domingo, 21 de septiembre de 2014

¿Por qué ha crecido la animadversión hacia Israel?, @carlosvilchezn


Por Carlos Vilchez Navamuel, 20/09/2014

La respuesta al título de este escrito aun no la tenemos clara, pero pareciera que esta animadversión se ha producido desde los mismos sitios de trabajo de las agencias noticiosas más importantes del mundo como veremos más adelante.

En la última guerra de Israel con Hamás vimos un exceso de noticias en contra de Israel y una magnificación del problema con Hamás, el Movimiento de Resistencia Islámico, la organización palestina creada en 1987, y que desde sus inicios se declaró yihadista, nacionalista e islámica.  Su objetivo, definido en su carta fundacional, es el establecimiento de un estado islámico en la región histórica de Palestina, que comprendería los actuales Israel, Cisjordania y la Franja de Gaza, con capital en Jerusalén”. Por sus claros objetivos y actuaciones, Hamás ha sido declarada una organización terrorista por la Unión Europea, los Estados Unidos, Israel, Japón, Canadá y Australia.

Israel, como todos saben, no tiene plan alguno para expandir su territorio. Si Israel lo hubiese querido ya lo habría hecho, la oportunidad la  tuvo en la guerra de los seis días en 1967 cuando logró apoderarse de grandes territorios incluyendo la Franja de Gaza, pero a cambio de la paz los devolvió.

Shlomo Ben Ami, un político, diplomático y escritor israelí. Miembro del Partido Laborista Israelí y exministro de Asuntos Exteriores    en un artículo de su autoría titulado ¿Por qué Israel? Nos explica que “La última guerra de Israel en Gaza resonó en las capitales de Europa de una manera poderosa y destructiva. En Berlín, Londres, París, Roma y otras partes, Israel está siendo denunciado como un "Estado terrorista". Manifestantes iracundos quemaron sinagogas en Francia y, en Alemania, hubo quienes llegaron a cantar “¡Judíos a la cámara de gas!”.  Y más adelante agrega que “A los israelíes les cuesta entender por qué 5 millones de refugiados y 200.000 muertes en Siria tienen mucha menos gravitación en la conciencia occidental que los 2.000 palestinos asesinados en Gaza. No llegan a comprender por qué los manifestantes europeos pueden denunciar las guerras de Israel y calificarlas de “genocidio”, un término que nunca se aplicó a la hecatombe siria, el arrasamiento de Grozny por parte de Rusia, las 500.000 víctimas en Irak desde la invasión liderada por Estados Unidos en el 2003 o los ataques aéreos estadounidenses en Afganistán y Pakistán”. http://www.nacion.com/opinion/foros/Israel_0_1439456042.html

Por su parte Matti Friedman, periodista  y editor de la oficina de Jerusalén de la agencia de noticias Associated Press en el 2011,  nos señala en un extenso artículo publicado el mes pasado, que “la clave para entender la animadversión que existe contra los israelíes “no se encuentra entre los webmasters yihadistas, teóricos de la conspiración, la cantinari o activistas más radicales, se encuentra más bien entre las personas educadas y respetables que pueblan la industria de las noticias internacionales; buenas personas, muchos de ellos, algunos de ellos mis antiguos colegas”. Más adelante añade “El mundo no reacciona a los acontecimientos que tienen lugar en este país, sino más bien a la descripción de estos eventos por las organizaciones de noticias. La clave para entender la extraña naturaleza de la reacción es, pues, que se encuentran en el ejercicio del periodismo, y en particular en una avería grave que está ocurriendo en esa profesión, mi profesión, aquí en Israel”. Esto es importante destacarlo porque es un periodista el que está haciendo la denuncia. http://gedeon98.blogspot.com/2014/08/el-por-que-de-la-animadversion-de-los.html

Revisando algunas noticias de España nos encontramos una nota periodista que confirma lo dicho por Friedman, en ella se afirma que en ese país al igual que los otros mencionados por este periodista, los medios de comunicación han mantenido una guerra mediática contra Israel sin precedentes. El boletín salió publicado el 11-08-14 en un sitio de Internet denominado Gentiun y  nos dice que “Medios públicos, prensa, radio y televisión se han conjurado contra los judíos en general sin hacer distinción alguna entre las legítimas críticas que se podrían hacer a un gobierno, sea el que sea, y la población en general de Israel. El odio antisemita se ha desbordado fruto de la incitación de los medios españoles. Con honrosas excepciones los periódicos impresos y los digitales han promovido al antisemitismo de manera insistentemente brutal. Nunca había ladrado tanto el “perro antisemita” como se ha hecho en estos días de guerra entre Israel y Hamás en Gaza”. http://www.gentiuno.com/11/08/2014/consecuencias-del-antisemitismo-en-los-medios-espanoles/

Como lo comentamos arriba, no importa la dimensión de los problemas sirios, no importan las 1600 mujeres asesinadas en Pakistán, ni la carnicería en el Congo donde han muerto más de 5 millones de personas entre 1998 y 2012, tampoco son noticia de primera plana las guerras de la droga en México, así como tampoco les ha interesado demasiado las violaciones y asesinatos efectuados por el grupo fundamentalista EI en Siria e Irak, ahora lo sabemos, las agencias de noticias decidieron que la noticia más importante actualmente en el mundo era Israel,  lamentablemente lo hacen con una visión negativa hacía ese país y no hacia los terroristas como debería se ser.


Carlos Vilchez Navamuel
http://www.carlosvilcheznavamuel.com
@carlosvilchezn

The Economist: Venezuela es probablemente la economía peor manejada



20/09/2014 04:50:00 p.m. | Emen.-
El prestigioso medio británico The Economist publicó este sábado en su página de internet un artículo titulado "De petróleo y agua de coco", en el que analiza la actual crisis económica del pais.

Este es el artículo en español, cuya versión original
puede leer aquí:

"Un gran productor de petróleo incapaz de pagar sus facturas, durante un auge de precios prolongados, es una bestia rara. Gracias a una colosal mala gestión económica, Venezuela se ha convertido exactamente en esto, a pesar de ser el décimo mayor exportador mundial de crudo.

Al final del segundo trimestre las facturas relacionadas con el comercio de Venezuela superaron los $21.000 millones. Ellas se mantienen actualmente en activos extranjeros, muchos están en oro o son difíciles de convertir en dinero en efectivo. Más de $7 mil millones en reembolsos de su deuda financiera vencen en octubre. El gobierno insiste en que tiene los medios y la voluntad para pagar a los tenedores de bonos extranjeros. Pocos observadores esperan de que cumpla con el plazo. La temida palabra "default" se está muy de moda.

El 16 de septiembre de Standard & Poor 's, una agencia calificadora de riesgo, rebajó la deuda de Venezuela, la evaluación del país en "condiciones vulnerables y dependientes de negocios favorable, financieros y económicos para cumplir con los compromisos financieros". Los informes de que el gobierno está tratando de vender Citgo, una filial de refinación estadounidense de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), la petrolera estatal; han alimentado rumores sobre problemas de liquidez.

Incluso si se mantiene al día en sus obligaciones financieras, Venezuela tiene otras deudas. A principios de este mes, dos economistas venezolanos vinculados a la Universidad de Harvard, Ricardo Hausmann y Miguel Ángel Santos, causaron un gran revuelo al criticar la decisión del gobierno de mantener el pago de los tenedores de bonos religiosamente, mientras tiene retrasados pagos en miles de millones de dólares con proveedores de alimentos, medicinas y otros suministros vitales. Ambos economistas realizaron este análisis para la web Project Syndicate: "Es una señal de la bancarrota moral (del gobierno)", aseguraron. El presidente Nicolás Maduro reaccionó a las críticas de Hausmann y lo calificó de "sicario económico" y también lo amenazó con tomar medidas legales contra él.

Otro economista venezolano, Francisco Rodríguez del Bank of America Merrill Lynch, cree que la escasez de bienes básicos en Venezuela se deriva de la negativa del gobierno en adoptar políticas cambiarias razonables. En el mercado negro los dólares están cotizados en más de 90 bolívares; En cambio, los dólares "oficiales" tienen un valor entre 6,3 y 50 bolívares, dependiendo de cuál de los tipos de cambio múltiples se utiliza. Las exportaciones de petróleo y sus derivados, que son denominados en dólares, representan el 97% de los ingresos en divisas del país. El uso de un tipo de cambio oficial sobrevalorado significa que el país no está haciendo tanto dinero como pudo: el déficit fiscal alcanzó el 17,2% de su PIB el año pasado.

El gobierno ha estado cerrando esa brecha mediante la impresión de bolívares. Eso ha hecho que la oferta de dinero casi se cuadruplique en dos años y elevara la tasa de inflación en más de un 60% al año, la más alta del mundo. Los precios de los alimentos, según los cálculos del gobierno, casi se han duplicado en el último año, llegando a los sectores populares, su distrito electoral principal y el más difícil de todos.

Incluso, si hay algo peor en la economía venezolana que la inflación es la escasez. El Banco Central dejó de publicar las cifras mensuales de desabastecimiento a principios de este año, pero estimaciones independientes sugieren que más de un tercio de los bienes básicos han desaparecido de las estanterías. Según Freddy Ceballos, presidente de la Federación de Farmacias (Fefarven), seis de cada diez medicamentos no están disponibles. La lista va desde analgésicos básicos, tales como paracetamol, a los tratamientos para el cáncer y el VIH. Un efecto secundario inesperado ha producido un fuerte aumento de la demanda de agua de coco, que los venezolanos compran normalmente para mezclar con whisky. Hoy en día se busca más por sus supuestas propiedades anti-virales y anti-bacterianas.

Los consumidores no pueden obtener lo que necesitan a través de los canales normales. La gente está obligada improvisar. Las redes sociales están llenas de solicitudes de medicamentos de urgente necesidad, mientras que algunos productos muy codiciados como pañales, por ejemplo, se ofrecen a cambio de otros, así como las piezas de repuestos para vehículos. Los pocos afortunados que tienen amigos o familiares en el extranjero se las arreglan para recibir ayuda de emergencia. "Mi primo en Panamá envía el tratamiento de Parkinson de mi madre", dice un residente de Caracas. "Cuesta $30 allá y unos pocos bolívares aquí, pero lo que pasa es que en Venezuela no se consigue", dice. Un partido político de oposición, incluso ha pedido a la Cruz Roja para ayudar a aliviar la escasez de medicamentos.

El problema es un reflejo, no sólo de la importación-dependencia y la escasez de dólares, sino también la mala gestión de la industria nacional. Algunas procesadoras de alimentos han sido nacionalizadas; los controles de precios a menudo dejan a los fabricantes que operan a pérdida. Algunos aumentos de precios han sido recientemente autorizados, pero los fabricantes dicen que es imposible mantener la producción normal con este tipo de políticas. Por su parte, el gobierno asegura que la situación parte de una "guerra económica" y del contrabando. Se ha instituido un cierre nocturno de la frontera con Colombia, y se planea colocar captahuellas en comercios para evitar las compras "excesivas".

Las perspectivas de un cambio de rumbo económico son sombrías. El 2 de septiembre, el Presidente Maduro sustituyó el vicepresidente para asuntos económicos, Rafael Ramírez, con un general del ejército. Ramírez también perdió su trabajo como presidente de Pdvsa en la remodelación del gabinete y fue designado en la Cancillería. Bajo el mandato de Ramírez, Pdvsa no prosperó. Las exportaciones de petróleo han caído más de 40% desde 1997 debido a la falta de inversión. La compensación de los beneficios de los aumentos de precios. No obstante, e. Ramírez fue visto como el único hombre en el gabinete para discutir la unificación del tipo de cambio , el recorte en los subsidios al combustible y un freno a la creciente oferta de dinero.

Las calles de Venezuela son más tranquilas ahora que a principios de este año, cuando los enfrentamientos entre manifestantes de la oposición y las fuerzas gubernamentales dejaron más de 40 muertos. La remodelación del Gobierno parece haber reforzado la posición del señor Maduro. Los tenedores de bonos también pueden seguir cobrando. Pero el precio de la supervivencia de la revolución parece ser la muerte lenta de Venezuela".

Versión en español: Johann Starchevich

Leer más en: http://www.elmundo.com.ve/noticias/economia/mercados/the-economist--venezuela-es-probablemente-la-econo.aspx#ixzz3DwaSOzLx

La caricatura de @Zapata_zos en honor a @raymacaricatura



Inflación: un indicador de la tragedia nacional, por @PabloPerezOf


Pablo Pérez septiembre de 2014

De nada ha servido el maquillaje que el gobierno ha querido aplicar a la inflación. No importa cuántos meses tardaron en actualizar los indicadores de precios en Venezuela. De nuevo este fenómeno económico que causa gran malestar social derrota al gobierno revolucionario.

No hay que ser economista para saber que la inflación está desbordada. Todos los días el ciudadano común no sólo siente, sino que padece por el constante aumento de los precios. De hecho cualquiera que ve las cifras “oficiales” del Banco Central de Venezuela presume que están escondiendo una situación mucho peor.

Venezuela es el mejor ejemplo de la peor política económica con sólo visualizar que tenemos los niveles de inflación más altos del mundo. De hecho somos una vergüenza a nivel de América Latina porque países con menos recursos que nosotros, tienen una inflación mínima ante el volumen de lo que padecemos los venezolanos.

Estos 15 años de desastre nos han hecho mucho daño. La vida les cambió a todos los venezolanos. En 1987 cuando comencé a trabajar en los tribunales apenas ganaba sueldo mínimo. Eran Bs. 2.500 mensuales que alcanzaban para cubrir mis gastos, salir con la novia y hasta para hacer turismo nacional.

Hoy quien gane sueldo mínimo no vive, sino que sobrevive. No puede cubrir sus necesidades más básicas, mucho menos acceder a la compra de una vivienda, ni piensan en viajar y hasta dejaron de soñar con la compra de un vehículo. Y quien ya tenga vehículo, reza todos los días para que no se le dañe, no le roben la batería o el cauchito viejo le dure mucho más tiempo.

¿Es o no una tragedia lo que vive Venezuela? Tomemos sólo una de las cifras reveladas y corregidas horas después por el BCV. La inflación anualizada junio 2013-junio 2014 es de 60,5%. De nada sirve que cambien la metodología de cálculo, si el monstruo que se come los salarios de los venezolanos está suelto en las calles y nadie puede domarlo, hasta ahora.

Las cosas en Venezuela están tan mal, que si el BCV estudiara también los precios en el mercado informal de alimentos, por sólo tomar ese sector, que ha crecido como parte de las distorsiones creadas por el modelo económico socialista, tendríamos una dimensión mucho más real del grave problema que estamos padeciendo.

La inflación se une así a los abultados índices de escasez, que por cierto no los dio a conocer el BCV, para configurar un panorama desolador y revelador al mismo tiempo para todos los venezolanos.

Desolador porque el ciudadano siente que no importa cuánto trabaje, cuánto se esfuerce y cuánto intente ahorrar; porque la crisis se tragará sus ingresos. El venezolano perdió su calidad de vida y ahora su vida se debate en largas colas para comprar lo que escasea y además en rebanarse el cerebro para intentar cubrir sus principales necesidades.

Y es revelador, porque la inflación al igual que otros fenómenos que nos agobian como sociedad, demuestran claramente que el modelo socialista fracasó. Que Maduro está preso de quienes desde el oficialismo niegan cualquier posibilidad de ajustes o de un cambio de rumbo.

Mientras el gobierno intenta esconder su fracaso, el país se enrumba a un peligroso caos económico, que luego será social y terminará convirtiéndose en político para configurar un escenario de inestabilidad que nos afectará a todos. Si no hay un golpe de timón, vamos directo al barranco.

Lo peor que puede hacer el ciudadano ante esta tragedia nacional es perder la esperanza y conformarse ante lo que ocurre. Tenemos que entender que sólo el esfuerzo colectivo, ordenado, pacífico y unitario nos permitirá recuperar a Venezuela.

No dejes que el caos siga gobernando. Actívate y participa.


Sonero desafinado, por Miguel Méndez Rodulfo

Miguel Méndez Rodulfo 20 de septiembre de 2014

Tengo un tío que después de 14 años, al fin, logró desencantarse del chavismo. Antes fue creyente furibundo del difunto y de sus supuestos logros sociales y reivindicativos. Digo que era fanático radical del chavismo porque a pesar de que bien temprano, al inicio de este régimen, le fue invadida su hacienda siguió siendo fiel creyente del proceso. Esto que a todas luces es inexplicable, encuentra en los partidarios del gobierno una lógica muy común, más allá de lo que uno cree. Al principio de la invasión de su propiedad, los ocupas se establecieron en una parte de la finca. Mi tío, hombre de trabajo y tesonero, decidió irse por la vía legal y acudió a cuanto tribunal y oficina gubernamental tenía que ver con los problemas agrícolas. En todas esas instancias su caso fue comprendido, “aunque nada podían hacer”. Le decían, si, que con el tiempo se haría justicia y la propiedad seria rescatada. El gastó mucho dinero en trámites, papeles, abogados y tiempo propio que le dedico a resolver este complejo problema. Con los años, poco a poco otros invasores ocuparon nuevas tierras de la finca. También se apoderaron de sus máquinas, equipos, estructuras y vías. Al final de este enojoso asunto, ya no podía tener sino acceso a la casa, pero entonces arreciaron las amenazas e intimidaciones (que siempre las hubo) hasta que ya no pudo ir más por su antigua propiedad. Desde entonces dejó de ser chavista, aunque su esposa no ha terminado del todo de tener su corazoncito revolucionario.

Traigo esto a colación porque siempre me ha fascinado a psicología de los creyentes a toda prueba, que son capaces de hipotecar su pensamiento en función de lo que el líder iluminado diga. También me interesa mucho saber cómo piensan los denominados nini. Este último asunto que  fue nuestro quebradero de cabeza, con relación a como podíamos restarle al chavismo el mayor filón de los indecisos, ahora vemos que se resuelve más por los efectos de la crisis económica y por el alcance que de ellos hacen las medidas arbitrarias del gobierno. Es que cuando les tocan el estómago o sus bienes es cuando se permiten reaccionar. Precisamente eso le ocurrió al sonero mayor de Venezuela, el querido Oscar D’ León. Sucede que una propiedad suya fue invadida por una comuna. Se trata de una casa de 13 hectáreas ubicada en Carayaca, que era su sitio preferido para descansar. Los problemas comenzaron hace dos años cuando se cayó la carretera, pero el gobierno nunca reparó la vía por lo que el  sonero no pudo acceder más a su vivienda. El abandono de ella propició la invasión, a pesar de que encargó a unas personas el cuido de la propiedad y de que a los celadores les puso una bodega.

El sonero explicó que ya sus abogados estaban montados en el caso “para que lo que se supone es una organización que debe ayudar a la gente y que me devuelvan mi casa. Y no porque yo soy una figura pública o porque soy Oscar D’León. A cualquier persona que pase por un trance similar se le debe devolver” Aseguró que no era un lugar abandonado y que el negocio no funcionó por lo que ella cerró la bodega, pero adentro estaba el mobiliario. Agregó que “la gente esta que entró cortó unos candados de seguridad y se apoderó de la instalación y de los muebles. Eso no puede ser. Confío en que las leyes prevalezcan y le devuelvan a la señora sus cosas y a mí mi casa”. D’ León tuvo que irse a México sin que resolviera su problema; pero no solamente este caso lo agobia, sino que para la gira internacional de su orquesta, por causa de la problemática de los pasajes, tuvo que improvisar una orquesta en Miami para que lo acompañase en el tour. Los pocos músicos, venezolanos que tocarán en su nueva orquesta, deberán viajar por tierra hasta Cúcuta, de ahí en avión a Bogotá y desde esa ciudad al destino donde vayan a tocar. Para colmo, la semana pasada inauguró un bulevar en Barquisimeto en su honor, pero dos días después se habían robado la placa. Oscar, aun insiste en unir a las partes polarizadas del país.

Miguel Méndez Rodulfo

Caracas, 20/09/2014

Curar las divisiones, por @felixpalazzi

FÉLIX PALAZZI sábado 20 de septiembre de 2014

La ponzoña de la represión, la confrontación, el odio y la división ha alcanzado corromper aún más el estado de deterioro en el que nos encontrábamos. Sin duda alguna, el entumecimiento social evidencia la incapacidad de reaccionar activamente ante la lógica de la división. Sin embargo, en la difícil situación que atravesamos es esperanzador que todavía el veneno no haya alcanzado por igual a todas las facultades del cuerpo. Existe una gran capacidad de reflexión sin precedentes en nuestra sociedad; sin embargo, esta no encuentra cómo encauzarse en nuestra praxis colectiva.

Hoy, más que nunca, nos urge crear canales de encuentro, espacios de reconocimiento y acciones concretas que se transformen en antídoto eficiente ante el veneno del odio y la división. El Papa San Juan Pablo II afirmaba: "Hacer de la Iglesia la casa y la escuela de comunión: ése es el gran reto que se nos presenta en el milenio que comienza" (Novo Millennio Ineunte, 43). Hacer de la Iglesia una "casa y escuela de comunión" es, sin duda, la tarea más acorde con la naturaleza de la Iglesia.

El antiguo arzobispo de Buenos Aires, ahora Papa Francisco, recordaba a todos sus sacerdotes y fieles: "Hay que mirar los ojos pacientes de nuestro pueblo fiel que tantas veces nos suplican que los ayudemos a curar las divisiones, esas que destruyen amistades y familias" (Card. Bergoglio 5/04/07). Ayudar a "curar las heridas" de la división será, tal vez, la tarea más digna y cristiana a la que los creyentes estamos convocados en nuestra sociedad. Pero no sólo estamos convocados a "curar las heridas" sino también a que no existan más heridos y frenar definitivamente la lógica de la división.

Sin duda alguna, algunos creyentes prefieren refugiarse en la intimidad de una fe desconectada de la realidad. Es entendible que cansados del odio, la política y la división, se quieran buscar nichos que, al menos, ofrezcan esa sensación en la que nada está pasando o por lo menos permitan pensar en otra realidad. Otros creyentes homologan e identifican la fe con el discurso del partido de gobierno o tendencias partidistas. Por ejemplo, es sorprendente cómo el reciente encuentro de las "comunidades cristianas de base", luego de reconocer el problema de la violencia nacional, termine condenando la "guerra económica" y "la ocupación a Palestina". Sin entrar en detalles del ya complejo panorama de la ocupación a Palestina, sorprende que estas comunidades no hayan condenado el "asedio y genocidio de sus hermanos cristianos en Medio Oriente". Esto evidencia que cierto número de creyentes de las comunidades populares o "comunidades base" asumen el lenguaje del partido de gobierno.

Lo importante no es condenar o desentenderse de una realidad nacional y en consecuencia también eclesial. Lo realmente necesario es hacer de la Iglesia "casa y escuela de comunión" y fraternidad. Lugar de reconciliación y encuentro de todos los venezolanos. No se trata de suplantar la labor de los partidos políticos o crear instancias ajenas a la Iglesia. Se trata, con amor misericordioso, de "curar las heridas de la división" y hacer todo lo posible para que no existan más heridos.


Refugio en el océano, por @RosaliaMorosB

Rosalía Moros de Borregales sábado, 20 de septiembre de 2014
rosymoros@gmail.com
@RosaliaMorosB

Nuestro planeta está lleno de ejemplos de la vida en grupos o familias. Basta mirar a la naturaleza en cualquiera de sus ecosistemas para darnos cuenta que, al igual que los seres humanos, la vida en familia es el común denominador entre las diferentes especies. Desde niña fui una gran soñadora con respecto a la familia, aunque siempre tuve aspiraciones profesionales, nunca hubo nada más importante en mis metas, en mi propósito de vida, que el maravilloso sueño, el inmenso deseo de llegar a formar una familia amorosa y armónica. Hoy estamos de aniversario, también viendo a nuestros hijos arribar a la culminación de sus estudios de pregrado, inmensamente agradecidos a Dios por tener aun en medio de nosotros a nuestros padres, quienes ya superan los cincuenta y sesenta años de vida matrimonial, ejemplos vivientes de amor.

Estoy escribiendo, pero realmente estoy sumergida a 18 metros de profundidad en nuestro mar Caribe deleitándome de la diversidad de especies en el arrecife de coral. Una vez que he superado toda la parafernalia de los equipos y la técnica para sumergirme, puedo sentirme bienvenida en un ambiente al cual no he sido invitada; sin embargo, pareciera recibirme calurosamente. No solo me permite disfrutar de sus colores, de la belleza que encierra su diversidad, también suscita en mi una profunda inspiración. Mientras nado lentamente mis ojos se recrean con un cardumen de intensos morados que al ver de cerca parecieran haber recién salido de la paleta de un pintor; más allá me embelesa otro cardumen tan numeroso que atravieso con mi movimiento ondulado de patadas dóciles que no quieren perturbar la armonía de estos diminutos peces amarillos, adornados con una fina línea negra en sus lomos, así como la elegancia de un caballero que da el toque final a su atuendo con una fina corbata.

Hoy amanecí con muchas emociones a flor de piel. Llevo días pensando, meditando, respirando profundamente, como si en cada inhalación tratara de conservar la vida, los sentimientos, los momentos que pasan y se escurren entre mis manos como el agua que me rodea, que aunque toco no puedo atrapar. Y así hago mientras buceo, en cada inhalación retengo el aire, expando mis pulmones, lo respiro serenamente, tratando de relajar todo mi cuerpo. Quizá por eso, al concluir cada inmersión en mi tanque hay suficiente reserva como para empezar de nuevo. Así como hay suficiente reserva en mi corazón para empezar cada mañana esta obra de amor. Mientras avanzo me encuentro de frente con una linda parejita de peces ángel, pareciera que mi presencia no les molesta en absoluto, los percibo amables, cuando estamos casi frente a frente, hago un suave movimiento a la derecha para dejarlos pasar, después de todo ellos están en su casa, es su territorio, yo soy solo una intrusa admiradora. Entonces, me doy vuelta y los sigo con mi mirada hasta que los pierdo cuando entran en una de esas cuevas que tienen como hogar, como refugio en el arrecife de coral.

Inspirada en esa parejita alcanzo a mi esposo, quisiera decirle muchas cosas, llenarle el corazón de poesía. Aunque en el mundo submarino nos hablamos por medio de señas, le tomo la mano y se la acaricio tratando de infundirle, en ese toque suave pero áspero por la deshidratación de mis manos en el agua, todo el amor que me une a él. Su rostro se voltea hacia mi, se quita la boquilla y dibuja un beso en sus labios. Le sonrío con los ojos, vuelvo mi mirada al arrecife y allí, en medio del océano, agradezco a Dios por mi matrimonio, por mis hijos, por el refugio que representa mi familia. Nunca antes había llorado debajo del agua, un sentimiento enorme me embarga, las lágrimas fluyen copiosamente de mis ojos, debo hacer algunos ajustes para rectificar mi visibilidad y mis oídos. No tengo miedo, me siento confiada en Dios, también confiada en mi compañero de buceo que ha sido mi amigo por veintiséis largos años. Aunque a veces nuestras vidas han sido como ese arrecife de coral, llenas de vericuetos, siempre en cada quiebre del camino, en cada dificultad hemos encontrado en Dios el tesoro que nos ha impulsado a seguir adelante en la construcción de este amor.

Me encanta sumergirme para mirar debajo de las cavernas que forma el arrecife, siempre encuentro especies hermosas, extravagantes, de colores vibrantes, como una colección del más puro arte. Así como el arrecife alberga miles de especies en sus más intrincados recovecos, así la vida alberga miles de enseñanzas en cada hueco que caemos, en cada obstáculo que encontramos en el camino. Pero en Dios siempre hay un horizonte lleno de posibilidades, de sorpresas infinitas para aquellos que comprometidos con su familia se atreven a explorar las profundidades del amor de Dios. Estoy absorta en mis pensamientos, en esa conversación de mi alma con Dios, tratando de contener mis emociones; de repente, uno de mis hijos me hace la señal de una tortuga con su mano. Como un consuelo inmediato la emoción de poder ver a esta bella criatura me llena de alegría, tomo una gran bocanada de aire y nado con fuerza tratando de alcanzarla, a diferencia de la creencia popular estos seres no son nada lentos, nadan hábilmente con gracia y destreza. Logro estar muy cerca, aunque tengo por norma no tocar nada en este hermoso mundo submarino que me recibe siempre con tanta bondad, no me resisto a la tentación de pasar mi mano cariñosamente sobre su caparazón, a penas la rozo y quedo sorprendida por la suavidad que acaricia mis dedos. Rápidamente, supera mi nado y se pierde en el azul del océano.

No me da tiempo de extrañar esta sorpresa, el día de hoy ha estado repleto de bellos momentos; como uniéndose a la celebración de mi aniversario cinco tortugas más van apareciendo una a una en nuestro nadar. Tantas veces nos perdemos de estos sencillos pero majestuosos espectáculos que nos da la vida; nos quedamos anclados en la tristeza, en la pérdida, en el dolor de una experiencia amarga y damos todo por terminado cuando el océano de posibilidades yace incógnito ante nosotros. Ha llegado el momento de subir a la superficie, he vivido intensamente esta inmersión, como siempre en el ascenso mi esposo me toma de la mano. A medida que subo me despido de este mundo tan hermoso que hoy de una manera tan especial se reveló ante mi. Al ver tu mano tomando por completo la mía siento que nos faltan muchos océanos por explorar, muchos mares que nuestro barco aun debe surcar. Y así como hoy el océano fue mi refugio, siento que siempre, tomados de la mano, encontraremos refugio en el océano de Dios.


“El Dios eterno es tu refugio; por siempre te sostiene entre sus brazos. Expulsará de tu presencia al enemigo”. Deuteronomio 33:27

Rosalía Moros de Borregales

@RosaliaMorosB

sábado, 20 de septiembre de 2014

Los niños NO son el futuro, @MiguelVelarde



Por Miguel Velarde, 19/09/2014

La realidad hoy en Venezuela es que los niños no son el futuro porque el presente les ha sido arrebatado

Hace pocos días fue publicado el informe de UNICEF que expone la violencia que existe contra los niños a nivel mundial, “Ocultos a plena luz”. El documento afirma que los únicos tres países con 20 o más niños o adolescentes víctimas de homicidio por cada 100.000 habitantes están en nuestra región: El Salvador, Guatemala y Venezuela.

La violencia contra los niños puede tener muchas formas, según la Convención sobre Derechos de los Niños de las Naciones Unidas, entre las que están la tortura, el castigo cruel e inhumano, el abuso físico y el castigo corporal. En países como el nuestro, los estudios muestran que los varones están mucho más expuestos a la violencia que las niñas. Esto se explica por su participación en bandas delictivas y pandillas, lo cual los expone a ser víctimas o incluso a terminar su vida de manera violenta.

Solo en el año 2012, según el mismo informe, un estimado de 8,8 millones de muertes ocurrieron entre niños y niñas menores de 20 años en el mundo. En muchas de ellas la violencia estuvo presente. Si bien la mayoría de homicidios tiene como víctimas a adultos, los jóvenes no están exentos de ellos. En 2012, los homicidios cobraron la vida a 95.000 personas menores de 20 años, casi un quinto del total de ese año. El 90 por ciento de estas jóvenes víctimas vivía en países subdesarrollados.

Venezuela, por su parte, tiene una tasa de homicidios de niños y adolescentes más alta que países como la República del Congo, Nigeria e incluso Haití. Si nos concentramos en los varones, el país pasa del tercer al segundo lugar en el mundo, superando también a Guatemala y Colombia.

El mayor peligro se da cuando los niños pasan a ser adolescentes. Es ahí cuando los índices de violencia y también de muerte se disparan. En el país, por ejemplo, la tasa de homicidios sube de 1,2 por cada 100.000 niños menores de 10 años a 39 por cada 100.000 adolescentes entre los 10 y 19 años.

El problema de la violencia contra los niños y adolescentes no es solamente un problema social, es político y cultural. Todos están convencidos de lo importante que son los menores ya que representan el futuro del país. Sin embargo, el mañana está hoy a la deriva. Son conocidos los problemas en educación, salud y oportunidades para los niños, pero si a eso se le suma la violencia a la que están expuestos en Venezuela, el panorama no es alentador.

La realidad en Venezuela es que los niños no son el futuro porque el presente les ha sido arrebatado.

Miguel Velarde
@MiguelVelarde
mvelarde@guayoyoenletras.com

http://guayoyoenletras.net/index.php/2012-08-06-05-07-46/editorial/1722-editorial-226-los-ninos-no-son-el-futuro

La caricatura de Rayma, @raymacaricatura de su archivo



Como vencer la censura en Venezuela, @FuturoParaTodos



Comunicado de Periodistas de @ElUniversal ante el despido de @raymacaricatura


18 de Septiembre de 2014

Nosotros, periodistas y demás integrantes de la redacción del diario El Universal, nos vemos en la obligación de dirigirnos al país en general y particularmente a nuestros lectores, por segunda vez en un mes, dada la decisión del presidente del diario, Jesús Abreu Anselmi, de despedir la tarde del miércoles 17, a nuestra colega, Rayma Suprani, quien desde hace 19 años venía ocupándose de la viñeta de la Sección de Opinión.

Rayma ganó en estas dos décadas gran proyección nacional e internacional y el aprecio de miles de lectores y seguidores en las redes sociales, gracias a los espacios de los que dispuso con entera libertad en nuestras páginas. Lamentamos que no siga con nosotros y lo valoramos como uno de los costos mayores que la nueva administración del diario paga por amoldarse a una línea editorial favorable a los intereses del Gobierno nacional, y que pretende matizar una realidad agobiante para los venezolanos de todos los estratos sociales.

La nueva administración ha argumentado que el insulto y el irrespeto son las únicas limitaciones para expresarse en las páginas de opinión. Es potestad de la empresa administrar esa sección y compartimos ese argumento, pero advertimos que no puede emplearse como un ardid para censurar o limitar la expresión de voces críticas.

Conviene recordar que la Relatora para la Libertad de Expresión de la CIDH, Catalina Botero, dijo a este diario hace 4 años que “la libertad de expresión protege la libre circulación de todas las opiniones e ideas, así estas resulten chocantes o perturbadoras para los funcionarios públicos o para una parte de la sociedad. Esas son justamente las exigencias de una sociedad pluralista y democrática”.

Rayma ya no estará con nosotros, pero en la redacción de El Universal (papel, web y revista Estampas), permanece un equipo de casi 120 profesionales decididos a defender con las armas del intelecto y de la convicción democrática, los espacios para informar al país, a pesar de las restricciones y la censura crecientes, apegados a los principios éticos que justifican la existencia de nuestro gremio.

Queremos hacer público nuestro emplazamiento al señor Abreu Anselmi para que explique a todos los trabajadores de esta empresa, más allá de los integrantes de esta redacción, cómo espera él conciliar su discurso de “paz laboral” y de “hacerla económicamente viable”, con una decisión como la que nos ocupa y que boicotea el anunciado propósito de recuperar la confianza perdida. Desde el cambio de propietarios, ocurrido en julio, miles de lectores, fieles por décadas, han dejado de comprar el diario, y los pocos anunciantes que aún quedan en el país con posibilidad de invertir, perderán todo interés en participar en la preventa programada para el último trimestre de persistir la censura.

Desde nuestra primera denuncia pública, el 17 de agosto pasado, a propósito del silenciamiento de las protestas en Sidor, los periodistas seguimos lidiando a diario con cortapisas para la divulgación de las noticias, escritas y gráficas, pero las seguimos comunicando a pesar de eso. Queremos, asimismo, dejar claro que los redactores no somos responsables de la jerarquización y distribución de los contenidos de la primera página del diario, ni ahora ni antes. Somos, sí, responsables de los contenidos internos, especialmente los que llevan nuestras firmas, que exhibimos no como fatua proyección personal, sino como garantía de responsabilidad.

Ratificamos que seguiremos vigilantes ante cualquier pretensión que atente contra el libre ejercicio de nuestra profesión y el derecho de la ciudadanía a estar informada.

Fernando Mires: Todos los países latinoamericanos deberían apoyar coalición de Obama contra EI

20 de septiembre de 2014

Entrevista a Fernando Mires por Vanessa Davies

Un nuevo fantasma recorre el mundo: el del neoterrorismo impulsado por grupos que, en nombre de su Dios o de su idea de Estado, se arrogan el derecho de descabezar (y no en sentido figurado), matar, ocupar, secuestrar y violar a quienes no comparten su proyecto. La irrupción del grupo Estado Islámico (EI) en la política internacional llegó a su clímax con la decapitación de los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff, filmada y masificada por redes sociales. El verdugo, según citan las fuentes de inteligencia replicadas por los medios de comunicación, sería un militante con acento británico.

La pluma de Fernando Mires, historiador y sociólogo chileno y profesor en la Universidad de Oldenburg (Alemania), se ha dedicado en las últimas semanas a escribir sobre el EI, sobre la factura occidental de la decapitación y el peligro de afrontar la acción contra este movimiento como un enfrentamiento entre Oriente y Occidente; otro episodio de la “guerra de civilizaciones”.

Esta semana el mandatario de Estados Unidos, Barack Obama, anunció la guerra contra EI, grupo que se reivindica a sí mismo como islamista y yihadista. La coalición que está intentando formar Obama “es la más amplia que ha tenido lugar en los últimos tiempos. George W. Bush jamás logró ese tipo de coalición”, destaca Mires, en conversación telefónica con el Correo del Orinoco. El bloque “está formado, prácticamente, y lo importante es que se agreguen países de la zona islámica, porque de lo contrario parecería una guerra de Occidente contra Oriente y sería fatal”.

-¿Debería Venezuela apoyar la alianza de Obama?
-Por supuesto. Todos los países latinoamericanos deberían hacerlo, aunque no quieran reconocer su occidentalidad. Somos occidentales por todos los lados; no alinearse con Occidente lo veo como una traición cultural, religiosa y política al mismo tiempo. Somos parte de Occidente: los gustos son occidentales, la cultura es occidental.

La vida de nosotros, por @Paugamus

PAULINA GAMUS 17 SEP 2014

Así ironizaron los cubanos con el título de la memorable película alemana “La vida de los otros”, del director Florian Henckel von Donnersmarck quien también fue el guionista. La trama se desarrolla en Alemania oriental -la cínicamente llamada República Democrática Alemana- en los casi estertores del régimen comunista. El tema es la persecución de la temible policía política -la Stasi- a cualquier disidencia especialmente la de los intelectuales. ¿El método? La grabación de las conversaciones mediante dispositivos colocados en sus viviendas. La Stasi tenía alrededor de 300 mil funcionarios, entre agentes e informantes, dedicados a la tarea de sembrar el terror mediante delaciones que conducían a la cárcel sin fecha de salida.

Los comunistas alemanes no inventaron esa manera de utilizar el miedo para doblegar a la gente, su escuela fue la soviética. En los tiempos de la URSS había un chiste muy difundido por quienes visitaban ese país, incluidos los comunistas de otras tierras. Decían que en los hoteles había el siguiente letrero de advertencia: “no ponerle agua al florero porque se oxida el micrófono”. El régimen castrista, como buen discípulo del estalinismo, hizo otro tanto en Cuba: reclutó a miles de soplones que controlaban (y controlan) las vidas de sus vecinos e incluso de sus familias, para denunciarlos ante la menor manifestación de descontento o crítica al gobierno.

Grabar las conversaciones telefónicas de los ciudadanos ha sido un vicio de casi todos los gobiernos, valga recordar que en el famoso caso Watergate, los agentes de la CIA que violentaron las oficinas del Partido Demócrata, no solo buscaban robar documentos sino también colocar dispositivos en los teléfonos para realizar grabaciones. Los regímenes autoritarios modernos pueden prescindir de tan numeroso personal y de métodos que ahora lucen rudimentarios como la instalación de micrófonos con cableados y otras complicaciones. Las modernas tecnologías permiten intervenir teléfonos a distancia y piratear correos electrónicos. Y las cámaras de video graban los movimientos de las personas a quienes se quiere imputar algún delito. Como compensación o contrapartida a los abusos militares y policiales, cada poseedor de un teléfono móvil es un testigo de cargo cuando filma las violaciones de los derechos humanos en que aquellos incurren.

En los 80 fue tan abusivo en Venezuela el uso de grabaciones telefónicas para extorsionar o desacreditar a personas con alguna figuración pública, que el Congreso sancionó en diciembre de 1991, la Ley de Protección a la Privacidad de las Comunicaciones. Cometía delito quien grababa y quien divulgaba el contenido de las grabaciones. Los policías solo podían grabar en los casos de delitos contra la seguridad o independencia del Estado, corrupción, drogas, secuestro y extorsión. En cualquier otra circunstancia, debían pedir autorización de un tribunal para realizar las grabaciones. La mencionada ley jamás fue derogada, continúa vigente pero como casi todas incluyendo la máxima -la Constitución de la República-ha sido letra muerta para el gobierno del desaparecido Hugo Chávez y para el actual de Nicolás Maduro.

¿Qué graban los policías del régimen fascista, seudo marxista y militar de Maduro y su camorra? ¿Acaso se interesan por descubrir a los miles de delincuentes que mantienen aterrorizada y bajo toque de queda autoimpuesto a la población? ¿Persiguen a los secuestradores, sicarios, homicidas que descuartizan a sus víctimas, narcotraficantes, contrabandistas de uniforme que trafican con alimentos, gasolina, cabillas hasta la vecina Colombia? ¿Tienen controlados a los pranes que reinan en las cárceles de todo el país y que desde allí ordenan, por sus teléfonos móviles, asesinatos, secuestros y extorsiones? En absoluto, los criminales pueden continuar con sus actividades con la seguridad de que al gobierno poco le importa lo que hagan y deshagan. Las grabaciones del régimen sirven solo para perseguir y encarcelar a dirigentes políticos de oposición y para que la gente común tenga miedo de hablar por teléfono.

Pero ya hasta las grabaciones comienzan a ser prescindibles, la justicia revolucionaria ha dado a luz delitos que no existen en ninguna legislación y cuya supuesta comisión no requiere de testigos o pruebas. Dos alcaldes de oposición, Enzo Scarano, de San Diego, Estado Carabobo y Daniel Ceballos, de San Cristóbal, capital del estado Táchira, fueron destituidos y encarcelados por desacato a una notificación judicial publicada en la prensa. En el caso de Ceballos, el agravante fueron sus conversaciones telefónicas en las que trazaba estrategias políticas con partidarios. El dirigente político y ex alcalde Leopoldo López, está en la cárcel por los delitos de instigación pública, daños a la propiedad e incendio, ambos en grado de determinador. Pero además por tráfico de influencias, lo que se deriva de sus conversaciones telefónicas. Esas singulares imputaciones, sin necesidad de pruebas, han sido fabricadas por la Fiscal general más abyecta en la historia de Venezuela, se merece que la llamen fiscala.

La tapa del frasco ha sido el delito inventando por un diputado ágrafo que gracias a la meritocracia revolucionaria, ocupa la vicepresidencia de la Asamblea Nacional. El nuevo crimen es vandalismo lingüístico y el criminal es el presidente del gremio médico del estado Aragua. Cometió ese neodelito al denunciar ocho extrañas muertes por una epidemia indeterminada en esa región. En un país en el que cada día es más difícil encontrar medicinas y la gente acude al Twitter para suplicar por ellas, en que los hospitales carecen de los mínimos recursos para diagnósticos y tratamientos, en que las clínicas privadas han debido reducir al mínimo las intervenciones quirúrgicas por falta de recursos, hasta de anestesia; el delito es revelar que hay gente muriendo por una epidemia ignota e incontrolada. Hay que agradecer al altísimo que a estas tierras no haya llegado el ébola, la mortandad sería de cientos de miles y las cárceles no alcanzarían para recluir a quienes mencionen la soga en la casa del ahorcado, aunque sea por teléfono.


Los sinsentidos del anarquismo revolucionario, por FELIPE SCHWEMBER AUGIER

FELIPE SCHWEMBER AUGIER 15 de septiembre de 2014

Los últimos años de Bakunin, el célebre teórico anarquista, se vieron empañados por su colaboración con un personaje siniestro, Serguéi Necháyev. Necháyev, uno de los primeros apologetas del terrorismo y autor del infame Catecismo revolucionario, intentó valerse de la fama y el prestigio de Bakunin para granjearse su propia reputación como alborotador y articular sus delirantes planes. Constantemente hablaba de grupos subversivos y de conjuras de gran alcance que harían estallar el orden político y social ruso. Bakunin, fascinado por la personalidad, los propósitos y, en fin, los cuentos de Necháyev, le dio salvoconductos, lo avaló y le prestó todo su apoyo para que llevara adelante sus planes revolucionarios. Al final los grupos de los que Necháyev hablaba no existían –tardarían unos años más en llegar a existir y atentar con éxito contra la vida del zar Alejandro II– y su carrera se redujo más o menos a extorsionar y robar a sus camaradas, incluido Bakunin, y a asesinar a uno de sus cómplices, a quien, en un acceso de paranoia, dio por traidor.

En su obra el Catecismo revolucionario, y después de aclarar que el revolucionario no tiene ni sentimientos ni posesiones ni nombre ni, en fin, otra pasión que la revolución, Necháyev afirma que el revolucionario “es el enemigo implacable de esta sociedad” y que “si continúa viviendo en ella es para destruirla mejor”. En virtud de esa enemistad existe, entre el revolucionario y la sociedad, “un combate a muerte”, “una lucha abierta o clandestina, sin tregua ni gracia”. De ahí que constantemente, día y noche, el revolucionario sólo deba tener “un solo pensamiento, una única meta: la destrucción inexorable”. El éxito de la lucha exige, en fin, que el revolucionario no tenga lazos personales, ni cultive amistades ni tenga familia ni, en fin, tenga otros afectos de aquellos que se crean en la misma empresa revolucionaria, y sólo en tanto y en la medida en que dichos afectos sirvan a esa empresa.

¿Qué puede haber de inteligente, edificante y/o verdadero en este texto?, se preguntará al lector. Después de todo, ¿por qué iba a querer alguien arruinar su propia vida –y de paso la de otros– imponiéndose estos deberes? Uno podría adivinar el sentido de todo este proyecto de destrucción (“¡Ah! Hicieron todo esto por esta razón…”) en el párrafo 22 del Catecismo…, en que se dice que “La meta de la Asociación [de revolucionarios] es la emancipación total y la felicidad del pueblo”. No obstante, ese indicio de inteligibilidad se disipa inmediatamente cuando se añade: “La Asociación acrecentará y multiplicará los males y sufrimientos para que acaben con la paciencia del pueblo y desencadene la revuelta masiva”. En la práctica, esta penosa dialéctica quiere decir lo siguiente: se impondrán diversos males a personas concretas (por ejemplo, a María y Pedro se les matará y/o mutilará con bombas puestas en el Metro) para que una abstracción, el pueblo, sea feliz. No ahora, se entiende, sino en el futuro, cuando hartos de los padecimientos que los mismos anarquistas les han infligido –presumiblemente como sobreañadido a los padecimientos que ya experimentaban como consecuencia del capitalismo– el pueblo diga algo así como: “Oh, ya no damos más con este sistema capitalista que combaten los anarquistas en nuestras propias personas. Suprimamos el capitalismo (y el Estado que lo sostiene) y seamos, mejor, todos anarquistas”. En otra versión la narración podría decir así: la gente vive alienada y no sabe realmente lo que quiere. Sin embargo, ellos, los anarquistas revolucionarios,  lo saben y como aman al pueblo –al pueblo en general, no a las personas concretas, pues esas no valen la pena– le hacen el favor de espabilarlo con unos cuantos bombazos para que tome nota de su propia estupidez y enajenación. Es sencillo. Yo voy alienado en el Metro hasta que, ¡pum!, estalla la bomba y entre los gritos y alaridos propios y de las otras víctimas me digo: “Oh, he perdido los pies, pero al menos ahora no estoy alienado: me he dado cuenta de que lo mejor es destruir el capitalismo”.

Sin perjuicio de la delirante representación de conjunto de este esquema, cualquier persona ve con meridiana claridad la insensatez que supondría que yo dijera que para hacer la justicia en el mundo es necesario matar al azar a unos cuantos inocentes. Lo mismo ocurre si yo le digo que para hacer feliz al “pueblo” (o “la humanidad”, “la raza”, “la nación” o cualquier otro de esos abominables conceptos colectivos que tanto se invocan) necesito matar o mutilar a alguno de sus integrantes.

Como esto no tiene ninguna lógica –y como seguramente un anarquista revolucionario no admitirá que su teoría es falsa–, no queda más que huir hacia adelante, precipitando el Apocalipsis que tanto pregonan (si yo he matado a 15 o 200 personas y no ha tenido lugar el advenimiento del paraíso anarquista revolucionario, es porque no he matado las suficientes; probemos con mil y, así, hasta que la gente se canse y se vuelva anarquista).

Esta misma lógica se puede explicar por otro razonamiento, que Dostoievsky adelanta en Los Endemoniados (cuyo protagonista está inspirado precisamente en Nechayev): todo lo que cae bajo la perfección no sólo no es óptimo, sino que derechamente es perverso. En consecuencia, la existencia de una sola injusticia es suficiente para condenar a la sociedad y sus integrantes en su totalidad. Condenarla y hacerla de nuevo, esta vez “bien”, es decir, tal como los anarquistas revolucionarios creen que debería ser (las dificultades de esa organización ulterior son menudencias, menudencias que, llegado el caso, pueden solucionarse mediante la descripción de coloridas y románticas utopías del tipo “cuando haya de todo para todos en abundancia” o “cuando ya no exista el egoísmo” o con una combinación de ambas; lo importante, por el momento, es destruirla). En consecuencia, como ordinariamente hay injusticias (hay gente que defrauda a otra, hay gente que estafa o mata o explota a otra, etc.) entonces es necesario rehacer el perverso sistema que las permite. Y para juzgarnos cuales ángeles que bajan del firmamento con sus espadas flamígeras, con su discernimiento puro, inflexible e incorruptible (en realidad, inmaduro, obstinado y pueril), están ellos, los anarquistas, que nos castigarán con sus bombazos (y eso de “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra” aquí evidentemente no cuenta, pues ellos pretenden ser juzgados por sus más altas y nobles intenciones, esto es, la salvación y redención de la humanidad y no por lo que realmente hacen, esto es, matar o amputar a algún transeúnte).

En resumidas cuentas, este tipo de anarquismo, como todas las formas de extremismo, es una enfermedad intelectual y moral, y el fanatismo de los “héroes” que lo profesan sembrando bombas en el Metro no es diferente del de los yihadistas que para imponer el reino de Dios en el mundo se deciden a convertirlo por un rato en un infierno (y para demostrar ese fervor pseudoreligioso qué mejor que una cita del mismo Catecismo revolucionario: un revolucionario no es tal “si algo le ata a este mundo”). Quizás los anarquistas chilenos no leen a Necháyev y, en su lugar, se precian de leer autores más edificantes (lo que por otra parte tampoco es difícil) y de más prosapia en la tradición anarquista. No obstante, en la práctica resulta difícil ver las diferencias con Necháyev después de las múltiples bombas y del ignominioso episodio de la catedral de Zaragoza. Como fuere, ninguna sociedad libre y abierta como la nuestra –que lo es, pese a todos sus defectos– tiene por qué tolerar que grupos como este perturben la paz social.


La resistencia del Municipio a través de la participación legítima, legal y constitucional, por @carome31

Carlos Romero Mendoza 18 de septiembre de 2014
@carome31

La resistencia del Municipio frente a ese diseño comunal que impone el régimen a través del Plan de la Patria 2013-2019, sólo podrá operar efectivamente en la medida que las instituciones políticas municipales, logren articular esfuerzos entre autoridades electas, vecinos y actores locales a través de mecanismos de participación efectivos y legítimos.+
En otros países, los gobiernos locales han activado espacios de participación en distintas áreas temáticas, por ejemplo: Consejos Municipales de Juventud, en Colombia[1];  Consejos Municipales de Medio Ambiente en España y México[2].  En Venezuela, por el contrario, los espacios de participación han sido confiscados por el Poder Popular para un fin político particular: construir un gobierno centralista y de control absoluto del Estado.

Como nunca antes, la historia nos pone la tarea de comprender el valor de la participación y en este sentido, vale citar la Carta Iberoamericana de Participación Ciudadana en la Gestión Pública (2009), en cuyo contenido se reconoce que los principios democráticos de la representación política deben complementarse con mecanismos de participación ciudadana en la gestión pública y de esa forma, expandir y profundizar la democracia y su gobernabilidad.

Para la Carta Iberoamericana, las oportunidades para la participación ciudadana resultan la herramienta esencial en la tarea de fomentar una nueva cultura cívica, pues a través de ese ejercicio, el ciudadano se va acostumbrando a informarse sobre los asuntos públicos, a cooperar, respetar y en consecuencia interactuar en una sociedad que se caracteriza por su diversidad social y cultural.  También, el contenido de la Carta Iberoamericana identifica la participación ciudadana como la herramienta adecuada para abordar conflictos de una manera más efectiva y construir soluciones o tomar decisiones con mayores niveles de legitimidad.

Lo anteriormente expuesto, resulta coherente con la Carta Democrática Interamericana (2001) que expresamente reconoce la participación permanente, responsable y ética como herramienta útil para reforzar y profundizar la democracia representativa, y en tal sentido, debe destacarse en nuestro caso, la responsabilidad ética y moral de los Concejos Municipales, las Alcaldías, las Contralorías Municipales y los Consejos Locales de Planificación Pública, en facilitar en general, los espacios para la participación ciudadana.

La crisis de la basura, la presencia del dengue, la crisis en la prestación permanente del servicio del agua, así como la inseguridad ciudadana por múltiples factores, son temas propios de la vida local, que por ser públicos y de interés general, demandan de las autoridades locales la articulación con todos los sectores locales, en la búsqueda de desarrollar espacios de cooperación que permitan construir los consensos para identificar posibles soluciones o buscar respuestas a los distintos rostros que presenta la crisis en la sociedad venezolana.

Es el momento de recordar y valorar los cabildos abiertos, las comisiones de vecinos, los foros municipales, coloquios, talleres sobre temas concretos de interés público, local y general, entre otros mecanismos de encuentro con los ciudadanos. El tiempo presente reclama mayor contacto con los vecinos que en su mayoría son electores.

Como nunca antes, Venezuela necesita la reconstrucción de lazos sociales a través de los cuales el municipio pueda resistir y sobrevivir ante la amenaza de un modelo que advierte su sustitución y eliminación futura.

En este sentido, cobra vital importancia rescatar la parroquia[3] como entidad local y a sus Juntas Parroquiales como órganos auxiliares de la gestión pública local y desde allí volver a reconstruir los lazos sociales e institucionales necesarios para recuperar la cohesión social que hoy hemos perdido.

Por cohesión social, debemos entender, según el concepto creado por la Fundación alemana Bertelsman[4],  como un atributo colectivo que expresa la cualidad de la cooperación social.  “Una sociedad cohesionada se caracteriza por relaciones sociales muy cercanas, conectividad emocional intensa y una pronunciada orientación hacia el bien común.”  

Precisamente para esta fundación alemana, la Cohesión Social en la sociedad alemana, debe analizarse desde 3 dimensiones:  la conectividad, que implica la identidad y el sentido de pertenencia; las relaciones sociales, que exige tolerancia, participación, etc.., y por último, la orientación hacia el bien común.  Toda sociedad, advierte la fundación alemana, puede exhibir grandes o pocos grados de cohesión y estos se expresarán en actitudes y comportamientos de sus miembros y de sus grupos sociales.

El Plan de la Patria 2013-2019, apuesta a un nuevo orden social, de control y dominio, sobre el cual edificar un nuevo sistema económico y político en el país, promoviendo a tal fin transformaciones que de manera progresiva viene impactando directamente en el ámbito de cada una de esas 3 dimensiones que se han mencionado.


[1] Alcaldía de Ibagué.  Consejo Municipal de Juventud.  Recuperado el 16 de septiembre de 2014. Online en: http://www.omjibague.com.co/consejo-municipal-de-juventud/quienes-somos.html
[2] Romero, Carlos.  Concejo Municipal, Vecinos y Basura.  Algomunicpal.blogspot.com 05 de septiembre 2014. Online en: http://algomunicipal.blogspot.com/2014/09/concejo-munipal-vecinos-y-la-basura.html
[3] Romero, Carlos. Un breve paseo histórico por el origen de la parroquia y la junta parroquial. 11 de octubre de 2010. Online en: http://algomunicipal.blogspot.com/2010/10/un-breve-paseo-historico-por-el-origen.html
[4] Bertelsmann Stiftung.  Cohesión Radar:  Measuring Cohesiveness.  Social Cohesión in Germany a preliminary review.  2012.  Germany. P.86

Carlos Romero Mendoza

@carome31

Ivan Simonovis ya en casa, medida humanitaria para @Simonovis


A las 2:45 am de hoy 20 de septiembre, el tribunal de ejecución concedió medida humanitaria a Ivan Simonovis, ya se encuentra en su casa con su familia después de 9 años y 299 días preso.

Es importante destacar que no se le concedió la libertad, continua preso en mejores condiciones, pero sin libertad plena, será custodiado por el SEBIN.

Esperamos que esta medida, reclamada durante años por buena parte del país, permita la recuperación plena de su salud. Bony Pertinez informó en su cuenta en twitter que Ivan tiene prohibición de dar declaraciones públicas y uso de las redes sociales, en consecuencia la cuenta @Simonovis NO será utilizada en adelante.

Para información adicional sobre Ivan, consultar la cuenta @bonysimonovis.

Expresamos nuestro abrazo solidario a Ivan, Bony su esposa y a sus hijos.


viernes, 19 de septiembre de 2014

Explotados o no explotados, he allí el dilema, @LissetteCGA



(La saga de los "schmoo" de Al Capp fue publicada a partir de 1948 y suele ser utilizada por Erik Olin Wright para ilustrar el concepto de explotación. Vean el final de su página web)

Por Lissette González, 17/09/2014

Uno de los conceptos más controversiales en la obra de Marx es el de explotación. Si bien la teoría económica se ha ocupado de refutar con éxito la teoría del valor-trabajo y, por consiguiente, la posibilidad de que el patrono extraiga plusvalía de sus empleados, la idea de explotación sigue presente en el pensamiento político de izquierda. Desde el punto de vista teórico, la cuestión está aun vigente: ¿hay una relación causal entre la riqueza de unos y la pobreza de otros? Y esta pregunta no solo tiene implicaciones teóricas; las alternativas de intervención sobre la pobreza y la desigualdad están en buena medida relacionadas con la concepción subyacente sobre este tema. La redistribución o, incluso, la nacionalización de empresas solo tendría sentido si partimos del supuesto de que pobreza y riqueza están relacionadas. ¿Es el caso?

Göran Therborn en su libro “The killing fields of inequality” (2013) plantea la existencia de cuatro mecanismos distintos de producción de la desigualdad (cuyas dimensiones ya presentamos en un post anterior). Estos mecanismos están organizados en torno a un eje, en el que un polo se plantea que no hay relación directa que explique la desigualdad entre dos actores A y B, mientras que en el polo opuesto se parte de la relación entre los resultados obtenidos por estos mismos actores. En el primer polo estaría un mecanismo que llama distanciamiento (distanciation) y en el polo opuesto se encontraría el concepto deexplotación.

Con distanciamiento se refiere a los diversos procesos que consolidan y amplían la distancia inicial entre los actores A y B: incluye los elementos que acentúan las ventajas de unos; por ejemplo, padres con más recursos además tienen mayor interés en la educación de sus hijos, los motivan más, etc. Pero también incluye aquellos procesos que acentúan las desventajas de los más pobres; menor nutrición de los niños incide en un peor desempeño académico, en estos grupos hay menos información sobre oportunidades de estudio o trabajo, entre otras. De forma tal que el distanciamiento no implica una relación causal directa entre las situaciones resultantes para ambos grupos pero sí incluye elementos que permiten explicar la diferencia entre ellos.

Therborn define la explotación como la apropiación asimétrica de los frutos del trabajo humano. Sin embargo problematiza el concepto no solo por la ya mencionada crítica a la teoría del valor marxista, sino especialmente por la alta carga valorativa implícita en este concepto que ha restringido su uso como variable en el análisis económico. Si bien esto es cierto, me parece que el autor ha dejado de lado en este análisis el importante aporte de Erik Olin Wright en la definición de explotación y su aplicación al mercado de trabajo contemporáneo, donde no solo la propiedad de los medios de producción es fuente de relaciones de explotación (Wright, 1997).

Entre los polos definidos por estos mecanismos de producción de la desigualdad, Therborn propone dos mecanismos adicionales en los que existe un nivel intermedio de relación entre los actores. El primero de ellos es jerarquización, que refiere a las desigualdades producto de formas institucionalizadas de ordenación (relaciones de autoridad en las organizaciones, jerarquías basadas en la raza, etnia o género). Por último, el concepto de exclusión refiere a la posibilidad de unos grupos para impedir el avance o acceso a los recursos de otros mediante diversas prácticas como la existencia de barreras de ingreso o membresía, estigmatización de grupos de la población e, incluso, desigual acceso a los derechos de ciudadanía.

Por último, el autor plantea que para cada uno de estos mecanismos de producción de la desigualdad existe un mecanismo de igualación: acercamiento (políticas de acción afirmativa para disminución de las diferencias), inclusión (eliminar barreras y conceder derechos), democratización (disminuir diferencias de poder/derechos asociadas a las jerarquías laborales) y redistribución del ingreso (para disminuir asimetrías en el acceso a los productos del trabajo). Como ven, las políticas pertinentes y necesarias en cada caso pasan por una definición inicial de cuál mecanismo de desigualdad existe en cada sociedad y momento histórico dado. Sería interesante discutir cuáles de estos mecanismos son los que tienen mayor incidencia en la desigualdad de la sociedad venezolana hoy.

Referencias bibliográficas
Therborn, Göran (2013): The Killing Fields of Inequality, Cambridge: Polity Press.
Wright, Erik Olin (1997): Class counts: comparative studies in class analysis, Cambridge: Cambridge University Press


Lissette González
@LissetteCGA