miércoles, 27 de mayo de 2015

CUIDADO CON LOS ESPEJISMOS!. Por @trinomarquezc

Trino Márquez 21 de mayo de 2015

Las denuncias de The Wall Street Journal contra Diosdado Cabello, la aparición del libro Bumerán Chávez, escrito por el periodista español Emili Blasco, las visitas al país de Thomas Shannon, Consejero del Departamento de Estado de EE.UU., y otros misiles atómicos que le han lanzado al gobierno de Nicolás Maduro desde diferentes flancos, han llevado a pensar a algunos analistas nacionales e internacionales que el derrumbe del régimen se encuentra en el horizonte cercano. Se imaginan una guerra fratricida entre Maduro y Cabello y un desenlace en el cual inevitablemente uno hará morder el polvo de la derrota al otro.

       No soy tan optimista. Este régimen se mantiene sobre la base de lealtades que pasan por la complicidad y el celestinaje con todas las formas de corrupción aplicadas a lo largo de dieciséis años disfrutando del poder. Aunque sea solo por hipocresía, la respuesta de Maduro frente a las denuncias contra el Presidente de la Asamblea Nacional fue de una solidaridad enfática. “Quien ataca a Diosdado me ataca a mí”, fueron sus palabras. Además, señaló que iniciará –financiará con recursos públicos- una campaña nacional e internacional en defensa  del segundo hombre de abordo. Mario Silva, quien supuestamente es encarnizado adversario de Cabello, salió en defensa de su compañero de tolda. Lo mismo hizo el TSJ por intermedio de su presidenta, Gladys Gutiérrez.

     En este momento, cuando deberían aparecer sus hipotéticas fisuras, el régimen se cierra en torno a la defensa del personaje más impopular y rechazado de los rojos. La disputa frontal entre maduristas y diosdadistas no se percibe por ningún lado. Lo que se registra a través de los medios de comunicación es una unidad hermética.

     ¿Por qué estas expresiones de apoyo con Cabello? Desde luego que no es porque los miembros  de la élite formen una especie de hermandad basada en el afecto y la admiración mutua. En todas partes del mundo, incluso en las democracias más asentadas, quienes se encuentran en la cercanía del poder sienten recelos mutuos. Desconfían unos de otros. La cúpula roja no representa la excepción de la regla. Sin embargo, de los cubanos han aprendido que la única manera de eternizarse en el poder es mostrando una fachada unitaria, no importa cuánto se odien entre sí. Para la nomenclatura cubana el verdadero enemigo no estaba en el territorio de la isla, sino en Florida. Lo peor que podía ocurrirles era caer en manos de unos exiliados que habían abandonado Cuba solo con lo que llevaban encima, dejando atrás familia, amistades y trabajo. El castigo sería bíblico.

      Los rojos criollos tienen mucho más que perder que los comunistas cubanos. Al lado de Venezuela, la isla antillana era una nación modesta que no contaba con nada parecido a Pdvsa, a la CVG  o al Bandes. La alta jerarquía del ejército cubano no podía enriquecerse con dólares preferenciales, con el contrabando de extracción o con las millonarias compras de buques o armamento chatarra. En Venezuela la situación es completamente diferente.  Muchas de las fortunas súbitas e inmensas  que se conocen, se han amasado bajo la sombra del Estado chavista. Es sobre esta red de corrupción y privilegios que se mantiene el régimen. Sobre esa inmensa malla se sostienen dirigentes políticos, militares, empresarios, jueces, policías, allegados al régimen. El mérito de los rojos, con la asesoría cubana, fue haber organizado un tinglado tan férreo como las pirámides egipcias.

     Este monolitismo no se derrumba con episodios aislados, por graves que sean las conductas de los implicados, sino con un trabajo sostenido en las organizaciones sindicales, gremiales, estudiantiles, empresariales, campesinas, informales, tal como hacen los chavistas con sus organizaciones de base. Ese esfuerzo por abajo es más lento y menos espectacular, pero inevitable, si se busca fundar la alternativa frente al desmadre actual.

     Votar en las próximas elecciones parlamentarias y ganarlas será un paso enorme en la dirección de construir la nueva mayoría.


EL CAMBIO ES URGENTE, EL CAMINO ES ELECTORAL, LA UNIDAD ES OBLIGATORIA, por @UnidadVenezuela


MUD 26 de mayo de 2015
@UnidadVenezuela

Comunicado

A propósito de la invitación hecha por el dirigente democrático y preso político Leopoldo López y los integrantes de su partido a una movilización a realizarse el próximo sábado 30, la Mesa de la Unidad Democrática fija posición en los siguientes términos:

1)      Respetamos, valoramos y compartimos las razones esgrimidas por Leopoldo López para llamar a la movilización.  La libertad de los presos políticos, el cese de la represión, la fijación de la fecha de las elecciones parlamentarias y  su realización con observación internacional calificada y oportuna, son puntos que forman parte estructural de la agenda de la Unidad Democrática, presente en todos nuestros documentos y posiciones públicas.  Sin embargo, consideramos fundamental que en cualquier petitorio o conjunto de reclamos esté presente también en forma destacada la lucha contra la espantosa crisis humanitaria que vive nuestro pueblo, azotado por la escasez, la carestía, la inseguridad y el colapso de todas las redes de servicio público.

2)      En ese sentido, reiteramos que junto a la movilización por justos motivos políticos, el desafío fundamental que hoy encara La Unidad es articular, acompañar y dar cauce democrático a la espontanea movilización popular que se está dando en toda Venezuela.  El pueblo venezolano está reaccionando en defensa propia frente a la crisis económica y social.  Los apagones, la falta de agua, el colapso de los hospitales, las humillantes colas para comprar alimentos y medicinas, así como los terribles asesinatos de civiles y hasta de policías y efectivos militares a manos del hampa desbordada, son motivo diario de protestas en comunidades de toda Venezuela.  Más que llamar al pueblo “a la calle” hoy el deber de la Unidad Democrática es acompañar, apoyar, articular y dar organicidad a ese pueblo que ya está en la calle protestando o a punto de hacerlo, para transformar esa indignación en energía y fuerza de cambio.

3)      Mucho habríamos deseado compartir estos criterios con quienes tuvieron la legítima iniciativa de convocar a la movilización del próximo sábado.  Eso es lo que se hace cuando se lucha unidos, cuando se trabaja en alianza: Se hacen propuestas, se discuten en conjunto, y también en conjunto se sale a instrumentarlas.  Así fue como, por ejemplo, construimos entre todos el rotundo triunfo que significaron las elecciones primarias de la Unidad del pasado 17M.  Así es como construiremos entre todos las victorias parciales, en las luchas del día a día en defensa de los derechos civiles y políticos, sociales y económicos de todos los venezolanos.  Así también es como construiremos entre todos la gran victoria en las elecciones parlamentarias, JUNTOS, porque las mejores decisiones son las que construimos juntos, porque la Unidad no tiene sustitutos, porque ninguna organización ni ningún líder es más importante que un pueblo unido y movilizado.

4)      Las circunstancias impidieron que la invitación a la actividad del próximo sábado 30 contara con la necesaria participación de todos los factores de la Unidad en su diseño, formulación y convocatoria.  Tras realizar intensas consultas con diversas organizaciones que integran esta alianza, muchas de ellas presentaron observaciones de forma y fondo a la actividad, observaciones que seguramente hubieran podido ser resueltas si no se hubiera tenido la presión de una fecha fijada también de manera unilateral por los autores de la iniciativa. Debido a esto, la actividad del próximo sábado no es una actividad de la Mesa de Unidad Democrática, sino de una de las organizaciones que forman parte de ella.

5)      Más allá de esta eventualidad, rodeada de circunstancias especialmente apremiantes, queda para todos un aprendizaje: Los éxitos que hemos obtenido han sido frutos de la unidad de acción, palabra y obra; Unidad en el diseño de la estrategia y en la instrumentación de la táctica, unidad de idea y lucha, unidad de voto y calle. Hoy, cuando el régimen corrupto, ineficiente y totalitario está en el fondo del desprestigio y el rechazo popular, quienes integramos la Unidad Democrática tenemos el deber de estar a la altura del mandato que hace apenas nueve días nos dieron más de medio millón de venezolanos: El cambio es urgente, el camino es electoral y la Unidad es obligatoria. El régimen intenta revivir la polarización política para tratar de reagrupar sus perdidos seguidores; los demócratas debemos poner de relieve la polarización social, pues la única división real que hay en Venezuela es entre la mayoría que es víctima de la crisis y el régimen para el que la crisis es un criminal negocio.

Sigamos juntos, fortaleciendo la UNIDAD DE LOS DEMÓCRATAS para que esta sea capaz de capaz de convocar, articular y movilizar la UNIDAD NACIONAL.

Por la Mesa de la Unidad Democrática,
La Secretaria Ejecutiva

Caracas, 26 de Mayo de 2015

Previsiones e Imprevisiones, por @lmesculpi

Luis Manuel Esculpí mayo de 2015

Resulta verdaderamente paradójico que un régimen caracterizado por las imprevisiones muchos de sus actos sean previsibles. No resultan sorpresivos. Semejan jugadas de rutina como diría un comentarista deportivo. Sus resultados pueden adivinarse. Hace ya más de un año Nicolás anunció que "le doblaría el brazo al dólar paralelo", fue aún más lejos, conjuntamente con el Ex ministro Dojo Dojito declaró solemnemente que lo pulverizaría.

Cuando afirmó: "voy a instalar aquí en Miraflores en los próximos días un Estado Mayor de guerra económica que personalmente yo voy a dirigir". Los pronósticos no podían ser de ninguna manera aleccionadores. Las consecuencias de la improvisación, la impericia, la piratería y las indecisiones hoy la padecemos todos los venezolanos.

Lo que han pulverizado es nuestra unidad monetaria, el eufemismo de "fuerte" hoy constituye una extrema ridiculez. El paralelo anda por la estratosfera, en la práctica es el referente. Estamos a punto de cruzar el umbral de la hiperinflación. El cuento de la guerra económica carece de credibilidad. La mayoría responsabiliza al gobierno por la escasez y el alto costo de la vida. La inseguridad constituye un verdadero azote. Los servicios públicos cada vez más ineficientes. En las aburridas cadenas y sus cantilenas diarias evaden la realidad, el escapismo constituye un agravante. Se niegan a rectificar pese a tan rotundo fracaso. La necesidad del cambio político es evidente. Este año marcará un hito en tal sentido.

También era previsible que Tibisay no convocaría las parlamentarias, ni fijaría el cronograma electoral mientras no reciba la orden. Estaba cantado que los diputados a la Asamblea Nacional, Nicolás Maduro y hasta José Vicente se solidarizarían con Diosdado. Allí no hay ninguna novedad. Lo que en verdad no era fácilmente previsible fue la declaración del Tribunal Supremo de Justicia en el mismo sentido, según opinión de prestigiosos juristas constituye "una sentencia anticipada en la demanda de Cabello contra 22 directivos de Tal Cual, La Patilla y El Nacional".

Todos los poderes obedecen y marchan en un mismo sentido. La separación consagrada en la Constitución se ha convertido en ficción. Está en cuestión es todo el funcionamiento de un régimen autoritario, es algo más que el fracaso de un gobierno, el de un modelo que en todos los lugares donde se ha pretendido instaurar ha naufragado.

La corrupción ha alcanzado dimensiones sin precedentes, el robo al erario público no es ajeno a las calamidades actuales. El narcotráfico ha penetrado zonas sumamente sensibles de la sociedad, los libros de Héctor Landaeta con Mildred Camero y el de Carlos Tablante con Marcos Tarre testimonian crudamente esa realidad.

El pasado fin de semana fue de detenido un narcotraficante solicitado por el delito de tráfico internacional de drogas junto a una ex magistrada del Tribunal Supremo de Justicia, nada más y nada menos, integró la Sala Penal y fue candidata a Fiscal General de la República. Se comenta insistentemente sus vínculos de comadrazgo en las altas esferas del poder.

La crisis recorre todos los espacios de la vida en sociedad, no admite abstracciones, por lo que resulta imprescindible recomponer el cuadro político para enrumbar al país y reconstituir su tejido institucional.

La lucha social y política en estos años no ha sido nada fácil, tendremos que seguir superando nuevos obstáculos y dificultades. El cuadro político ofrece inmensas posibilidades -como nunca antes-en vísperas de un proceso electoral, también presenta serios riesgos. Es ostensible la desesperación del gobierno ante las evidencias del rechazo ampliamente mayoritario a su gestión, la pérdida de credibilidad y la conflictividad a lo interno de su partido. La crisis los sigue desbordado y continua agudizándose. Marchan sin brújula, sin dirección.

La acción de las fuerzas alternativas tiene como norte una estrategia constitucional, democrática, pacífica y electoral, ahora bien no se trata tan solo de desplegarse en campaña por las parlamentarias, es necesario actuar en la coyuntura económica y social, acompañar las luchas y las protestas que justificadamente se manifiesta en todo el país.

Síntomas cada vez más preocupantes de anomia y anarquía por la ausencia del estado en extensos territorios comienzan a constatarse, en el actual contexto puede agravarse aún más el cuadro y conducirnos a situaciones tanto impredecibles como indeseables. Los conatos de linchamientos en diversos lugares, las bandas delictivas que hacen de las suyas en el estado Guárico y en el sur de Aragua (entre otros) conforman signos alarmantes.

Luis Manuel Esculpí

martes, 26 de mayo de 2015

Ajuste o ampliación del agujero económico, @JesusAlexis2020


Por Jesús Alexis González, 25/05/2015

La predicción en el campo de la ciencia económica, resulta difícil y complicada habida cuenta de basarse en supuestos subjetivos que al superar la frontera de los 6 meses se convierte en un deseo de quien la formula, razón por la cual los planteamientos cara al futuro deben vincularse con hechos económicos concretos (¡eso intentaremos!); sin aislarse de realidades como que el gasto público impulsa (o restringe) la popularidad gubernamental herramienta utilizada, p.ej. en la Venezuela del 2002cuando se “lanzaron” las Misiones hasta convertirlas en una ilusión de poder popular mediante la oferta de mecanismos de participación, en cuyo fondo prevalecía (prevalece) la pretensión de construir espacios atomizados para reforzar el poder central del Presidente de la República en función de retornar a la centralización política y a la concentración administrativa bajo la aspiración soterrada de “construir” un Estado protagonistaque asume unilateralmente la “representación” del pueblo (¿gendarme necesario?) separado del pensamiento ciudadano, en orientación distinta a la debida participación a la luz de la Constitución de 1999. Tal forma de hegemonía Estatal, en conjunto con una creciente presencia militar en el “comando” de la administración pública,  ha conducido al país hacia una situación socio-económica similar a la de 1988 muy concretamente en lo que al desequilibrio macroeconómico se refiere, ampliado en el presente como respuesta a la utópica aspiración de “revolucionar”, con apresurada e improvisada inmediatez y aislado de un modelo de transición, el modo de producción y la propiedad de los factores productivos (tierra, trabajo y capital); como bien se desprende (en el contexto del presente artículo) del deficiente desenvolvimiento de la  denominada economía comunal y de sus complementarias iniciativas de producción cuasi-estatales.

Estabilizar la economía y disminuir su vulnerabilidad, tiene como fin ulterior apuntalar el crecimiento económico respondiendo a la interrogante: ¿para qué el crecimiento económico? cuya obvia respuesta es ¡¡para que la gente viva mejor!!,incrementando su bienestar o al menos manteniendo lo alcanzado en el tiempo de donde emana otra verdad incontrovertible: no hay consumo sin producción y no hay producción sin inversión ya que se codeterminan, siendo un binomio indispensable para alejarse de un colapso económico (disminución brusca o paralización de las actividades) validando que la familia debe contar con un nivel de ingresos que le permita no solo comprar bienes (incluida la “soberanía alimentaria”) sino también disfrutar de determinados servicios que le hagan confortable su existencia.

Es notorio que Venezuela está sumergida en un agujero económico y productivo, visualizado por la estática resolución de los problemas que en tres lustros no ha superado el marco de las promesas sin rendición de logros configurando un “país atrapado” entre paredes de  obsoletos conceptos ideológicos y económicos que están impidiendo la aplicación concreta de acciones en pro del desarrollo, y que al propio tiempo ha situado la gestión gubernamental en un punto de no retornoque le impide “reflotar” el enfoque económico revolucionario, y muy por el contrario los está impulsando (sin desearlo) a refundar un modelo distinto, previo proceso de reflexión en aras de “descubrir” ¿cómo llevaron a Venezuela a esta situación?, que les facilite (de ser posible) una visión de cómo salir de ella con planteamientos más creativos que combatir la guerra económica y al imperialismo; más aún cuando el país enfrentará por varios años una disminución en el ingreso nacional (más de US$ 25,000 millones solo en 2015) en razón a la baja de los precios petroleros y a la presencia de un aparato productivo nacional (no exportador) que adolece de la posibilidad de generar alto valor agregado; escenario que se complica ante el debilitamiento político-partidista y del tejido productivo que imprime el desajuste económico,  con la consecuente alteración del régimen socio-político-económico. A tenor de ello, se hace impostergable la instrumentación de un proceso de estabilización de la economía con epicentro en el tipo de cambio en su condición de variable determinante para procurar que la economía nacional se haga competitiva, dando por sabido que el mercado cambiario (y el monetario) es extremadamente sensible al manejo de los temas sociopolíticos y a las declaraciones públicas de voceros del alto gobierno que en el presente ha motivado un tránsito hacia una brecha cambiaria (2015) superior al 3.200% (dólar oficial y el paralelo), en demostrativo rechazo al bolívar como medio de cambio y de reserva de valor (preservar el patrimonio),así como delabsurdo anclaje de la paridad sin contar el BCV con suficiente disponibilidad de divisas para sostenerlo;  todo lo cual condiciona la percepción que asumen los ciudadanos en relación al comportamiento macroeconómico nacional inmediato (en los precios básicamente) y de su bienestar futuro.

El programa de ajuste (PA), debe conceptualizarse como un conjunto de medidas de política económica orientadas al restablecimiento estructural del equilibrio oferta-demanda, que desde el lado de la oferta consistirá en su distribución por intermedio del mercado con participación determinante del sector privado bajo una adecuada supervisión del Estado, en el marco de una desregulación de la economía; mientras que por el lado de la demanda se debe ajustar el consumo interno a la capacidad de producción nacional (revitalizada) en un lapso no superior a los 2 años, empleando instrumentos de política monetaria (restricción de la oferta monetaria interna) y fiscal (disminución del déficit público sin monetizarlo con emisión de dinero inorgánico); en un escenario de un plan de austeridad que, irremediablemente, causará una caída del consumo (que en todo caso hoy  se está viviendo con la escasez y el desabastecimiento pero sin horizonte de solución)  y del PIB antes de retomar el sendero del crecimiento autosostenido al mejorar la estructura productiva y elevar la productividad (y el bienestar), desarreglo que en su ínterin deberá ser enfrentado con un obligante plan de choque integral conrostro humano (programas sociales especiales) para garantizar la protección y justicia social en aquellos  estratos más vulnerables de la población.

El PA, ha de complementarse con otras medidas como restituir la autonomía al BCV; devaluación explicita para corregir la sobrevaluación y desestimular las importaciones no prioritarias al tiempo de aproximar los precios internos al mercado internacional para estimular iniciativas en el sector exportador no petrolero; reforma cambiaria para establecer un sistema de cambio único y flotante; desmontaje progresivo de los controles (cambio y precios); apoyo a un programa de inversiones nacionales y extranjeras; elevación de las tasas de interés pasivas; reducción de la cantidad (42) de productos regulados; activa política de “descongelamiento” de los precios regulados por largo tiempo; subsidio directo a los productos de  la canasta básica; paralización de los ingresos a la administración pública; una concreta política antinflacionaria; entre otras alternativas.

Finalmente, y ante la permanente duda (incredulidad) de la población en cuanto a si el Gobierno se “atreverá” a correr con el denominado “costo político”(y electoral) de aplicar un programa de ajuste, asumimos que no le queda otro camino ya que mucho más daño le causa a la población y a sus intenciones de permanecer electoralmente en el poder  la desesperanza, indignación y frustración rabiosa que se genera en el ciudadano al   experimentar la actual economía del desastre signada por la escasez y el desabastecimiento. Es claro, que ante la bien ganada desconfianza que existe hacia la “política económica” gubernamental, se requiere, para adelantar cualquier PA,una previa explicación pedagógicamente sencilla en lenguaje  comprensible al venezolano de “a pie” sobre su alcance y consecuencias como condición para asumir anímica y formalmente un pacto nacional de estabilidad y crecimiento con soluciones pactadas (de carácter voluntario entre las partes), que incluya una irreversible decisión de devolver a la sociedad su economía, y que no se convierta, como ha sido la tradición venezolana, en “papel mojado” al surgir con inmediatez dañina la huidiza pretensión de “¡arreglar los problemas con más problemas!.


Econ. Jesús Alexis González
@jesusalexis2020

El desaliento, @himiobsantome


Por Gonzalo Himiob, 24/05/2015

Estamos ahogados, forzando bocanadas, bajando la mirada mientras nos desgastamos en colas de mendigantes para ver qué nos toca el día que ordena nuestro número de cédula, o poniendo nuestros pulgares en máquinas, todopoderosas, que deciden por nosotros qué necesitamos o no. Vamos caminando arreados por senderos que nos repugnan y que nos hacen sentir indignos, de nuestra nación, pero lo que es más grave, de nosotros mismos

Durante años María, una gocha de cabello platinado, piel blanca como la nieve del Pico Bolívar y ojos grises y azulados como la neblina del páramo, trabajó en casa de mis padres. Era a la vez doméstica, cocinera, nana y guardiana. Era muy sabia a su manera, tanto que cuando mi padre, su esposa y mis hermanos se fueron a vivir a Boston por unos años, se la llevaron, y ni siquiera para hacer diligencias allá, por su cuenta y sin hablar ni una palabra de inglés, tuvo jamás problema alguno. Se iba a hacer mercado sola, atendía a quienes llegaban a la casa, hablaran español o no, y hasta a misa iba con regularidad. Poco sabía yo de ella, salvo que su infancia había sido muy difícil y que su relación con su madre había sido muy tormentosa. Por eso, dice mi padre, el salado le salía bien, pero sus lágrimas guardadas se le pasaban desde las manos a los dulces que intentaba, de manera que no le quedaban sabrosos. Le sabían a melancolía.

Tan celosa era con nuestro hogar que alguna vez mi padre, siempre barbado como patriarca bíblico, llegó a casa tras haberse rasurado completamente (en toda mi vida lo habré visto así, con el rostro lampiño, solo una o dos veces) y cuando preguntó por su esposa, nuestra María, que no lo reconoció, lo miró de arriba abajo con suspicacia y desconfianza. Estuvo a punto de sacarlo de allí y hasta le insinuó, molesta, un reclamo a “la señora” por eso de estar recibiendo en casa visitas de extraños “cuando el doctor no estaba”. Así era María.

Venezuela vive “un desaliento muy grande”
Una de las cosas que más recuerdo de María era su habilidad para inventar palabras y expresiones. Cuando mis amigos de la cuadra y yo entramos en la adolescencia y, presos de nuestras hormonas, empezamos a ver a las muchachas de la zona como mucho más que simples compañeras de juegos, María se burlaba de nuestra “sangre caliente” y de nuestros “tembletes”. Cuando le echábamos broma o se molestaba con nosotros por cualquier causa nos descargaba su disgusto con un “¡No sean mifunes!”, acompañado de su nariz fruncida y de un gesto indescriptible con el pulgar de su mano. Y cuando estaba triste o se sentía mal, esto lo recuerdo especialmente, lo que nos decía con voz atribulada, era que “sentía un desaliento muy grande”.

En estos días, cuando el paralelo ya ha superado, indetenible, la barrera de los cuatrocientos, cuando hacer mercado o comprar medicinas se ha convertido en una verdadera proeza, cuando no en un acto de indignidad y humillación, cuando todos los días se reciben, cada vez más cercanas, noticias de asesinatos, de secuestros y de atracos; cuando no hay insumos ni para ganarle terreno a la muerte en los hospitales que ocupan de los niños con cáncer, he buscado una expresión que describa lo que veo en la calle, lo que percibo en cada esquina, en cada conversación captada al vuelo, lo que se siente en las farmacias, en los abastos, en las casas… y la única expresión que me cuadra es la de María: Venezuela vive “un desaliento muy grande”.

Estamos ahogados, forzando bocanadas
No se trata de la “frustachera”, esa emoción que mezcla la frustración con la arrechera. Pese a algunos episodios de los que dan cuenta las redes sociales aquí y allá, la rabia está, por el momento, domada… o dormida, ya se verá. Tampoco es apatía, pues tal y como están las cosas, el que se deja vencer por la apatía, se muere de hambre o de mengua. Es algo mucho más íntimo. Es como si el aliento, el aire, se nos estuviese escapando de los pulmones sin que podamos retenerlo. Estamos ahogados, forzando bocanadas, bajando la mirada mientras nos desgastamos en colas de mendigantes para ver qué nos toca el día que ordena nuestro número de cédula, o poniendo nuestros pulgares en máquinas, todopoderosas, que deciden por nosotros qué necesitamos o no. Vamos caminando arreados por senderos que nos repugnan y que nos hacen sentir indignos, de nuestra nación, pero lo que es más grave, de nosotros mismos. Lo peor es que no hallamos la fuerza que se necesita para, al menos, demostrar nuestra inconformidad. Nadie quiere, ni puede, arriesgarse a quedarse sin lo que necesita, o sin lo que necesitan sus hijos, solo porque alguna mañana de ignominia nos agarra con el gentilicio, el de verdad, atravesado.

Tener criterio, y hasta ser prudente, es pecado
Pero es peor la cosa. Desaliento sienten los oficialistas, cuando se les pide lealtad a prueba de balas contra la realidad inocultable de la corrupción, la ineficiencia y la ignorancia en el poder más absolutas de toda nuestra historia. Desaliento que sienten los funcionarios públicos, varias historias me han llegado de esto, cuando ven que en sus evaluaciones laborales salen “raspados” en el primer ítem que se considera de ellos, en el único que cuenta, uno que no tiene que ver con su preparación, con su buen desempeño o con sus credenciales, sino con su “compromiso con la revolución” que se mide, además, sobre la base de si fuiste o no a tal o cual manifestación oficialista o depende de si firmaste o no una carta contra las sanciones de Obama. De nada vale que en tu casa te hayan enseñado que eso de las solidaridades automáticas, mucho más cuando se trata de investigaciones pendientes sobre hechos muy graves, contra sujetos en particular que ni siquiera conoces (que no contra Venezuela) no va. Tener criterio, y hasta ser prudente, es pecado.

El pueblo va por un lado y los políticos van por el otro
Desaliento también sienten los opositores, que no ven reflejadas en sus liderazgos políticos sus angustias. Acá pareciera que en casi todos los casos, el pueblo va por un lado y los políticos van por el otro. La muestra está en los pases de factura, y en las diatribas y peleas entre los partidos opositores, por las posibles candidaturas a la AN ¿Dónde están el plan alternativo, o las acciones concretas para lograr que éstas tengan lugar a tiempo y para que en ellas se respete de verdad la voluntad del pueblo? No escucho sino llamados a dar “saltos de fe”, y eso no nos basta; también promesas de cambios “mágicos”, que nadie con dos dedos frente puede dudarlo, no serán tales, no serán inmediatos ni dependen de si se tiene la mayoría en la AN o no, sobre todo cuando son muy pocos los diputados opositores hoy activos, los propuestos por los mismos que ahora se los pelean o los imponen, que han cumplido tras ser electos sus funciones con seriedad. Eso por no hablar de los que han dado impresionantes saltos de talanquera ¿Dónde están las garantías de que, al menos, los nuevos “ungidos” asistirán con regularidad a las sesiones? ¿Cómo evitamos las traiciones o que a la vuelta de unos meses a algunos “les pique” la curul y ya anden ofreciéndose para cualquier otro destino público, dejando a sus electores, a los que confiamos en ellos, como la guayabera? Revisen los trabajos hechos sobre esto por Pedro Pablo Peñaloza, Laura Weffer, o por otros comunicadores, para que entiendan de lo que estamos hablando.

Hora de defender nuestro futuro
En uno y otro bando, los venezolanos nos merecemos más. Es el futuro el que está en juego. Es hora de defenderlo. Solo así venceremos a “este desaliento tan grande” en que se ha convertido nuestro país

CONTRAVOZ
Gonzalo Himiob Santomé


Producción de petróleo de EEUU debilitó a la OPEP y está noqueando a sus adversarios, @carlosvilchezn


Por Carlos Vilchez Navamuel, 24/05/2015

Estados Unidos de Norteamérica está por convertirse en el mayor productor del mundo de petróleo, las consecuencias de esto han sido devastadoras para algunos países como Irán, Rusia, Venezuela y un debilitamiento del cartel de petróleo más conocido, la OPEP, pues sus decisiones dictatoriales para imponer los precios del barril de petróleo ya no tienen la misma fuerza que tenían en las décadas pasadas.

i bien es cierto que unos cuantos países productores se han visto afectados con la baja del precio del barril de petróleo, el mundo entero se ha beneficiado en la rebaja de los combustibles en general, el precio del barril de petróleo se ha mantenido en las últimas semanas cerca de los $60 dólares lo que hace que todos los consumidores estén felices, los precios de los combustibles en la mayoría de los países han bajado, esta reducción del precio del barril del pétróleo le da un respiro al comercio y a la industria mundial, un ejemplo de ello ya lo hemos visto hecho realidad, las líneas aéreas han reducido sus tarifas y con ello el turismo a nivel global empezará a aumentar.

Parece increíble, pero elevar la producción de petróleo en los EEUU ha sido también la mejor solución de ese país y posiblemente la menos pensada para doblegar a sus enemigos, especialmente a esos gobiernos que se supone están en contra del imperio gringo, así nos lo explica, Andrew Higgins en un artículo publicado en diciembre del año pasado, Higgins nos dice entre otras cosas que “El desplome del precio del crudo sacudió el orden económico y político mundial, un giro en la rueda de la fortuna que fortaleció los intereses de Estados Unidos y llevó al borde de la crisis financiera a varios grandes países exportadores de petróleo, en especial, a los hostiles a Occidente, como Rusia, Irán y Venezuela”. Además nos dice que “Edward N. Luttwak, asesor de larga data del Pentágono, dijo “La caída del precio está noqueando a los principales adversarios de Estados Unidos” sin que el gobierno tenga que hacer nada”. Y afirmó “Es un enorme impulso para Estados Unidos: tres de nuestros cuatro adversarios más activos están seriamente debilitados y su margen de maniobra se ha visto gravemente reducido”.

Más adelante añade “Pero la onda expansiva va mucho más allá. El desplome del crudo podría influenciar en las deliberaciones de Irán sobre llegar o no a un acuerdo con Occidente por su programa nuclear. También podría forzar a los petro-Estados de Medio Oriente a una reevaluación de su rol de administradores del suministro mundial de crudo. Y podría impulsar la economía de los grandes consumidores de petróleo, como Estados Unidos y China. Tal vez, incluso haya sido el empujón que faltaba para que Cuba decidiera sellar su acercamiento a Washington”. http://www.lanacion.com.ar/1755410-petroleo-barato-el-arma-menos-pensada-de-estados-unidos-para-doblegar-a-sus-archienemigos

Como bien lo dijo el año pasado, Sun Xingji, en The Beijing News “Un petróleo más barato supone una presión más alta para países como Rusia y Venezuela, (nosotros añadiríamos también a Irán) porque daña gravemente sus bases económicas. Un dólar fuerte combinado con una caída del rublo ruso es aún más preocupante ya que la economía rusa atraviesa un momento de tensión debido a las sanciones financieras impuestas por Estados Unidos y Europa”. http://spanish.peopledaily.com.cn/n/2014/1029/c31619-8801767.html


Carlos Vilchez Navamuel
http://www.carlosvilcheznavamuel.com/
@carlosvilchezn

El futuro ya empezó, por @EdgarRiveroUNT

Edgar Rivero mayo de 2015

He querido titular así este artículo para expresar mi regocijo y el de todos los factores democráticos, por el despertar de los portugueseños. Fue un largo letargo que mantuvo a buena parte de los portugueseños, desconectados de la realidad. Ya Portuguesa despertó y se dio cuenta de que no podemos seguir transitando por Caminos de Equivocación, porque en poco tiempo no tendríamos nada que dejar a nuestros hijos, más que la vergüenza de no haber hecho nada por impedirlo. De allí, nuestra determinación para impulsar y sentar bases firmes para los profundos cambios democráticos que requiere Portuguesa y Venezuela entera.

La recién concluida jornada electoral de la alternativa democrática como primer paso, demuestra cómo poco a poco podemos ir ganando los espacios perdidos. Ya está terminando el oscurantismo y vislumbramos la luz al final del túnel. Basta con este proceso interno de primarias, para avivar en toda Portuguesa ese clamor colectivo que exige un futuro seguro y Portuguesa sabe que esto sólo lo ofrecen las organizaciones políticas democráticas y el resto de la sociedad civil organizada. Un futuro donde el respeto a la vida no sea un mito, donde ser independientes, conseguir alimentos, medicinas, electricidad y la posibilidad de tener un hogar propio no sean lujos impensables.

Sin dudas, hemos dado en el clavo. Hemos generado conjuntamente con el esfuerzo de muchos, en especial de los precandidatos participantes, un efecto positivo de conciencia social, que anima a la sociedad volver a transitar por la vía democrática cívica y pacífica; donde el elemento del voto, se convierte en el instrumento para estimular a los más afectados por la crisis económica, a organizarse de forma integrada y en apego al respeto de la Constitución de la República; crear los espacios de rebeldía y transformación del actual régimen, por nuestro antiguo, seguro y confiable sistema democrático.

La crisis económica y moral sin precedente que vive nuestra nación, generada por la insuperable incapacidad del desprestigiado régimen dictatorial, nos obliga a plantearle al país una alternativa de cambio a tan grave situación en la que está sumido nuestro país. Una alternativa que pasa por afianzar y consolidar el concepto de la Unidad, que nos permita participar y ganar con fuerza y determinación las elecciones parlamentarias, para conformar una verdadera y digna Asamblea Nacional, en garantía de poderes públicos independientes, al tiempo de ir limpiando todo el desastre, ocasionado por tantos delitos cometidos contra el país.

Por ello, es imperativo, continuar avanzando; dejar de un lado cualquier vestigio de individualismo. Después de este gran paso dado al frente en aras del cambio, es prudente mejorar la comunicación, el acercamiento, los acuerdos, el respeto y la tolerancia para dilucidar los mejores caminos, superando posibles y humanas diferencias, en aras de consolidar la Unidad en la esfera política de nuestra entidad, pero privilegiando el respeto al pluralismo y diversidad, que ha caracterizado a los factores que pertenecen a la Mesa de la Unidad Democrática.

Tenemos el deber moral de rescatar esa Venezuela que nos robaron, que nos arruinaron. Venezuela no quiere estar en colas, no quiere seguir reducida a una economía de “bachaqueros”. Venezuela quiere confianza para invertir y ofrecer pleno empleo. Portuguesa quiere sembrar y producir alimentos. Ese país que éramos hace unos 15 años y que nuestros hijos menores de edad no conocieron, ahora con una política vinculada más a lo social y bienestar común, lo podemos recuperar y será mejor que antes, porque sin lugar a dudas, aprendimos la lección.

Por todas estas razones generadas de esta nueva y exitosa experiencia política – electoral, puedo afirmar sin temor a equivocarme que el futuro para Portuguesa ya comenzó. Es crucial continuar mejorando sobre la marcha, implementar nuevas ideas, acciones, estrategias que le garanticen al electorado que sí le vamos a dar un vuelco a nuestra realidad numérica y que esta vez sí obtendremos un número representativo de nuevos diputados demócratas.

Finalmente, ya no hay excusas; tampoco vuelta atrás. A este tren de la reconstrucción, Dios mediante, no lo detiene nadie. El futuro ya empezó para Portuguesa, porque comenzó la recuperación de la democracia y la dignidad venezolana. Ahora más que nunca recobra fuerza la premisa: si nosotros cambiamos, cambia Portuguesa y por ende esta patria llamada Venezuela. Adelante, Portuguesa que el futuro ya empezó.

Edgar Rivero

riveroeeea@gmail.com

UNIDAD Y CORAJE, por Demetrio Boersner

Demetrio  Boersner 21 de mayo de 2015

Se acelera el desmoronamiento del régimen autoritario venezolano   por efecto de su  incapacidad administrativa, su corrupción, y su  política económica autodestructiva, que liquidó al sector  privado sin crear un sector público o social capaz de reemplazarlo. Por la creciente parálisis de la producción interna, la fuga de divisas y la inflación galopante, el país ha llegado a un nivel de desabastecimiento crítico y al colapso hasta de las “misiones” asistencialistas, todo lo cual comienza a traducirse en protestas incontrolables de un pueblo airado y desesperado..

      Ante este panorama, el régimen ya no tiene siquiera la posibilidad del recurso a una mayor estalinización  con  represión más total y un racionamiento más drástico de los bienes de consumo.  No sólo le faltan  los rescursos y la habilidad  para ello, sino también se enfrenta a una reprobación cada vez más firme del entorno exterior, y ya no puede contar siquiera con la ayuda experta de represores cubanos, ya que el gobierno de La Habana ha escogido el encomiable rumbo de la reforma y la reconciliación con el mundo liberal.  Por ello,  nunca antes ha sido tan prometedor el ambiente para una oposición democrática decidida a andar con espíritu unitario y con coraje hacia la conquista del poder,  principalmente por la vía electoral.

      El indudable éxito de las primarias de la MUD, celebradas el 17 de mayo en algunas circunscripciones con la participación de más de 640 mil electores, fortalece grandemente la probabilidad de un contundente triunfo de los demócratas en las elecciones parlamentarias de fines del presente año.  La alta participación en las primarias despeja la tesis pesimista, o patrocinada por el chavismo, de que el pueblo, si bien repudia la mala gestión del gobierno, no por ello estaría dispuesto a dar su voto a los opositores.  El cuadro actual más bien hace pensar que la Unidad Democrática podría triunfar por mayoría arrolladora, aunque sólo fuere por el imperioso anhelo popular de castigar al régimen indigno.

        Pero la victoria de la oposición podría quedar frustrada si no se fortalece y se mantiene su unidad, con la superación de ambiciones o resentimientos personales.  A estas alturas no son  excusables, ni los radicales de derecha que desde el confort del “exilio” denigran a quienes luchan dentro del país, predican  la abstención y propagan  ilusiones golpistas, ni tampoco los divisionistas que, por motivos inconfesables o por rencores mezquinos, atacan a la MUD y los partidos políticos que la integran, y pregonen “terceras alternativas” que no tienen ningún asidero en una realidad obviamente bipolar.

      Por otra parte, es importante que la MUD no se deje ilusionar por sus comienzos de éxito electoral hasta el punto de olvidar que no estamos en democracia sino bajo la férula de una “dictadura del siglo XXI” que oculta su naturaleza despótica bajo una  fachada de formalismos leguleyos.  Ante un régimen que amenaza con eliminar los cuadernos de votación y que de día en día inventa nuevas “sorpresas” para desconcertar a la ciudadanía, los demócratas deben evitar cualquier “electoralismo” excluyente y recordar que toda liberación requiere un pueblo alerta y capaz de movilizarse eficazmente en defensa de sus derechos.


¿CUÁNDO SON LAS PARLAMENTARIAS?, por @JeanManinat

Jean Maninat 22 de mayo de 2015

A estas alturas del juego, las paredes y muros de Venezuela deberían estar atiborradas de pintas con la interrogante acerca de la fecha definitiva en que tendrían lugar las elecciones parlamentarias. Seguramente la escasez de aerosoles en el mercado, o una voluntad férrea de no contribuir más con la polución visual de los espacios urbanos lo ha impedido. Pero esa es la pregunta política del momento. El aguijón en la retina que no deja dormir en paz a los altos mandos del socialismo del siglo XXI. Su reloj no marques las horas…

Hasta no hace mucho, mencionar las elecciones parlamentarias podía levantar olas gigantescas de ira en los sectores más radicalizados de la oposición, con su consecuente reflujo de cacería de brujas en pos de los herejes entreguistas, colaboracionistas -vichystas, soltaban los más sofisticados- a los que endilgaban el fracaso de su búsqueda de una salida inmediata y hecha a su medida. Todo pareciera indicar que han puesto en remojo las viejas consignas a la espera del primer avance democrático -un eventual triunfo de la oposición en las elecciones parlamentarias- para salir a exigir de nuevo el todo por el todo y acusar de blandengues a quienes no los sigan. Escríbalo.

El alto mando del llamado “proceso revolucionario” ha venido de traspié en traspié, de mango en mango, sin dar señales de querer comprender lo que está sucediendo y menos aún mostrar atisbo alguno de querer enmendar la ruta hacia el precipicio. Su credibilidad se desvanece al ritmo de las reservas internacionales del país, y ni siquiera los incondicionales aliados regionales de siempre quieren aventurarse al mar de la solidaridad con esa roca roja rojita atada al pescuezo. De allí la preocupación creciente porque se realice la consulta electoral que está pautada para este año y se inicie un proceso de diálogo democrático verdadero en el país. Al menos esos son sus deseos públicos.

Una persona tan recatada como la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha permitido que su canciller sugiera -es una palabra fuerte en el lenguaje diplomático- que las elecciones parlamentarias se lleven a cabo con certeza. Otro tanto hizo la presidenta de Chile, Michelle Bachelet; y en su momento lo pidió el grupo de expresidentes comprometido en promover la recuperación democrática de Venezuela. Y, aunque usted no lo crea, hasta el nada imparcial secretario general de Unasur, sí, sí, ese mismo… Ernesto Samper, manifestó recientemente su deseo de que las elecciones se realicen “cuanto antes”. Por primera vez en mucho tiempo, empieza a surgir una presión importante a nivel internacional para que el gobierno y el CNE respeten la trasparencia de los procesos electorales en Venezuela. Es un dato que no debería ser menoscabado.

¿Cuándo son las parlamentarias? Es una pregunta que puede convertirse en el detonante de una campaña internacional potente, que podría presionar al CNE para que cumpla con sus funciones sin dejar espacios libres para la sospecha de lenidad frente al Poder Ejecutivo, y que abriría paso a una eventual veeduría electoral externa efectiva. Difícilmente algún gobierno podría sustraerse a un llamado a garantizar la pulcritud de un evento electoral que, como las elecciones para renovar la Asamblea Nacional, ha cobrado una dimensión determinante para la salud democrática de la región.

La MUD ha hecho una labor excepcional -a pesar de tantas dificultades- para organizar la escogencia de candidaturas con transparencia y responsabilidad. Una vez que comience la campaña se debería evitar toda tentación de darle contenidos épicos, característica de movimiento telúrico plebiscitario, de regreso a la salida y sus calles ciegas. Recuperar la dignidad de la Asamblea Nacional, devolverles a los diputados su condición de representantes del pueblo que los eligió, recobrar su independencia frente al Poder Ejecutivo y obligarlo a rendir cuentas de sus acciones, ya serían logros inmensos, fundamentales para la recuperación democrática del país. El poder lo sabe y quiere impedirlo.


Reporte Unidad, noticias sin censura 25 de Mayo 2015, @unidadvenezuela y @fuerzaunionVe



Para @PartidoUNT: Gobierno aplica perverso esquema de amedrentamiento para ocultar su fracaso

Prensa UNT 25 de mayo de 2015
@PartidoUNT

El gobierno nacional está instrumentando un esquema perverso de persecución judicial contra la oposición política, gremios y líderes sociales, que hagan denuncias sobre los problemas de escasez, desabastecimiento, fallas en los servicios de electricidad, agua y bajos sueldos y salarios, con la intención de evadir su responsabilidad sobre la crisis económica, política y social que enfrentan los venezolanos.

El señalamiento lo hizo en rueda de prensa la vicepresidenta de Un Nuevo Tiempo y diputada al Parlamento Latinoamericano, Delsa Solórzano, acompañada del Concejal del municpio Chacao, Diego Scharifker y del Secretario de Políticas Públicas, Ysrrael Camero, con el fin de denunciar la estrategia perversa del gobierno de culpar a la oposición de todos males del país.

Explicó Solórzano que el gobierno primero arremetió contra los empresarios usando el argumento de la supuesta guerra económica, apresaron a directivos y propietarios de varias cadenas de distribución de alimentos y productos básicos. También incrementó la persecución contra los Medios de Comunicación Social.

“Emprende el mismo esquema contra los medios de Comunicación Social, con la no renovación de concesiones, el no facilitar las divisas para adquisición del papel periódico para los medios impresos y persecución contra directivos de los medios que publican diariamente las noticias y denuncias contra un gobierno que pretende limitar la libertad de expresión”.

Ahora, el esquema instrumentado por el gobierno persigue y amedrenta a quienes denuncian los problemas que aquejan a los venezolanos. Venezuela está inmersa en una grave crisis de servicios públicos, muchas ciudades del país enfrentan severos racionamientos de agua potable, cortes no programados de electricidad, falta de insumos en los hospitales para atender a los pacientes, situaciones que son responsabilidad del gobierno nacional, no de la oposición, o de los gremios o líderes sociales que formulan la denuncia, como lo quiere hacer ver el gobierno.

“Tenemos ejemplos concretos como es el caso de Daniel Ceballos y Leopoldo López. El primero fue trasladado a la cárcel de San Juan de los Morros y el segundo es objeto de medidas disciplinarias injustificadas. Se quiere castigar a Leopoldo y a Daniel por haber levantado su voz desde la cárcel en contra de la existencia de 87 presos políticos y haber solicitado la convocatoria inmediata dela elección parlamentaria”.

Igualmente se refirió al caso de Luis Loaiza, presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad de Los Andes (APULA) y presidente del partido Un Nuevo Tiempo en la entidad merideña, a quien, se conoció extraoficialmente, le van a dictar orden de captura “por denunciar que los profesores universitarios de la ULA se están muriendo de hambre, porque nadie vive con un sueldo de 5 mil bolívares mensuales”.

UNT seguirá denunciando

Solórzano precisó que los diputados y concejales de UNT se mantendrán en la defensa de los derechos de los ciudadanos, porque no es responsabilidad de los denunciantes los problemas que aquejan al país, como la falta de agua potable en la zona metropolitana Caracas denunciada por el Concejal de Chacao Diego Scharifker. El edil ha denunciado que el gobierno durante la administración de Chávez asignó más de 480 millones de dólares en el 2011 para la construcción del embalse de Cuira en el marco del proyecto Tuy IV, obra que nunca se terminó, por lo que no hay suficiente agua para Caracas.

“¿Dónde está el dinero para la construcción de ese embalse?, ¿Por qué el dinero se otorga en Venezuela a obras públicas y después aparece en Andorra?. No es Diego Scharifker el responsable, ni la sequía, ni el niño, ni la niña, es el Estado Venezolano que no controla la corrupción”.

Recordó igualmente la diputada el Caso Yacambú-Quibor en el Estado lara. “No es el diputado Guillermo Palacios el responsable de que no haya electricidad en el estado Lara, de lo que sí es responsable es de haber denunciado que se han invertido más de 1000 millones de dólares desde el año 2010 en el Complejo Yacambú-Quibor, y aún no se ha concluido la obra y persisten las severas fallas de electricidad en todo el occidente del país”.

Indicó que son muchos los casos que están siendo denunciados por opositores al gobierno, gremios, profesores, sindicalistas, amas de casa, médicos, quienes están siendo amenazados, perseguidos o apresados por denunciar la ineptitud del gobierno, que ponen en evidencia que su modelo fracasó.

UNT ratifica solicitud inmediata de convocatoria a la elección parlamentaria

Finalmente destacó que este fracaso que tiene al país sumergido es esta terrible crisis, solamente va a tener solución con un cambio político urgente y que se puede lograr a través de la convocatoria de la elección parlamentaria que debe ocurrir este año, de acuerdo al mandato constitucional.

“Un Nuevo Tiempo ratifica la solicitud de la convocatoria inmediata al proceso electoral. Señora Tibisay Lucena, los venezolanos tenemos derecho a expresarnos y a canalizar nuestras insatisfacciones, disgustos y rechazos a través del voto, porque así lo establece la constitución y usted tiene la obligación de cumplir con el mandato constitucional. Nosotros en UNT seguiremos denunciando porque a lo único que le tenemos miedo es al silencio cómplice, a perder la democracia, no a la persecución del gobierno”.

Prensa UNT

@PartidoUNT

Afirma José Luis Rodríguez: "Atropellos contra presos políticos debemos cobrarlos ganando la AN", por @PartidoUNT

Prensa UNT 25 de mayo de 2015
@PartidoUNT

El presidente de Un Nuevo Tiempo Miranda, José Luis Rodríguez, condenó el traslado de Daniel Ceballos a la Penitenciaria General de Venezuela (PGV) en condiciones que, a su juicio, son violatorias de sus Derechos Humanos.

“Ceballos ni siquiera debería estar preso, pues su sentencia a 11 meses de prisión, que también fue injusta, ya se cumplió. Es un preso político, de eso no hay duda, y tal condición ya vulnera sus Derechos Humanos, pero tal violación se profundiza cuando es trasladado a un penal con presos comunes, donde uno de los últimos motines dejo cinco reclusos muertos”, expresó.

Para Rodríguez, se trata de un pase de factura por ser candidato a la Asamblea Nacional luego de que el régimen le quitara, de facto, la Alcaldía de San Cristóbal, donde había sido electo por votos.

“Estos atropellos debemos hacerlos pagar con una andanada de votos en las próximas elecciones parlamentarias. Hay que ganar la Asamblea Nacional y empezar a dar un cambio en este país, pues la situación social es insostenible y los derechos políticos tampoco están garantizados. Por todos los flancos estamos mal y esto hay que revertirlo”, sentenció.

Resaltó que en estos tiempos la Unidad en las filas opositoras debe prevalecer, pues sostiene que sin importar los partidos a los que se pertenezca y la ideología que se tenga, Venezuela necesita un cambio para progresar.

Prensa UNT

@PartidoUNT

lunes, 25 de mayo de 2015

Insulza lamenta el silencio de la OEA con respecto a lo que sucede en Venezuela, @carlosvilchezn


Por Carlos Vilchez Navamuel, 20/05/2015

Las recientes declaraciones del ambiguo Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza a la AFP asombran y dejan mucho que pensar sobre él y el desempeño de esta organización.

Entre otras cosas Insulza afirmó que “La Organización de Estados Americanos (OEA) falló en no adoptar una “actitud colectiva” y manifestarse sobre la crisis en Venezuela, aunque el diálogo político tendrá que ser resuelto sin injerencia externa”. Y añadió “Creo que ha sido muy lamentable que la OEA no haya tomado una actitud colectiva con respecto a Venezuela, cualquiera que sea, o que no haya habido una declaración”.

La nota publicada por AFP añade que “Para el secretario general de la OEA, Venezuela debe resolver problemas económicos, de política cambiaria, desabastecimiento o de producción, “pero para eso hay que crear condiciones políticas, y en eso el diálogo en indispensable”. Aunque el diálogo sea esencial, añadió que “las señales de los últimos 14 meses no han sido las mejores. El gobierno no ha hecho concesión alguna, y se enorgullece de no haberlas hecho”. http://www.afp.com/es/noticias/exclusiva-afp-para-insulza-silencio-de-oea-sobre-venezuela-fue-lamentable

Pero uno se pregunta: ¿Por qué el Secretario General de la OEA no levantó la voz ante todos los asambleístas de esa institución como lo está haciendo ahora que va a dejar su puesto? ¿Cuál fue el trabajo puntual que hizo el secretario general de la OEA en favor de Venezuela en estos 10 años? La verdad es que todos los que hemos visto su desempeño sentimos que quedó debiendo a la democracia en general.

Lleva razón el venezolano, Eduardo Velasco, cuando comenta estas declaraciones en su artículo titulado “Insulza: Del verbo inútil a la desvergüenza descarada” entre otras cosas dijo: “A estas alturas de la historia “revolucionaria” venezolana, pocas cosas pueden llegar a sorprendernos o asombrarnos. Sin embargo las declaraciones del señor José Miguel Insulza, acerca de la lamentable decisión de la OEA de no haber prestado atención a la situación en Venezuela, son aún más lamentables, por no decir que vergonzosas”.     http://eduardovelascot.blogspot.com/2015/05/insulza-del-verbo-inutil-la.html?spref=fb

Sin embargo, a la par de esto hay que reconocer que la OEA por el momento está tomada (por no decir comprada) por el grupo que dirige el ALBA, cualquier intento de parte de cualquier país por buscar que se señalen las constantes violaciones a los derechos humanos y a lo que ocurre con las instituciones públicas en Venezuela y se sancione a su gobierno, fallará, porque los países que están en contra no tienen los votos suficientes para sancionarlo.


Carlos Vilchez Navamuel
@carlosvilchezn

Por una nueva AN, como debe ser, Micro de @Ciudadaniactiva



Unidad y Cambio, por Omar Barboza Gutiérrez

Omar Barboza Gutiérrez mayo de 2015

El momento del cambio político ha llegado, comenzará con un gran triunfo de la Unidad Democrática en las próximas elecciones parlamentarias nacionales. Por eso desde antes que se celebraran, la desesperación del oficialismo condujo a los principales representantes del cogollo oficialista a tratar de descalificar las elecciones primarias de la oposición, porque eso fue lo que acordaron en ese gran laboratorio de mentiras en que han convertido al Palacio de Miraflores.

El éxito de las primarias de la Unidad es indiscutible, y por eso es que afirmamos que con ese evento se puso en marcha el cambio político en Venezuela. La MUD tenía prevista la participación de unos 350.000 electores en vista de que se celebrarían en sólo 33 Circuitos electorales, sin publicidad para promoverlas, tomando en cuenta además que muchos de los opositores solo participan en la elección definitiva porque es la que les interesa, y muchos de los empleados públicos o relacionados con empresas del Estado, para evitar represalias, no participan en una elección que es solo entre opositores, pero que si irán a votar por la Unidad el día definitivo para las parlamentarias. Sin embargo las previsiones de la MUD se quedaron cortas, ya que acudieron a votar 641.374 electores, lo que se puede comprobar a través del CNE, y da una idea de la disposición mayoritaria de los venezolanos para participar votando con la finalidad de producir un profundo cambio político en nuestro país.

Las críticas del oficialismo a nuestras primarias también tienen el objetivo de camuflar el simulacro de primarias que organiza el PSUV, donde 1.152 candidatos solo pueden aspirar a 87 cargos, dado que el resto, los 80 cargos que tienen más chance de salir, se los reservan Maduro y la cúpula del PSUV para luego proclamar que hicieron el proceso más democrático de la historia, pero ya el pueblo se cansó de sus mentiras.

La sociedad democrática volverá a demostrar en este proceso, que la Unidad es la estrategia vital para derrotar al proyecto contra natura que hoy gobierna a Venezuela. La madurez y responsabilidad histórica de la dirigencia política opositora, acompañada por el pueblo, se impondrá a las maniobras del gobierno y de los tránsfugas alquilados para dividirla, y a pesar de nuestra pluralidad política, saldremos con candidatos únicos para todos los cargos a elegir, porque imperará el interés superior que representa la obligación que tenemos de sacar a Venezuela de esta pesadilla, y conducirla hacia un futuro de progreso y paz con libertad.

La inmensa mayoría de nuestro pueblo quiere un cambio porque los hechos lo han convencido de que no es posible superar los problemas y dificultades actuales, mientras permanezcan en el poder quienes las han causado, destruyendo nuestra economía y dividiendo a la población incitándola al odio entre hermanos, con la finalidad de imponer un proyecto totalitario que solo beneficia las desmedidas ambiciones personales de los que forman parte del grupo que ejerce el poder de espaldas a los intereses y necesidades del pueblo venezolano. Han despilfarrado la inmensa fortuna que le ha ingresado al país por su petróleo, y con su actuación lo que han generado es escasez, alto costo de la vida, inseguridad personal, y mucha corrupción con impunidad.

El propósito nuestro está claro, es el de poner la Asamblea Nacional al servicio del pueblo y no del gobierno, ejerciendo a plenitud las facultades constitucionales del Poder Legislativo venezolano, especialmente las de control del uso de los dineros públicos y de la gestión del gobierno y de los miembros que lo integran. Hoy la Asamblea Nacional es una oficina más del Poder Ejecutivo, y a cambio de ello los integrantes de la fracción parlamentaria del oficialismo reciben los favores y privilegios con los cuales les pagan por estar arrodillados ante el poder, en vez de representar a sus electores. Mientras los parlamentarios de la Unidad Democrática orientamos nuestra presencia en ese cuerpo para dar testimonio de resistencia democrática en representación de nuestros electores, la mayoría oficialista impide que se traten los problemas que afectan la calidad de vida de la gente y los intereses de Venezuela.

La Venezuela de los sueños de la inmensa mayoría de nuestros compatriotas, solo tiene dos candidatos para las próximas elecciones parlamentarias: la Unidad y el Cambio, para lograr modificaciones políticas, económicas y sociales profundas que el pueblo venezolano se merece y necesita con urgencia.

Omar Barboza Gutierrez

barbozaomar@yahoo.com