un trabajo publicado por el diario El Universal en el mes de mayo del presente año.

Todo este sombrío panorama ha provocado una diáspora sin precedentes en Venezuela. Despedirse de familiares, amigos y seres queridos para buscar un mejor futuro, se ha convertido en una historia común en Venezuela. Se estima que un millón 600 mil venezolanos están ya fuera del país, de ellos, un 90 % son graduados universitarios, 40 % tiene maestrías y 12 % tiene doctorados, lamentablemente con el pasar de los meses, esos datos siguen aumentando. Miles de venezolanos en plena capacidad productiva, que ven frustrados sus sueños de progreso y estabilidad por falta de oportunidades, buscan en la emigración como el último de los recursos para obtener un nivel de vida que premie sus años de estudio y de esfuerzos.

Tenemos un país que vive bajo la sombra de los controles por parte del estado: Chips para racionar la gasolina, controles biométricos para comprar alimentos, multas por consumo eléctrico, control de divisas, etc. Donde quiera que se vislumbre una falla social producto de la ineficiencia gubernamental; se implementan más controles que lejos de promover soluciones, afectan más a los ciudadanos que desean oportunidades para el trabajo emprendedor.

Freddy Paz