domingo, 1 de febrero de 2015

¿Quiere Dios lo que nos sucede?, por @rafluciani

RAFAEL LUCIANI sábado 31 de enero de 2015

Los cristianos creemos que en la praxis de Jesús se revela la voluntad de Dios y por tanto lo que Él provee o no. Jesús entiende que el desarrollo histórico de los pueblos no depende del azar o la improvisación, como tampoco de un supuesto destino escrito. La historia se construye y se asume responsable y honestamente. Su medida será la altura de nuestra propia humanidad.

Por ello, un primer paso es reconocer las cargas que soportan las mayorías, así como lo vio Jesús en su pueblo (Mt 15,28) fruto de políticas discriminatorias. Otro es la apuesta por el camino de la justicia y la verdad (Mt 21,31), a diferencia de quienes optan por la violencia (Lc 20,19) y el autoritarismo (Lc 9,54) para sostenerse en el poder. Pero, ¿será que hacemos caso a líderes que, como en otrora, actúan como ciegos que guían a otros ciegos (Mt 15,12)?

Así como nosotros, también Jesús se preguntó qué es lo que Dios quiere y puede proveer en una sociedad fracturada y desesperanzada. La respuesta no la encontró en los políticos de turno, sino en los profetas: «algo espantoso ha ocurrido en este país y mi pueblo tan campante» (Jer 5,30-31), mientras «la maldad no tiene límites» (Jer 5,28). «¿Es que acaso no buscan tus ojos la verdad?» (Jer 5,3), «no ves que el salario no alcanza para subsistir» y la «inseguridad reina» (Zac 8,10). «¿Sabremos discernir lo que sucede a nuestro alrededor?» (Lc 12,56-57).

Dios no quería lo que sucedía ni proveía su favor al poderoso o al victimario. Estos pensaban en el propio beneficio mientras la gran mayoría padecía sufrimientos. Jesús denunció todo esto usando parábolas, contando cómo muchos tenían que ir a las plazas a sortear un día de trabajo (Mt 20,1) y había hambre (Lc 16,19-21), mientras que la indolencia crecía (Lc 11,5-7). Clamaba: ¿hasta dónde llega la indolencia? ¿es que no se quiere la paz? (Lc 19,41-42).

Muchos conflictos son producidos por dos tipos de personas. Primero, aquellos que absolutizan credos religiosos o adhesiones ideológicas por encima de cada persona concreta y sus necesidades reales. Segundo, los que con su indolencia indiferencia permiten que las cosas sigan empeorando cada vez más. La historia parece repetirse. Tanto que nos asombra encontrar a un corazón compasivo (Lc 10,36-37) a quien le duela lo que sucede (Lc 18,18) y reaccione sin dejarse corromper por el poder o el dinero.

Debemos recuperar el discurso de la justicia social por la vía de la paz y la praxis de la solidaridad fraterna (Mt 5,6.9-10). Para ello, es indispensable que desabsoluticemos las propias ideologías y los credos que nos separan y polarizan, e impiden que reconozcamos lo mal que estamos. Jesús nunca apoyó una revolución política o religiosa. Sabía sus consecuencias. Pero sí impulsó procesos de cambio social y cultural porque entendió que solo «habría paz si se siembra» (Zac 8,12) y «de su construcción dependería nuestro desarrollo humano» (Mt 5,9).

En nuestro contexto no es Dios quien hará los cambios necesarios. No somos marionetas de un destino improvisado, pero tampoco esclavos de una ideología. No perdamos la esperanza presente mientras nos roban el futuro.

RAFAEL LUCIANI
Doctor en Teología
rlteologiahoy@gmail.com

LA HORA DE LA DECISIÓN, por @RosaliaMorosB

Rosalía Moros de Borregales 31 de enero de 2015
@RosaliaMorosB

Dedicado a mi esposo, Leonardo Borregales

En nuestro mundo actual la voluntad de una gran mayoría de las personas tiende a ser tan flexible como una plastilina en las manos de un pequeño y curioso niño que la moldea a su antojo.

Ciertamente, entre el negro y el blanco existe una gama de grises, y por esa razón, la flexibilidad, la reflexión y el tiempo son buenos consejeros a la hora de tomar decisiones. Solo que en nuestro mundo actual la superficialidad nos ha transformado en personas cuyos pensamientos generalmente no son definidos, las ideas no siempre están inspiradas en los mejores sentimientos y valores; por ende, nuestra voluntad es como la ola del mar, llevada de un lado a otro por el viento de cualquier doctrina que se nos presente en el camino. ¡Nos hemos convertido en una sociedad de hombres de doble ánimo!

Un día tenemos un pensamiento claro de lo que queremos y nos decidimos por algo o alguien, para pronto sentirnos decepcionados. Vamos por el mundo como si fuéramos dioses a los que todos deben rendir pleitesía, como si nos condujéramos con tal excelencia, incapaces de herir a alguien. Pero muy profundo, en un recóndito de nuestra consciencia sabemos que las motivaciones de nuestro corazón son en un porcentaje asombroso basadas en una perspectiva egoísta del mundo, de nuestro mundo. Sí, porque eso es lo que fomenta nuestra débil sociedad, un mundo propio, mi mundo para mi solito (a), en donde todo funciona para mi bienestar, en donde todo gira a mi alrededor y se rinde ante mis pies.

Pero en nuestro mundo actual no se trata solo de la egolatría, sino lo que es aun más grave y negativo para nuestra sociedad, la carencia de valores y la practica constante de sus contrapartes, los antivalores. Les decimos a nuestros hijos que no deben mentir, solo un cliché. Luego mientras vamos en el camino nos escuchan inventar un cuento para justificarnos deliberadamente por una actitud errada. Después de todo, somos adultos y ya nadie nos debería corregir; hacemos y decimos lo que queremos. Les damos jarabe de lengua, les insistimos en que debemos conducirnos con integridad, les decimos "pórtate bien", y tristemente nuestro comportamiento está basado en conveniencias. Casi todas nuestras decisiones toman el camino del atajo, y están motivadas en el mí y en el yo. 

Para colmo, podemos añadir a este análisis otro factor que nos está aniquilando como individuos y consecuentemente como sociedad: vivimos en el mundo de la inmediatez. Pero la vida no puede ser como una noticia que se origina del otro lado del planeta y en tan solo instantes es de nuestro conocimiento. No puedes ser un hombre a los 12 años por más que quieras; no puedes convertirte en un profesional si no recorres cada paso del proceso, no puedes tener una casa sin antes poner ladrillo sobre ladrillo; por más que anheles un hijo debes esperar paciente o impacientemente el proceso natural de la procreación, la gestación, y aun después, del alumbramiento. ¡Todo en la vida es un proceso! Y nuestras decisiones dependen de cómo hayamos caminado en el proceso de nuestras vidas.

Creo que nos ha llegado la hora de tomar decisiones. La hora de hacer una introspección y preguntarnos, no qué esperamos nosotros de nuestro país sino qué le hemos dado. Nos ha llegado la hora de dejar el egoísmo de un lado, la hora de decidir por nuestros hijos y nuestros nietos, por el futuro de nuevas generaciones. Nos ha llegado la hora de la integridad; la hora en la que nuestro sí debe ser SÍ y nuestro no debe ser NO. Nos ha llegado la hora en la que la indiferencia podría pasarnos una factura muy elevada; en la que el continuar persiguiendo nuestros propios y mezquinos intereses podría convertirse en un búmeran. Nos ha llegado la hora de los valores que no se negocian y de la decisión que determina un nuevo camino.

¡ Nos ha llegado la hora de los hombres, y los niños deberían irse a la cama! 


sábado, 31 de enero de 2015

Unidad para el cambio, por @LuisMedeirosUNT

Luis Medeiros enero de 2015

Los venezolanos iniciaron el 2015 con retos, complicaciones y hasta podría decir uno aventuras inesperadas en el afán sobrevivir en la Venezuela de la Revolución Bolivariana. En el sector oficialista, la ceguera causada por el hambre de poder que padecen los jerarcas de la tolda roja hace improbable una salida a corto plazo de la grave crisis económica que golpea al pueblo venezolano. Crisis económica, por cierto, consecuencia de una serie de medidas y políticas implementadas por el gobierno de Chávez y continuadas por Maduro, con la bendición mágica de los precios del petróleo. Actualmente, sin esa bendición y amparo, Nicolás busca desesperadamente culpar la oposición, tildándola de conspirar una guerra económica aliada con los intereses de los imperios burgueses y oligarquías neoliberales

Después de más de década y media de la Revolución bolivariana en el poder, el pueblo venezolano ya no come cuento sobre los errores de la cuarta, y precisamente son en las clases populares donde el descontento se ve cada día más generalizado. No hay sector de la población venezolana que sufra más los estragos del mal manejo económico del gobierno que los más desfavorecidos. Si bien es cierto el gobierno logró implementar programas sociales que causaron gran impacto en la base de la población, el desplome de los precios del petróleo hace difícil mantener el apoyo a un régimen que ya no tiene como ofrecer sus programas sociales al pueblo, como diría el refrán popular, “amor con hambre no dura”.

La alternativa democrática venezolana tiene un gran reto, con una oportunidad de oro para cambiar definitivamente el rumbo de nuestra Nación. El reto es saber canalizar el descontento nacional y convertirlo en acción popular y organizada para movilizar a la población de cara a las próximas elecciones parlamentarias que deben realizarse este año. El pueblo exige a la oposición seriedad en el asunto, dejar a un lado rencillas y agendas personales para concretar un clamor que cada vez toma más fuerza en el sentir popular: cambiar el rumbo de nuestro país. La oposición venezolana debe dejar atrás la filosofía de crecer en base a los desaciertos del régimen e ir mucho más allá, el pueblo quiere soluciones, quiere propuestas, quiere acciones en concreto y acompañamiento en sus necesidades primordiales.

Venezuela cambiará su propio destino y serán los venezolanos demócratas los protagonistas de ese cambio popular. Existen quienes pretenden con agendas oscuras entorpecer grandes esfuerzos y desviar la ruta democrática. La oposición venezolana solo ha logrado victorias en la ruta democrática, a través del voto y la participación popular, los caminos verdes y atajos sólo benefician el sistema represivo del régimen y su permanencia en el poder. La oposición debe ofrecer alternativas que se parezcan al rostro del pueblo venezolano, alternativas que conozcan su realidad, sus problemas, sus anhelos. Pero, quizás, sobre todas las cosas, el clamor del pueblo en estos momentos hacia los líderes de la oposición es retomar y ejercer una consigna que por más difícil que sea, debe transformarse en realidad: Unidad. Con unidad y calle, los venezolanos estaremos destinados a cambiar el rumbo de nuestro país.

Luis Medeiros
@LuisMedeirosUNT


Ollas vacías calles llenas, 24E, @RConfidencial



Gestión del tiempo: el dilema de Alicia, @gyepesven


Por Gustavo Yepes, 25/01/2015

En la obra Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll, puede leerse un diálogo entre Alicia y el Gato, cuando ella se encontraba ante una encrucijada de caminos: “¿te importaría decirme, por favor, qué  camino debo tomar desde aquí? --Eso depende en gran medida de adónde quieres ir, -dijo el Gato. --¡No me importa mucho adónde...! --dijo Alicia. --Entonces, da igual la dirección --dijo el Gato, ¡cualquiera que tomes está bien!"

Si no sabemos a dónde vamos, cualquier camino es igual. Si no sabemos qué queremos lograr, cualquier actividad que emprendamos da lo mismo. Este concepto es clave para los que quieren  mejorar la gestión de su tiempo, tanto personal como de trabajo.

Hace unos cuantos años dictamos un curso a un grupo de Gerentes de una empresa, muy exitosa en su ramo, y conversábamos acerca de este tema cuando el Vicepresidente Ejecutivo nos solicitó permiso para decir unas palabras. En seguida comentó que la empresa, por decisión de la Junta Directiva, estaba comprometida con el logro de una serie de objetivos estratégicos, y él se acababa de dar cuenta de que ellos, los Gerentes, no habían sido informados de cuáles eran esos objetivos. De inmediato, les explicó los 5 objetivos estratégicos. Para nosotros, como Facilitadores, fue un momento muy interesante, porque logramos uno de los propósitos del curso: alinear a todos los Gerentes en torno a objetivos comunes.

Hoy en día, nos seguimos encontrando con muchos participantes que nos indican que no conocen sus objetivos de trabajo. Otros los conocen pero no se encuentran realmente comprometidos con ellos. Es impresionante la mejora en la productividad que se puede lograr por el hecho de concentrarse en trabajar con la mirada puesta en objetivos. Cuando esto sucede, ante una encrucijada de caminos, sólo debemos preguntarnos, ¿cuál de estos caminos me conduce a lograr lo que me he propuesto? Entonces, la decisión será más fácil de tomar.

La idea de concentrarse en el objetivo no es válida sólo para un trabajador. Es válida para cualquier persona en cualquier aspecto de su vida, bien sea personal, familiar o profesional. El hecho de clarificar cuál es el objetivo en un momento de incertidumbre, nos ayudará a resolver el dilema y tomar el camino más apropiado, el que nos conduce a ser más productivos con menos esfuerzo.


El Hijo de “Scarface”, @mingo_1


Por José Domingo Blanco, 30/01/2015

Si fuera cineasta, ya estaría tras los derechos de lo que luego, sin temor a equivocarme, sería una superproducción, récord en taquilla. A mi película la llamaría “El Hijo de Scarface”, algo así como una secuela de aquella que en su momento protagonizara Al Pacino, allá por los 80: “Scarface”, ¿la recuerdan? Sólo que en la mía, en mi película -“El Hijo de Scarface”- el protagonista no sería un cubano humilde con ansias de dinero y poder llegando a Miami en balsita; escalando posición a punta de malas juntas y negocios ilícitos; sino un criollito, tal vez un soldadito de poca monta –también de origen sencillo, humilde y sin mayores glorias o fortuna- que, de la noche a la mañana –bueno, tal vez, no tan de la noche a la mañana- se convierte, presuntamente, en Tony Montana II o Tony Montana “El Junior” o Scarfacito… el nombre, lo decidiría después.

Por supuesto que tendría que hilar muy bien la trama, porque como toda noticia “en pleno desarrollo”, arrancada de la vida misma, cualquier desenlace podría pasar. De lo que sí estoy convencido es que, en este caso, sólo estamos viendo la puntica del iceberg. ¡Apenas se está asomando un rayito de Sol! Tendría además que ponerle al guión su toque de humor, con algún personaje secundario que, en su afán de adular al “supuesto” capo y, por supuesto, defenderlo de las calumnias que están diciendo en su contra para desprestigiar al “santo varón”, abrirá la boca para decir alguna barbaridad con la que creerá, se la está comiendo; pero que enfurecerá al mafioso, haciendo caer al segundón en desgracia. Pero, es que no podría esperarse nada menos del personajito de relleno, que gustara de decir sandeces –porque a eso nos habrá acostumbrado; pero que, hecho el tonto, también habrá logrado amasar su nada despreciable fortuna, que exhibe -a pleno Sol- luciendo sus relojes de marca, trajes de lujo y accesorios Louis Vuitton.

Película que se respete, siempre tiene que tener algo de romance. Así que ingeniaré alguna subtrama con las aventuras amorosas de “El Hijo de Scarface” a quien, a lo mejor, vinculo con alguna actriz o cantante que, quizá, en uno de sus arrebatos de celos por una montada de cachos in fraganti, decidirá auto cancelarse los servicios brindados y las loas proclamadas en apoyo a la revolución. Ah, claro, en algún momento me tocará darle a mi guión algún contexto político, y hablar de revolución siempre ha tenido su toque de grandilocuencia. Volviendo a la subtrama, le indicaré al director que haga un primer plano de la cara de la actriz, la cual revelará sus paticas de gallo y sus continuas visitas al quirófano, esas que le borraron los rasgos con los que alguna vez logró un papel protagónico. La dama en cuestión caminará cautelosa hasta la caja fuerte. Tendrá miedo de ser descubierta por el hombre que todos temen por su discurso camorrero y amenazante; pero, a quien se unió, en principio, haciéndole creer que compartían ideales. Abrirá la caja fuerte –cuya combinación memorizó de tanto que vio al supuesto capo abrirla y cerrarla para guardar las pacas de billetes verdes que, hasta ese momento, todos desconoceremos de dónde sacó. Tal vez en ese instante, entre escena y escena, como hacían en el cine mudo, meto un cartel con algún refrán: “ladrón que roba a otro ladrón, tiene cien años de perdón”…

En alguna toma, pondré a mi protagonista a repetir este diálogo, sobre todo, porque quiero aspirar al premio Oscar. Y de su actuación dependerá su nominación como actor principal:

-¿Llegó el alijo a los almacenes de la costa? –preguntará el protagonista a sus lacayos, sin sospechar que uno de esos serviles guardianes está cogiendo dato de los movimientos y negocios de El Hijo de Scarface, para luego pirarse rumbo al viejo Continente, abrir la boca y “cantar” todo lo que presenció. Un desertor al que el Cartel en pleno tildará de vendido, en un afán por zafarse de acusaciones. Dirán, para quedar como niños de pecho, que el seguridad aceptó soborno para dañar la imagen de la revolución.

-Tenemos que cobrar los servicios por la mercancía entregada y distribuida, exitosamente- ordenará a otro de sus súbditos- y que ese dinerito me lo manden en efectivo. Yo prefiero tenerlo aquí, debajo del colchón.

Contando fajos y fajos de verdes – ¿por qué será que esos billetes están impresos con el mismo color de los uniformes militares? ¿Será esa la razón por la que a los castrenses les gustan tanto? ¿Quizá porque combinan mejor con sus trajes y les engordan sabroso las billeteras? – así es como lo recordarán sus allegados que, de flash back en flash back, me ayudarán a reconstruir la historia que voy a narrar.

Pero como quiero que mi largometraje se convierta en un film de ciencia ficción -que nada tenga que envidiarle a los que hace George Lucas- pondré a El Hijo de Scarface, vestido con una braga naranja, llegando a Washington DC, para comparecer ante la justicia. La ciencia ficción siempre es un éxito de taquilla y los venezolanos merecemos una película con ¡final feliz! Si al menos no es feliz, algún final que nos haga creer que la justicia tarda pero llega, y que el delito, llámese narcotráfico o corrupción, no queda impune ni se sale con las suyas.



Soy el cuarto hijo de una familia cristiana numerosa..., por Héctor Franceschi

Héctor Franceschi 26 enero 2015.

Lo que yo he vivido en mi familia y visto en tantas otras familias, y que espero que muchos tengan el valor de vivir, de arriesgarse, porque quien no arriesga no vence

Ofrecemos la traducción de la Carta abierta de Héctor Franceschi, Profesor ordinario de Derecho Matrimonial Canónico en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, al director del diario Corriere della Sera, y publicada en la edición italiana de aleteia.org.

Señor Director:

Soy el cuarto hijo de una familia cristiana numerosa. Somos diez hermanos, los dos últimos −huérfanos de una familia humilde− adoptados por mis padres cuando el octavo hijo estaba ya en la Universidad. Debo decirle que me sentí desolado cuando, en el Corriere della Sera del 20 de enero, leí el título entrecomillado del artículo de Gian Guido Vecchi: «Serve una paternità responsabile. La famiglia ideale è quella con tre figli» (Hace falta una paternidad responsable. La familia ideal es la que tiene tres hijos). Me quedé sorprendido.

Como sabe usted bien, en el periodismo las palabras entre comillas significan palabras textuales. En todo caso, me sentí como "de sobra", como ese que no tendría por qué estar si la familia ideal fuese la de los tres hijos. ¡Ya no digamos de los hermanos y hermanas que vinieron después! Yo quiero mucho al Papa Francisco y fui enseguida a buscar esas palabras en la entrevista para intentar comprender en qué sentido las había dicho el Papa, y me quedé asombrado del modo en que sus palabras han sido malinterpretadas en el título del artículo.

Si nos atenemos a lo que el mismo Dr. Vecchi recoge en su artículo, las palabras textuales del Papa fueron: «Tres hijos es el número que los expertos consideran importante para mantener la población. Cuando desciende, sucede lo que he oído decir −no sé si es verdad− que podría pasar en Italia en el 2024: no habrá dinero para pagar a los pensionistas». Valoren ustedes mismo si esas palabras dicen que tres es el número ideal o, en cambio, que por debajo de tres hijos no habrá recambio generacional, es decir, que tres es el número mínimo.

No sé ustedes, pero yo doy gracias a Dios todos los días por la generosidad de mis padres que, con grandes sacrificios, han criado nada menos que diez hijos, todos profesionales y hoy repartidos por el mundo: tres en Estados Unidos, uno en República Dominicana, otro en Kenia, donde ha creado una prestigiosa Facultad de Derecho, otros en Venezuela, nuestro país de origen, y yo en Roma desde hace más de veinte años, comprometido en la formación de juristas de todo el mundo. Entre los diez, los dos que me siguen y yo somos además sacerdotes, felices de nuestra vocación y al servicio de la Iglesia en tres países distintos.

La paternidad responsable de la que habla el Papa Francisco, como se deduce de sus mismas palabras en esa entrevista y en muchas otras ocasiones −véase el reciente Encuentro con familias numerosas en Roma y sus palabras en la Audiencia general del 21 de enero− no significa tener pocos hijos, sino tenerlos responsablemente, ya sean dos, tres o diez. No es el número lo que hace la diferencia, sino el modo en que los padres, incluso con grandes esfuerzos y sacrificios, sacan adelante la familia y cuidan del crecimiento y la educación de sus hijos, que son su primera empresa, lo más importante que tienen entre manos, más que un trabajo exitoso, una situación económica desahogada, una gran fama…, porque todo eso pasa; los hijos, en cambio, no, como he visto en mi familia, en la que ahora, con los padres ancianos, somos nosotros, a veces con sacrificios económicos y de tiempo y la necesidad de una organización coordinada, los que cuidamos de ellos, en el intento, que nunca será suficiente, de devolverles todo lo que nos han dado.

Además, como dice el mismo Pontífice −y esto no se menciona en los titulares−, la paternidad responsable hay que vivirla respetando la verdad de los actos conyugales, sin desnaturalizarlos con el uso de métodos anticonceptivos. No es solo una cuestión de moral de la Iglesia, sino algo que se refiere a la naturaleza y significado antropológico del acto conyugal, mediante el cual los esposos no solo expresan y refuerzan su unión, sino que se abren generosamente a otra dimensión intrínseca de esos actos, que es la de aceptar al otro cónyuge como potencial padre o madre de sus hijos.

Si usted me dice que la Iglesia también admite un método anticonceptivo, que es el de limitar los actos conyugales a los periodos infecundos cuando haya razones justas para retrasar la concepción de un hijo o no tener más, la respuesta se encuentra −y recomiendo su lectura− en la misma Encíclica Humanæ Vitæ, que el Papa Francisco califica como profética, y en la Familiaris Consortio de San Juan Pablo II. La diferencia entre los anticonceptivos y los periodos infecundos no es una diferencia de método, sino dos modos profundamente diversos de afrontar el amor conyugal: en el primer caso, se instrumentaliza el acto, cuando no la misma persona; en el segundo, se respetan los ritmos de la naturaleza y requiere conocer mejor al otro cónyuge, es necesario el autocontrol −la vida virtuosa, diría mejor−, y se debe pensar primero en el bien ajeno: del otro cónyuge y de la misma familia.

Como se habrán dado cuenta, para los medios de comunicación ya es un “dato cierto” que, para el Papa Francisco, la familia ideal es la de tres hijos, cuando no ha dicho nada de eso. Basta haber visto el Telediario de anoche 21 de enero, en el que entrevistan a “la familia católica ideal”, una de tres hijos. Estoy seguro de que son una buena familia católica, pero no por tener solo tres hijos. Son los cónyuges, siguiendo su conciencia bien formada y con generosidad −y muchas veces heroicidad− los que tendrán que valorar en su caso lo que Dios espera de ellos, porque, como ha recordado el mismo Papa Francisco, cada hijo es un don y una responsabilidad.

Termino, porque me he alargado demasiado, afirmando que en nuestra sociedad moderna, en la que muchos quieren tener la vida bajo control, dejando escapar a veces la posibilidad de ser sorprendidos por ella, se pierde toda auténtica esperanza para el futuro. Ante estas posturas, hacen falta familias que sepan arriesgarse, que tengan confianza en la vida, en ellos mismos y en sus hijos, que en las grandes familias a menudo llegan incluso a ser educadores de los hermanos y hermanas más pequeños y crecen en responsabilidad, al saber compartir, al ocuparse unos de otros. Además, si son creyentes, saben que la ayuda de Dios nunca les faltará. Es lo que yo he vivido en mi familia y visto en tantas otras familias, y que espero que muchos tengan el valor de vivir, de arriesgarse, porque quien no arriesga no vence.

Un cordial saludo,

Héctor Franceschi
Ordinario de Derecho Matrimonial Canónico
Pontificia Universidad de la Santa Cruz



Verdades y esperanzas, Miguel Méndez Rodulfo

Miguel Méndez Rodulfo 30 de enero de 2015

La gente desengañada quiere oír del liderazgo opositor la verdad. En este sentido, quién como Churchill prometa “sangre, sudor y lágrimas” le estará hablando al país con la verdad y abonará mucho su credibilidad. El deseo de cambio instalado en el pueblo venezolano es ya casi unánime y cada día se torna en una aspiración irrefrenable, a la cual hay que buscarle un cauce para evitar males mayores. Esto ahora no tiene discusión; por eso encontrar mecanismos que transformen la ira creciente en energía constructiva, de aquellos que hacen cola durante horas todos los días para conseguir pocos de los alimentos, productos y medicinas que requieren, es tarea primordial del liderazgo político opositor. Una manera de conseguir eso es, a la vez que se diagnostique la gravedad de la situación del país, se dibuje la dura y difícil senda que nos tocará subir, se establezca el lapso prudencial en que remontaremos la cuesta, también se explique con claridad y sencillez las diferentes vías como atacaremos y resolveremos esta severa problemática.

Así, restituido el orden constitucional, rescatado el equilibrio de los poderes, fortalecida la institución de la propiedad privada, devuelta la confianza de los actores económicos, sociales y políticos, logrado el equilibrio fiscal, derrotada la inflación, establecida la unificación cambiaria, buscado el equilibrio del bolívar con el dólar, renegociada la deuda, controlados los factores de perturbación política, lograda la paz social, etc., habremos completado una parte fundamental de la nueva gobernabilidad; otra tan importante como la anterior, y previa a ella, es haberle explicado al país como vamos a afrontar el déficit eléctrico, como vamos a aumentar el suministro de agua potable, como mejoraremos la seguridad ciudadana, como daremos techo a los casi tres millones de hogares que no lo tienen, como mejoraremos los hospitales y dispensarios, como recuperaremos las escuelas y liceos, como restituiremos la vialidad, como haremos fluido el transporte público, como vamos a combatir el desabastecimiento y la escasez, como rescataremos la agricultura, que vamos a hacer para volver productivos los parques industriales, como enfrentaremos el problema de los barrios, como vamos a rescatar la infraestructura (puertos, aeropuertos, silos, etc.), que vamos a hacer con las empresas del Estado (Sidor, Venalum, Alcasa, Ferrominera, etc.), como restituir a sus dueños los terrenos y empresas expropiadas y no pagadas, como rescatar a Pdvsa, como mejoraremos el ambiente, etc.

Decir la verdad por delante acerca de la gravedad del país, como explicar lo que vamos a hacer en cada caso para rescatar a la nación, es perfectamente posible, aunque en principio luzca endemoniadamente complicado. El trabajo que hizo la MUD, durante casi dos años, recogido en el documento “Lineamientos del Programa de Gobierno de la Unidad Nacional”, que agrupó a muchos técnicos de alto nivel, dio respuesta y solución en las diversas áreas de políticas públicas, a toda esta problemática señalada anteriormente. De manera que es esperanzador contar con tal acervo de conocimientos, extremadamente útiles para la reconstrucción nacional.

Por otra parte las Academias Nacionales en su conjunto, produjeron un extraordinario trabajo denominado “Propuestas a la Nación”, muy relevante para reconstruir al país. También la Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat, ha venido desarrollando diversas líneas de trabajo en materia de desarrollo urbano y vivienda, planificación y energía, que también constituyen valiosos aportes. Grupos como el Centro de Orientación de Energía (Coener), han hecho extraordinarios esfuerzos en al campo de los hidrocarburos, electricidad y energías renovables. Todo este material es del cual tiene que servirse el liderazgo opositor para comunicarle al país como se va a afrontar, con éxitos tempranos, su progresiva recuperación.

Miguel Méndez Rodulfo

Caracas, 30 de enero de 2015

Presentación de Libros hoy 31E, FUNDECEM, @LibreriaLC, Altamira, Caracas


Hoy queremos compartir contigo, en la Librería Lugar Común, a las 11:00 am, se realizará la presentación y brindis de nuestros libros. De entrada, sería un gran honor contar con tu presencia.



Henri Falcón: “Es el momento más difícil del país en los últimos años”

Unión Radio 30 de enero de 2015

Durante una entrevista a Unión Radio, Henri Falcón, calificó los actuales tiempos como “los más difíciles que haya vivido el país en los últimos años”. Recomendó al país, especialmente al Gobierno, cuidarse de “la arrogancia, la prepotencia y el sectarismo”. 

Considera que visiones como esas le impiden “abrirse sinceramente en los temas económicos y en lo político”.  

Apuntó que la crisis actual hizo que se creara “una gran expectativa sobre la Memoria y Cuenta del Presidente; la mayoría esperábamos a un estadista, abierto, reflexivo, dispuesto a rectificar y a anunciar medidas claras que echaran por tierra al caudal de incertidumbre que ha ido generando una situación de tensión y de miedo y eso no fue así”. 

“Mientras no haya claridad sobre el esquema cambiario tenemos el país paralizado productivamente  y eso sigue haciendo mucho daño a la producción y distribución de alimentos, de insumos médico-quirúrgicos y no solos de pañales, aceite… de las largas colas que son producto de la escasez que a su vez es producto de la caída del aparato productivo, que cayó porque ha habido políticas erráticas que han marcado el curso de la historia con las expropiaciones y persecución a la iniciativa privada”. 

Además culpó al gobierno de una improvisación económica y mucho complejo político ideológico. Esperábamos algunas medidas que clarificaran el ambiente y no fue así, ya transcurrieron dos semanas y persiste la incertidumbre y las largas colas. Por eso es la hora de la economía y quien tiene que dar el primer paso es el gobierno”. 

El año de la calle
Pero por otra parte advierte que si los llamados a la protesta en la calle terminaran en desórdenes anárquicos “le estaríamos haciendo un grave daño al país. Violencia no resuelve problemas. Qué le dejó febrero al país?, presos, violencia, muertos y violación de ddhh , ello no le conviene al país, los actores hoy debemos ser conductores, interpretes fehacientes de las expectativas de la gente”.  

Cree que este año “es el año donde la oposición debe tomar la calle en positivo y aprender a caminar con los pobres, llenarse los pies de barro, entender sus necesidades. Vayamos al barrio, vamos a meternos al campo”, dijo.  “El cambio tiene que ser electoral; no existe otro, los demócratas sabemos que el camino es electoral”.


Unión Radio

viernes, 30 de enero de 2015

Afirma @ysrraelcamero: gobierno nacional profundiza destrucción productiva y escasez, por @PartidoUNT

Prensa UNT 30 de enero de 2015
@PartidoUNT

UNT desmonta discurso de “guerra económica"

La crisis venezolana, y su expresión en la escasez de alimentos, no es fruto de una “guerra económica” ni de la caída de los precios internacionales del petróleo, sino consecuencia de la sistemática destrucción de la producción nacional privada, convertida en política de Estado para controlar a la población.

Así lo señaló el Secretario Nacional de Políticas Públicas de Un Nuevo Tiempo, Ysrrael Camero, en rueda de prensa donde desmontó la tesis del gobierno nacional que intenta escudar el fracaso de su modelo en una supuesta “guerra económica” protagonizada por el sector privado nacional.

Para Camero “el origen de esta crisis tampoco es la caída del ingreso petrolero, a lo largo de una década el gobierno destruyó toda la cadena de producción y abastecimiento de alimentos, bloqueando inventarios, pretendiendo sustituir con importaciones lo que antes producíamos, fue el gobierno quien montó la escasez y la caída del petróleo solo desnudó la destrucción creada”.

Destacó que el problema económico es político y para su resolución no bastan medidas económicas aisladas, ni siquiera “un paquete económico”. “Se necesita un cambio político integral en el funcionamiento económico del poder, para ello el país exige una cambio de 180 grados”.

En ese sentido propone que el gobierno reconozca la existencia de una emergencia agrícola. Interpelar en la Asamblea Nacional a los Ministros de Alimentación, Yván José Bello, y al de Agricultura y Tierras, José Luis Berroterán. Para Camero hay que desmontar toda la política de controles arbitrarios que lo estimula la corrupción y aumenta la escasez.

“Tienen que desaparecer artefactos como los Estados Mayor económico y el Agroalimentario, estas estructuras militares no resuelven el problema, y que tratan al país fuera un cuartel. Hay que construir mesas de concertación económica y productiva, con los productores con quienes el gobierno debe establecer una relación horizontal de respeto. Al país no le interesa tener un Ministro de Agricultura y Tierras o de Alimentación que convoque a los productores para humillarlos e insultarlos”.

Destacó que es preciso restablecer el derecho a la propiedad, devolver las unidades productivas invadidas y expropiadas por el Estado a los productores agrícolas. “Hay que devolver íntegramente las tierras a los productores, porque no se está produciendo nada en el país, a raíz de esta política errada. El Estado no está trabajando las tierras, no está produciendo, hay que entregarle las tierras a los que la hacen producir, a sus antiguos propietarios”.

Aseguró que mientras en el país no exista Estado de Derecho no habrá confianza para invertir un solo dólar. “Sin justicia autónoma no van a invertir en el país, porque no existe seguridad jurídica, de manera que el problema no es solamente económico, sino político”.

Considera que es necesario definir, en consulta plural, con productores, universidades y especialistas, un Plan de Emergencia para la reconstrucción del aparato productivo agroalimentario, que está “desmantelado”.

“Hay que focalizar el subsidio de alimentos en los sectores más vulnerables, privilegiando la población más pobre, que hoy alcanza al 48 por ciento de la población. Hay que ir eliminando las mafias de importadores que el gobierno ha alimentado a punta de un dólar ficticio a 6,30. Por último se debe estimular lo hecho en Venezuela, fortalecer el sector productivo nacional para depender menos de las importaciones”.

El control y la caída de los precios del petróleo

Explicó Camero que, desde que se iniciaron los procesos de expropiación de las unidades productivas agrícolas privadas, se redujo la seguridad alimentaria de los venezolanos, al destruirse la producción nacional, política que ha seguido hasta hoy.

“El gobierno controla todo el proceso de distribución de alimentos en Venezuela, con las guías, por lo que conocen cada grano de arroz, cada kilo de harina, cada litro de leche que se comercializa. Eso no ha mejorado el abastecimiento, la irregularidad genera incertidumbre. Trataron de subsanar la destrucción productiva pagando importaciones con petróleo, esa política se sostuvo hasta que cayeron los precios del petróleo”.

Agregó que la caída de los precios del petróleo lo que hizo fue desnudar la crisis productiva, profundizando la escasez, la incertidumbre y la desconfianza. “La mezcla de controles, persecución y expropiación ha fortalecido a los monopolios en la estructura agroalimentaria venezolana, sobre todo a los monopolios estatales, al crear un entorno que destruye la posibilidad de competencia. El mantenimiento del precio del dólar a 6,30 para la importación de alimentos, que controla el gobierno, solo beneficia a una gigantesca mafia de importadores y a los productores extranjeros, de Nicaragua, de Brasil, de Argentina, etc. “Sin revertir esto no habrá confianza en la población de un abastecimiento suficiente y regular”, finalizó Camero.

Prensa UNT

 @PartidoUNT

Resolución 0086 del Min Defensa, Uso letal de la fuerza, @kiko2004


General Padrino López
Ayer fuimos recibidos por una noticia que nos impacto, la publicación en Gaceta Oficial 40.589 del 27 de enero de 2015, firmada por el General Padrino López, de la Resolución 008610, que autoriza el uso de fuerza letal para el control de manifestaciones públicas.

Es importante destacar que el General Padrino López se consolida como una pieza clave del ala militar del régimen Bolivariano pues además que es el Ministro de la Defensa, lo que le da el mando administrativo de las FANB, también es el Jefe del CEOFANB (Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada) lo que le dá el poder operacional de los militares venezolanos.

La insólita Resolución, norma el uso de fuerza letal contra reuniones y manifestaciones públicas, pasando por encima del Art 68 de la CRBV (Constitución de la República Bolivariana de Venezuela) que indica: “Los ciudadanos y ciudadanas tienen derecho a manifestar, pacíficamente y sin armas, sin otros requisitos que los que establezca la ley. Se prohíbe el uso de armas de fuego y sustancias tóxicas en el control de manifestaciones pacíficas. La ley regulará la actuación de los cuerpos policiales y de seguridad en el control del orden público”.

¿Quién decide cuando una manifestación pasa de pacífica a violenta? ¿Padrino López?, ¿El militar a cargo de la Unidad Armada para el control de la manifestación?, preguntas sin respuesta. La Resolución es intimidatoria, parece concebida en preparación para lo que todos suponemos que va a suceder en Venezuela, que es un incremento de las manifestaciones y reclamos ciudadanos al gobierno de Nicolas Maduro, y legaliza lo que ya hemos observado en los últimos años, que es un aumento progresivo de la militarización del país.

Además contraviene el Art. 329 de la CRBV, que indica muy claramente cuáles son las funciones de los componentes militares en Venezuela. Es una Resolución hecha a la medida y advertencia contra los colectivos armados que se opongan al régimen, pues estos ya hace tiempo se le salieron de control, siendo previsible un aumento de la confrontación violenta contra estos grupos.

Es una Resolución que escala el conflicto político, por el riesgo, hasta ahora controlado que se generen milicias armadas en respuesta al desafío y las arbitrariedades que cometen todos los días nuestros militares y los organismos de Seguridad del Estado, también contraviene acuerdos y tratados internacionales de DDHH firmados por Venezuela en este y en anteriores gobiernos.

Pero tranquilos… pues como lo establece el Art. 24, Ordinal 3 de la Resolución 008610: Después de muerto o herido por un militar, notificarán a sus familiares de inmediato. Ahhhhh bueno… entonces está bien!!!!

Recomendamos la lectura detallada de la Resolución en el siguiente enlace:

La mejor respuesta que le podamos dar a esta Resolución y al Gral Padrino Lopez es el Art. 25 de la CRBV: “Todo acto dictado en ejercicio del Poder Público que viole o menoscabe los derechos garantizados por esta Constitución y la ley es nulo; y los funcionarios públicos y funcionarias públicas que lo ordenen o ejecuten incurren en responsabilidad penal, civil y administrativa, según los casos, sin que les sirvan de excusa órdenes superiores.”

¡¡¡Que Dios nos proteja y nos guarde!!!


El oro en el mundo, @carlosvilchezn


Por Carlos Vilchez Navamuel, 26/01/2015

El oro es uno de los metales más preciados y buscados en el mundo, ha sido así por miles de años, este metal en estado puro es tan suave que puede ser moldeado con las manos, se afirma que una onza de oro puede ser estirada hasta llegar a ser un hilo de 80 kilómetros de largo y que hay suficiente cantidad de este metal en la corteza terrestre como para cubrir la superficie entera de suelo firme de nuestro planeta hasta las rodillas.

Wikipedia nos informa que “El oro es un metal precioso blando de color amarillo. Su símbolo es Au (del latín aurum, ‘brillante amanecer’). El oro ha sido conocido y utilizado por los artesanos desde el Calcolítico. Artefactos de oro fabricados desde el IV milenio antes de cristo. Es un metal de transición blando, brillante, amarillo, pesado, maleable y dúctil. Este metal se encuentra normalmente en estado puro, en forma de pepitas y depósitos aluviales

Pero ¿Cuál es la cifra total de oro físico que existe en el mundo y en qué manos se encuentra?

Según las cifras del GFMS que son los que constituyen el punto de referencia mundial en los mercados de oro y plata internacionales para el 2013 existían 171.300 toneladas de oro físico en el mundo, sin embargo otros aseguran que esta cifra alcanza los 2.5 millones de toneladas, aunque a nosotros esto nos parece bastante exagerado. http://www.bbc.com/news/magazine-21969100

El World Gold Council WGC (Consejo Mundial del Oro) es la organización de desarrollo de mercado para la industria del oro. Esta organización trabaja con toda clase de empresas de clase mundial y a través de la cadena de suministro, estimulan la demanda, el desarrollo de los usos innovadores. Como autoridad mundial en oro, ofrecen análisis exhaustivo de la industria, dando a los tomadores de decisiones la información y la visión sin precedentes en los impulsores de la demanda de oro. En febrero de 2014 el Consejo Mundial del Oro publicó un informe actualizado de las Reservas Mundiales de Oro, el documento incluye un listado con 100 países cuyos datos se han tomado de las estadísticas oficiales del Fondo Monetario Internacional FMI y de Financieras Internacionales IFS. En el siguiente link se puede ver la lista completa.

El listado del informe del Consejo Mundial del Oro lo sigue encabezando Estados Unidos con 8.133’5 toneladas; mientras que cierra la lista de los “top 100” Yemen con 1’6 toneladas, sin especificar si se refiere a Yemen del Norte o a Yemen del Sur. Entre los once primeros países con mayor número de reservas mundiales de oro, además de Estados Unidos, se encuentran Alemania con 3.387’1 toneladas; Fondo Monetario Internacional FMI, 2.814 toneladas; Italia, 2.451’8 toneladas; Francia, 2.435’4 toneladas; China, 1.054’1 toneladas (dato extraoficial sin garantía total de veracidad); Suiza, 1.040’1 toneladas; Rusia, 1.035’2 toneladas; Japón, 765’2 toneladas; Holanda, 612’5 toneladas; e India, con 557’7 toneladas.

Un artículo encontrado en un sitio en Internet afirmaba que China es el que más extrae oro en el mundo, EEUU es el país que tiene más reservas de oro en el mundo y la India el que más oro consume actualmente.

Algunos han escrito que las reservas de oro de EEUU son falsas, afirman que China tiene más oro del que dice y que otras instituciones como el Vaticano tendrían cerca de 10.000 toneladas de este precioso metal, es decir más de lo que tiene EEUU actualmente, sin embargo nada de esto está confirmado.


Carlos Vilchez Navamuel
http://www.carlosvilcheznavamuel.com
@carlosvilchezn

Siguen las colas por alimentos, Video, @Nilsongarrido, 29E, @la_patilla



Colas en Caracas, Venezuela, 30E, La Trinidad, continua la escasez, @Kiko2004




Cuatro tasas, cuatro peldaños, @HechosOpiniones



Por Franco D´ Orazio P., 26/01/2015

Por ‘tasas’ inferimos la equivalencia o las tasas de cambio entre diferentes monedas… y los ‘peldaños’ se refieren a la escalera por la que se desplaza la economía de una nación. 

Las autoridades monetarias del país acarician la idea de unificar o estandarizar las tasas de cambio, dejando, como ha sido costumbre desde el primer viernes negro de 1983, varios valores para diferentes propósitos como si con ello se evadiera algún problema sustantivo, o se remediara alguna situación específica.

Lo que siempre queda al margen de esas decisiones es lo que se ha dado a llamar ‘calidad de vida’… un calificativo relativo al desarrollo humano que varias organizaciones internacionales afectas a la ONU, como son las agencias especializadas UNESCO, FAO, OIT, etc., fundamentadas en algunos indicadores base, se han encargado de establecer como función de los resultados de la gestión socio-económica y ambiental de los equipos de gobierno de las distintas naciones del mundo. Con ello tratan de medir el nivel y esperanza de vida, la calidad educativa, el acceso a los servicios básicos, la relación equilibrada entre trabajo y entretenimiento y por ende, el nivel de trabajo bien remunerado… en función de los ingresos generales que en promedio obtiene la población de un país.

Este análisis se realiza tomando en cuenta el ingreso promedio del ciudadano con lo que puede sufragar el costo de su propia existencia y la de su grupo familiar, caso que no existan otros ingresos en dicho grupo. Ese ingreso promedio, denominado per cápita, es función de dos variables de medición directa: el Producto Interno Bruto del país (PIB), resultante de la gestión económica más reciente, valorado en US$ según el índice PPP (representativo de la Paridad cambiaria o Poder de Compra) y el número de habitantes medido vía censo, es decir la población oficial… y allí reside precisamente la sensación que pueda tenerse de la calidad de vida de una nación cuya economía esté controlada y sus índices manipulados, puesto que la paridad cambiaria, medida con ese índice PPP, distorsiona no solo la valoración de la gestión económica sino la apreciación que se tenga del desarrollo humano de sus habitantes.

En ese orden de ideas, se estipula que cómo mínimo la masa laboral de una nación debería obtener ingresos que se estiman universalmente entre 600 y 800 US$ mensuales, incluyendo todos los beneficios sociales asociados. Ello implican unos 10.000 US$ al año y con ese ingreso medio, se puede valorar la calidad de vida de una sociedad cualquiera.

Según esos organismos internacionales, los países tope a nivel global son Noruega, Australia, Estados Unidos, Holanda, Alemania, Nueva Zelanda, Irlanda, Suecia, Suiza, Canadá y Qatar; mientras que Níger, entre una larga lista de naciones africanas, densamente pobladas, está entre los peores calificados con apenas 1.4 años de escolaridad, su esperanza de vida al nacer llega a los 55 años y su ingreso bruto individual es de 432 dólares anuales. Por otro lado, la clasificación latinoamericana pone a Chile en primer lugar con 79.3 años de esperanza de vida, escolaridad promedio de 9,7 años y un ingreso de 15.872 dólares, aunque Uruguay tiene un per cápita un poco más elevado, ambos diferentes e inferiores al ingreso medio de los europeos pero deja nuestro liderazgo en manos de los chilenos. Cualitativamente hablando, los de más baja clasificación americana son Guatemala, Nicaragua y Haití (con 3.567, 1.878 y 831 dólares per cápita, respectivamente)… antes que nosotros a valores de tasa libre.

Aunque la calidad de vida como tal tiene otros ingredientes, tales como salubridad, educacionales, accesibilidad a elementos tecnológicos, energéticos y de confort personal y colectivo, proponemos una medición económica, numérica, que ronda entre los siguientes parámetros: Ingresos Altos (> 25.000 US$ per cápita), Medios (de 10.000 hasta 24.900), Bajos (2.500 a 9.900) e inferiores (< 2.500). Por supuesto, este no es el mejor indicador de la potencia de una economía sino su efecto sobre la fuerza laboral, que se traduce así en la calidad de vida del colectivo. El tamaño de la economía es fundamental, y para demostrarlo tomo una de las economías más pujantes del momento, la de India, tasada en un billón ochocientos setenta y siete mil millones de US$ (1,877 × 1012 US$) al 2013, la décima del mundo, pero con un per cápita no tan alto, de tan solo 1.518 US$ por tener más de un millardo, dos cientos treinta y seis mil habitantes (1,236 × 109 personas), en números redondos.

Pero ese no es nuestro caso, pues el bajo ingreso promedio no se debe a una alta densidad poblacional con una economía fuerte. Al contrario, es una economía débil que estimada a la tasa cambiaria no controlada no alcanza los veinte millardos de US$ a esta misma fecha; vale decir, la nuestra es una economía casi 100 veces ‘más pequeña’ que la de India con 40 veces ‘menos gente’ que mantener, si me permiten el símil… y aun así, el per cápita es hasta 3 veces más pequeño, tal y como se muestra en la gráfica a continuación:

  PIB (US$ per cápita)       PIB (US$ per cápita)
País capita     País capita
Luxembourg 114.754 Belize 5.013
Norway 102.639 Macedonia, FYR 4.841
Qatar 99.091 Iran, Islamic Rep. 4.827
Switzerland 85.711   Jordan 4.805
Australia 67.695   Serbia 4.765
Sweden 60.948   Bosnia and Herzegovina 4.656
Denmark 60.000   Tonga 4.441
Singapore 56.184   Fiji 4.406
Kuwait 54.085   Paraguay 4.338
United States 52.812   Tunisia 4.321
Canada 52.436 Samoa 4.243
Netherlands 51.067 West Bank and Gaza 4.124
Ireland 50.716 Mongolia 4.119
Austria 50.605 Albania 4.087
Finland 49.432 Ukraine 3.897
Andorra 47.590 El Salvador 3.852
Belgium 47.451 Tuvalu 3.832
Iceland 47.025 Kosovo 3.804
Germany 45.051 Cabo Verde 3.804
France 43.894 Guyana 3.761
United Arab Emirates 43.704 Georgia 3.704
United Kingdom 42.662 Marshall Islands 3.602
New Zealand 41.656 Guatemala 3.567
Brunei Darussalam 39.105 Indonesia 3.518
Japan 38.661 Armenia 3.514
Hong Kong SAR China 38.334 Egypt, Arab Rep. 3.369
Israel 38.010 Vanuatu 3.353
Italy 35.304 Congo, Rep. 3.248
Spain 29.794 Morocco 3.193
Puerto Rico 27.920 Sri Lanka 3.184
Korea, Rep. 26.662 Nigeria 3.091
Saudi Arabia 26.458 Swaziland 3.080
Aruba 25.338 Micronesia 3.070
Bahrain 24.995 Syrian Arab Republic 2.969
Oman 24.036 Bolivia 2.916
Slovenia 23.205 Philippines 2.813
Bahamas, The 22.634 Bhutan 2.401
Malta 22.529 Honduras 2.337
Greece 21.744 Moldova 2.224
Portugal 21.438 Papua New Guinea 2.133
Equatorial Guinea 21.169 Solomon Islands 1.993
Czech Republic 19.587 Uzbekistan 1.990
Cyprus 19.408 Zambia 1.906
Estonia 19.272 Ghana 1.898
Trinidad and Tobago 18.430 Vietnam 1.888
Slovak Republic 17.941 Nicaragua 1.878
Uruguay 16.409 Sudan 1.790
Chile 15.872 (Sicad II) Venezuela, RB 1.756
Seychelles 15.689 Djibouti 1.693
Lithuania 15.169 Lao PDR 1.692
Latvia 15.028 Kiribati 1.673
Argentina 14.844 Sao Tome and Principe 1.653
St. Kitts and Nevis 14.728 Cote d’Ivoire 1.566
Russian Federation 14.645 India 1.518
(4,3 Bs/$) Venezuela, RB 14.631 Yemen, Rep. 1.507
Kazakhstan 14.251 Cameroon 1.363
Poland 13.762 Kyrgyz Republic 1.320
Antigua and Barbuda 13.490 Kyrgyz Republic 1.320
Croatia 13.436 Pakistan 1.297
Hungary 13.374 Kenya 1.279
(6,3 Bs/$) Venezuela, RB 12.268 Timor-Leste 1.140
Libya 12.055 Lesotho 1.138
Gabon 11.845 Myanmar 1.125
Palau 11.764 Mauritania 1.095
Brazil 11.304 South Sudan 1.089
Turkey 11.110 Chad 1.086
Panama 10.930 Senegal 1.078
Malaysia 10.710 Tajikistan 1.062
Mexico 10.434 Cambodia 1.025
Costa Rica 10.327 Zimbabwe 983
Suriname 9.904 Bangladesh 970
Mauritius 9.620 Comoros 834
Lebanon 9.544 Haiti 831
Romania 8.717 Benin 827
Turkmenistan 8.090 Mali 737
Grenada 7.958 Burkina Faso 704
Colombia 7.933 Nepal 702
Azerbaijan 7.902 Sierra Leone 692
Belarus 7.625 Afghanistan 681
Congo, Dem. Rep. 7.538 Tanzania 669
Bulgaria 7.486 Rwanda 656
St. Lucia 7.421 Togo 653
Botswana 7.378 Mozambique 620
Dominica 7.176 Uganda 591
Montenegro 7.111 Guinea-Bissau 577
Iraq 6.996 Eritrea 562
Cuba 6.833 Guinea 537
Maldives 6.804 Ethiopia 518
Peru 6.748 Gambia, The 504
China 6.710 Tasa Libre Venezuela, RB 487
South Africa 6.693 Madagascar 476
St. Vincent – Grenadines 6.508 Liberia 466
Ecuador 6.098 Niger 432
Angola 5.964 Central African Republic 340
Dominican Republic 5.952 Burundi 276
Namibia 5.805 Malawi 233
Thailand 5.798  
Algeria 5.462  
Jamaica 5.187  
Fuentes: Cálculos propios con cifras del Banco Mundial (WB, 2014), Organización de  
Naciones Unidas (World Statistics, 2014), The World Factbook (CIA, 2014) y United Nations   
Development Programme (Human Development Reports, 2014).  

 

De tal manera que sin preocuparnos mayormente por el significado teórico de los acrónimos monárquicos SICAD I, II o el próximo que seguramente bautizarán como III, su valoración numérica bien puede interpretarse como signo de miseria, cualquiera sea el destino que nos depare a bordo de este parapeto siglo veintiuno… camino de Malawi.